Muchos de vosotros me habéis preguntado cómo viajar de mochilero y qué viajes mochileros os recomendaría hacer – yo sólo he hecho dos o tres y no creo que tenga la suficiente experiencia, pero mi amigo Antoñito, de Inteligencia Viajera, es todo un experto en coger la mochila y desaparecer de casa, así que le animé a escribir un post para todos y aquí lo tenéis.

viajes-mochileros

Por cierto, el otro día me hizo una entrevista muy divertida -atención al pecho palomo de mi gata-, la podéis ver haciendo clic aquí.

¡Espero que disfrutéis de su post!

Viajar de Mochilero sin Morir en el Intento

Le abres la puerta de tu casa.

Tus padres se han ido fuera el fin de semana.

La conduces lentamente desde el pasillo hasta tu habitación.

La abrazas.

La besas.

Comienzas a desvestirla prenda por prenda, sin prisa.

Preliminares a la vista.

Te levantas para buscar el globito porque al fina ha llegado la hora de dejar de ser virgen.

Tiemblas de los nervios.

Lo intentas abrir.

Nada.

Pruebas con la boca.

Y…

Gggrrrrrr

Te acabas de cargar el único preservativo que tenías.

Menudo novato.

Para todo hay una primera vez

¿Recuerdas la tuya?

Ya hablamos de viajar ¿eh?

Yo la cagué al olvidarme ciertas cosas, perder otras por el camino y llevar mucho más peso del que mi cuerpo podía soportar.

viajar-con-mochila

Obviamente cuando no tienes experiencia cometes errores.

Todos aprendemos con el paso del tiempo a preguntar a alguien que ya haya hecho lo que nosotros vamos a hacer, sea lo que sea.

Si no preguntas a una persona directamente, lo buscas en internet, si no, consultas una guía o un libro.

Si vas a comenzar a viajar de mochilero próximamente, aún tienes poca experiencia o, estás planteándote ir solo, vamos a darle un repaso a algunas cosas que no puedes dejar pasar por alto.

Voy a intentar hacer que tu primera vez sea un éxito, ¡menudo reto!

Comenzamos:

1. Mejor solo que mal acompañado. También para las chicas

Si quieres tener una experiencia verdaderamente enriquecedora tienes que encontrar a un buen compañero de viaje.

Conozco parejas y amigos que han estado a punto de matarse en mitad del viaje. Y obviamente no viajaron más juntos.

Pasar un buen rato el fin de semana a tomar unas cañas no es lo mismo que estar 24 horas con una persona durante semanas.

Mejor vete un fin de semana a la ciudad de al lado para testear como funciona la cosa. Esto es mejor que irte al Salar de Uyuni directamente y estar horas peleando sobre qué tour y de cuántos días es mejor.

¡Mucho peor es que dejes de hacer un viaje porque no tienes con quién hacerlo!

Viajar solo tiene magníficas ventajas sobre el viaje en compañía. También desventajas, obviamente. Pero es una cosa que deberías hacer al menos una vez en la vida.

Si eres una chica, ahora pensarás: ¡Claro, es que para los tíos es más fácil!

Pues algunas cosas sí pero otras es al contrario.

A priori consideramos ciertos aspectos como desventajas pero, en realidad, no lo son ni mucho menos, son ventajas. Todo depende de lo inteligente que seas para sacarle el máximo partido a tu condición.

2. Si vas con poco dinero infórmate bien

Hoy día puedes viajar sin dinero, o con muy poco.

¿No te lo crees?

Pues aquí te dejo formas prácticas para viajar sin dinero.

Si lo vas a hacer, mejor conocer todos estos recursos para tener diferentes opciones y ser más flexible en tu viaje.

Este tipo de viaje requiere ciertos esfuerzos extras, no es para todo el mundo. Es más enriquecedor pero cansa mucho.

También puedes encontrar trabajo en la ruta, pararte un tiempo, ahorrar, y continuar tu camino. 

