Mi rincón favorito de Barcelona sufrió uno de los episodios más trágicos durante la Guerra Civil y fue testimonio de un gran asesinato. Se trata de la plaza Sant Felip Neri.

 Plaza Sant Felip Neri

En la Plaza Sant Felip Neri murieron cerca de 30 niños

La belleza de este rincón solitario, a pesar de encontrarse a dos pasos de la catedral y del puente de Sara Montiel, es indescriptible. Si visitas Barcelona, te recomiendo encarecidamente que no dejes de visitar lo que para mí es un lugar completamente imprescindible en la ciudad condal.

Por cierto, el otro día descubrí que Evanescence había grabado ahí su famoso videoclip ‘My Inmortal’ (en realidad lo sabía de hace mucho, pero he pensado que así daba aspecto de investigadora siempre al pie del cañón).

«¿Evanescence? ¿Esos no eran guays en el 2003?»

Cómo ocurrió la tragedia

El ejército de Franco lanzó el 30 de enero de 1938 una bomba en este lugar; la consecuencia de la explosión de este artefacto fueron cuarenta y dos víctimas mortales, la mayoría niños de la guardería que se encontraba justo al lado y a los que seguramente la profesora había querido refugiar en el subterráneo de la Iglesia.

Sin embargo, durante esta época ensayaron una espeluznante técnica para conseguir matar al mayor número de personas: se lanzaban ‘x’ cantidad de bombas, se producía una pausa y, cuando todo el mundo creía que las tropas habían marchado, se volvía a bombardear. De esta manera, se conseguía arrebatar la vida también a toda la gente que había salido del refugio a socorrer al resto de heridos. Por decirlo de alguna manera, se trataba de «explosiones trampa».

La mayor curiosidad de la plaza es que actualmente muestra las erosiones causadas por el bombardeo.

Bomba Sant Felip Neri

Heridas en la fachada de la Iglesia

Lo agradable de la historia es que, a pesar de lo ocurrido, justo a la derecha se volvió a construir una guardería y alguna vez que he visitado la plaza por la mañana he visto a niños jugar ajenos a lo ocurrido años atrás.

En el centro la construcción encontramos una placa colocada el 31 de enero de 2007 que conmemora lo ocurrido: «En memoria de las víctimas del bombardeo de San Felipe Neri. Aquí murieron 42 personas -la mayoría niños- por acción de la aviación franquista del 30 de enero de 1938.«

El robo del estudiante

En el centro de la plaza se encuentra una fuente octogonal obra de Joaquim Ros de Ramis y que es otro intento de hacer parecer a Barcelona súper gótica. Pero no nos importa, porque el creador de esta preciosa construcción dota el lugar de un encanto inigualable.

Sant Felip Neri sin estatua de bronce

Vista general de Sant Felip Neri

Justo encima de la fuente había una estatua de bronce de un niño estudiando (podéis verla aquí, no subo la foto porque al final se me llena el blog de imágenes y parezco Google) que duró allí muy poco tiempo, porque fue robada y jamás se recuperó. Curiosamente, tampoco se ha repuesto ninguna copia.

Una última curiosidad

Antoni Gaudí era un fiel amante de esta plaza. De hecho, se encontraba caminando hacia la iglesia de Sant Felip Neri cuando un tranvía acabó con su vida la mañana del 10 de junio de 1926. Aquí puede que hayáis pensado dos cosas:

  1. La plaza está maldita y esta hija de puta quiere acabar con todos nosotros.
  2. Todavía no entiendo como pudo morir atropellado por un tranvía

Pues bien, el primer punto es completamente falso porque me gusta más un lector que a un tonto un lápiz.

Sobre la segunda, en la próxima entrada hablaré del punto exacto en el que se encontraba el arquitecto y explicaré algunas curiosidades de su muerte.

unfollow gif

«Uy, vaya rollo nos va a pegar esta, unfollow»