Hoy quería hablar de la fortaleza de Luxemburgo pero, cuando estaba buscando fotografías para incluir en el artículo, he entrado en la carpeta de viajes y no he podido evitar soltar una carcajada al darme cuenta de que siento obsesión por los hombres con traje.

Estaréis pensando «¡bienvenida al club!», pero no es lo que parece. A mí ni me atraen, lo que ocurre es que me encanta no dejarles trabajar y ahora os lo voy a demostrar.

¡Dentro vídeo!

oprah gif

Es broma, que no tengo cámara.

#1 – Los comerciales de la ópera de Viena

Tengo cuatro fotografías como esta pero con otros trabajadores; no sabría deciros por qué, puede que me hicieran gracia los uniformes pero no recuerdo que ese fuera el motivo. Yo creo que ese día pedía fotografías por inercia.

En este caso quizá me asombró su altura, porque mido 1,73 cm pero aún así estoy de puntillas.

Ópera de Viena

Vendedor de entradas para la Ópera de Viena.

#2 – Los comerciales de un coro

Otra imagen sin sentido realizada por la inercia de pedir fotografías: estos chicos se dedicaban a vender entradas para un concierto que iba a haber en la catedral de Viena esa misma tarde/noche.

Al menos eso es lo que ellos decían porque ahora, mirando al de la derecha, tengo claro que se trataba de un fraude.

El hombre de la izquierda se presenta como un trabajador serio y apuesto que, con rostro similar al de John Smith y una preparada capucha repleta de pelaje, es capaz de aguantar el frío de Viena y vender entradas a todo aquel que pase por delante. Además, va equipado con unas botas negras que parecen ser bastante buenas y lleva una impecable identificación colgando del cuello.

El de la derecha, sin embargo, lleva un gorro digno de Callejeros. Yo tengo gorros así, pero no de ese color porque si los juntas el resultado es asociable a la palabra ladrón. El pobrecillo está pasando frío porque sus hombros ligeramente elevados indican que está padeciendo el síndrome sincuello. Lleva unas zapatillas similares a las mías que me costaron 10€ en MARYPAZ y un perro ha mordido su indetificación dejándola rota por la mitad.

Comerciales de un coro en Viena

Comerciales de un coro en Viena

#3 – Un guardia de Budapest

En Bratislava conseguí hacer reír a uno de esos guardias que tienen prohibido mover un milímetro de su cuerpo. Es un recuerdo que me hace sonreír y lo que mejor me sienta es saber que sigue con su trabajo, porque la ciudad es tan pequeña que sólo estaban mis amigos como espectadores.

Este caso es diferente, se trata de un chico que trabajaba en Pest como guardia y no podía hablar ni sonreír, y no lo hizo. Para hacer la fotografía le pregunté si me daba permiso y movió la cabeza.

Guardia silencioso de Budapest

Salimos tan blancos que parece que nos vaya a atropellar un coche en cuestión de segundos

#4 – Un guardia de Barcelona

Esta fotografía es del año pasado. Salí de fiesta con mi grupo de amigos para celebrar el cumpleaños de Patricia.

Tras un precioso año descubriendo grandes autores y devorando literatura, decidí dar un giro a lo que había estado haciendo hasta entonces y empezar a consumir cómics y libros ilustrados.
Al pasar por delante de este portero de discoteca, algo contentilla, le dije a Patri que estaba segura de que él leía cómics como yo. Ella, como es una de mis mejores amigas, vio venir el desastre que estaba a punto de ocurrir y salió por patas.

Al día siguiente me envió esta fotografía mía gritándole desde lo lejos que sí que leía cómics. Me trae buenos recuerdos porque, si os fijáis un poco, veréis que el hombre se está riendo a carcajadas. No le dejé trabajar durante un rato, pero nos reímos y me llevé buenos títulos a casa.

Yo presumiendo de amistad

#5 – Un comercial de museos en Viena

En esta imagen salgo tan horrible que mi conclusión es que me uní al chico de la derecha del número 2 y me di a la mala vida.

Viento traicionero

Dejando a un lado mi acoso y derribo hacia cualquier persona con uniforme, me he dado cuenta de que cuando viajamos solemos hacer fotografías a todo lo que nos rodea, incluso si carece de interés y en nuestra ciudad pasaría completamente desapercibido, ¿tienes alguna así? Sería divertido compartirlas en este post.

[ois skin=»En el post»]