3. Lleva siempre algo de efectivo

Tanto para cambiar a la moneda local, o si ya lo has hecho, para dar los primeros pasos cuando llegues a una ciudad.

Yo estuve a punto de perderme buena parte del Desierto de Atacama porque se terminó el dinero en los cajeros de San Pedro.

Verídico.

Por cierto, si vas a cambiar dinero en el aeropuerto, coge la mínima cantidad que necesites para llegar a la ciudad.

En los aeropuertos, estaciones de bus y tren siempre se aprovechan de los turistas novatos.

Cosa que tú no eres, ¿no?

4. Mochila de 45 litros

Una vez leí que tanto si te vas de viaje para un mes, como si te vas durante un año, tu equipaje tiene que estar pensado para sobrevivir una semana. Ni un día más ni un día menos.

Así que en una mochila de estas características te cabe todo lo que necesitas para una semana.

Si compras una mayor, como por ejemplo, la que yo adquirí de 70 litros, tenderás a llenarla hasta los topes. Tu espalda lo sentirá.

Sé que no es fácil ir con una mochila tan pequeña, sobretodo si vas a climas fríos. Lo que ocupe más tamaño y pese más lo tienes que llevar puesto.

Además puedes complementar con una mochila más pequeña de diario para guardar algo de comida, agua, cámara de fotos, etc.

¿Por qué tan pequeña?

Cargas menos peso

No pareces tan guiri (además cómprala de un color oscuro, si es negro, mejor)

No necesitas facturar

Es mucho más fácil moverse, sobretodo por ciudades muy transitadas.

5. La mochila no debe pesar bajo ningún concepto más de 1/6 de tu peso

Lo ideal es llevar 1/7 o, para valientes, 1/8 de tu peso.

Si pesas 60 kg, no lleves mas de 10 kg en tu espalda.

Sencillo.

Bueno, si eres una bestia de gimnasio puedes hacer lo que te de la gana.

Este punto es para los debiluchos como yo.

6. No quieras ver todo. No planifiques todo. Viaja lento

Cuando comencé a viajar pasaba uno o dos días en cada ciudad, saltando en unos pocos días de un país a otro.

¿Por qué?

Tenía poco tiempo y quería abarcar lo máximo posible.

Error.

Cuando viajas rápido suceden varias cosas:

Es más caro

No descubres la esencia del lugar

No tienes tiempo de relacionarte con los nativos ni de hacer amigos

¿Has pensado que quizá no tengas la oportunidad de volver allí?

Aprovecha el máximo tiempo posible en cada sitio al que llegues. No tienes prisa.

Tampoco debes de planificar todo el viaje. Bueno, miento. Puedes planificarlo siempre que seas consciente que las mejores experiencias surgirán de la improvisación.

Déjate llevar por los planes que vayan aconteciendo.

Infórmate sobre la cultura, el idioma, la moneda local, los monumentos y espacios naturales qué quieres ver. Todo lo que se te ocurra. Esto nunca esta demás.

Pero sé flexible.

Si tienes que pasar dos semanas en un lugar en vez de 5 días porque así lo sientes, hazlo sin miedo.

Ganas más de lo que pierdes.

7. No te olvides de lo más importante

Hay cosas que son imprescindibles para tu viaje: Pasaporte, visado y tarjeta internacional de vacunación (dependiendo del país), tarjeta de crédito, etc.

Y otras que son muy importantes: Cargadores, objetos del botiquín, cámara…

Todo depende del lugar al que vayas, y de tus prioridades.

Si eres un bloguero friki (como yo) tu ordenador no puede faltar.

Si eres alérgico a casi todas las cosas en el mundo (como yo) las pastillas antihistamínicas van contigo a cualquier lugar.

Si estás medio ciego (como yo) las gafas te vendrán bien en tu mochila.

¿Cuál es el próximo destino en el que dejarás de ser un novato viajero?

Imagen: Woman Traveler Looking At Batur Volcano. Indonesia.