Siguiendo con los artículos relacionados con el tema de cómo viajar sin dinero: ¿Recordáis que os dije que el chico que nos acogió en Viena cuando hacíamos Couchsurfing era adorable? Pues bien, mentí. Sin querer le envié una notificación en Facebook invitándole a seguir la web y, por lo que he visto en Google Analytics, la seguía de cerca.

Ahora que ya ha dejado de hacerlo, puedo contaros la verdad.

Edito en el 2015: Este post ha hecho reír mucho y nunca ha tenido una crítica, pero quiero dejar claro que esta experiencia es sólo fruto de mi estupidez -por no mirar reviews, valoraciones- y de lo joven que era cuando me ocurrió. Hacer couchsurfing es increíble, lo he hecho mil veces más y nunca he vuelto a tener una mala experiencia – si miráis bien a quién escogéis, lo pasaréis divinamente bien.

Palacio del Parlamento de Viena

Aitor, Joana y yo en el Palacio del Parlamento de Viena.

Couchsurfing: nuestra primera experiencia

Me apasiona viajar porque es increíble la cantidad de gente que llegas a conocer. Recuerdo a un escritor estadounidense que está recorriendo Europa porque había perdido su musa o una chica joven que me explicó que había dejado de estudiar derecho para dedicarse a recorrer el mundo, porque era lo que realmente quería hacer.

Como ya os expliqué, el couchsurfing consiste en ofrecer tu sofá a viajeros de manera completamente gratuita, básicamente, para ayudar a los demás mientras conoces a gente súper interesante.

Ya os podéis imaginar la ilusión que me hacía llegar a Baden, un precioso pueblo cerca de Viena, a dormir en casa de un extraño que quería abrir sus puertas a tres viajeros. Era nuestro primer couchsurfing y estábamos súper emocionados.

[ois skin=»3″]

Tocando de más desde el minuto cero

Llegamos al anochecer; habíamos quedado en que PP vendría a recogernos a la estación, pero no aparecía. El frío y la nieve habían conseguido que todos los austriacos se refugiaran en su casa y, cuando vimos llegar a nuestro amable casero repleto de nieve, lo recibimos con una gran sonrisa.

PP es un chico de 28 años, rubio. No tiene sobrepeso pero no está delgado. Terminó la carrera y todavía no había encontrado empleo, por lo que vivía en Baden esperando un golpe de suerte. Parecía súper majo.

Ya en su casa, nos acomodamos y le pregunté si, por favor, podía darme la contraseña de su Internet para poder decirle a mi hermana que estaba bien. Me contestó que por supuesto, pero que era una contraseña larga y la tenía colgada en un papel en su habitación, que fuera para allá (seguro que os estáis riendo viendo el peligro venir, pero yo no lo vi).

Me dirigí a su cuarto y, al comenzar a apuntar los dígitos en mi móvil, noté que su mano se acercaba a mi cuerpo. Esta fue mi reacción mientras escribía la contraseña:

Susto

«Me está.. me está… me está tocando el culo»

Otra chica se hubiera girado y le hubiera contestado con muy mal genio que se fuera a tomar por culo. Yo me quedé en blanco y no fui capaz de reaccionar.

Me dirigí hacia el comedor, donde estaban mis dos amigos Erasmus, y no les expliqué lo sucedido. Había confianza máxima, pero sólo los conocía desde hacía dos meses y no quería quedar como la típica creída que llega a los sitios y da la nota: «tios, tios, creo que le molo porque me ha tocado el culo».

Él era el vecino loco de las películas de Antena 3 por la tarde

Al día siguiente fui la primera en despertarme y, al abrir los ojos, me lo encontré súper repeinado, con el pelo para atrás, mirándome desde una silla. A mí. Fijamente. Esperando a que me despertara. No es una de mis bromas.

Mi reacción:

Su reacción:

¡Horror! Completamente blanca, desperté a Joana a base de codazos y le puse cara de pánico. Ella se acomodó en el sofá y, cuando PP se fue a hacer su desayuno (tras cuatro frases mal cruzadas por el miedo), yo le expliqué a mis amigos lo ocurrido.

Escogimos tomárnoslo a risa y no abandonar la casa porque todo podría haber sido un terrible error; quizá era una de estas personas tímidas que lo llevan mal y siempre quedan como unos locos por miedo a hablar demasiado. Y, qué coño, no teníamos mucho dinero.

El horror de los siguientes días

Al día siguiente PP nos despertó cantando esta canción. Me resultó un gesto simpático, hablamos un poco y me fui hacia la ducha.

Puse el pestillo porque veía venir la desgracia. Efectivamente, él intentó abrir la puerta con un «oh, no sabía que estaba ocupado, lo siento»… ¿no le había avisado? ¿no escuchaba el sonido del agua?

Al salir de la ducha, (me parto escribiendo esto, es que hay que ser retorcido) me topé con su paquete. Sí. Había puesto una barra de hierro de estas para hacer brazos en la parte superior de la puerta y, al abrirla, fue lo primero que me encontré: su paquete. Nuevamente se hizo el sorprendido, pero yo le respondí que tuviera cuidado y que si escuchaba el agua es porque había alguien dentro.

El día de la despedida

La última noche que estuvimos en su casa fue su cumpleaños, sacó tres copas de vino y nos invitó a beber. Llamadme Raquel Mosquera, pero no sabéis el miedo que tenía de que el líquido contuviera somníferos.

Me regaló un libro de Klimt y me dio las gracias por explicarle cosas de Viena mientras él nos explicaba la ciudad ese día. Yo le agradecí a él el gesto de acompañarnos y enseñarnos lo mejor. Se sentó conmigo en el colchón del suelo y comenzó a acariciarme la pierna, haciendo cariñitos. Ale, venga, arriba. Me aparté y, con cara de Satanás, le pedí que parara, que me molestaba.

A la mañana siguiente desperté y él seguía ahí, mirándome, siempre repeinado como si hubiera una vaca lamedora al lado de su almohada

Estaba tan contenta de haber sobrevivido ahí todas esas noches que no recuerdo nada, pero Dios sabe que salí así de su casa:

Me emociono recordándolo.

Una vez en Bratislava vi que se había creado cuentas en todas las redes sociales en las que yo estaba y me había seguido. Al mes y medio recibí un mensaje de un amigo suyo dándome la bienvenida a Baden y diciéndome que disfrutáramos mucho, que me enviaba su amor (supuse que PP le había mentido y dicho que éramos pareja, o algo así).

De todas formas y, a pesar de mi primera mala experiencia couchsurfing, jamás dejaré de hacerlo. Es una manera increíble de conocer a gente y os animo a todos a hacerlo (con buen ojo), es tan sencillo como escoger a uno que tenga buenas valoraciones en la página web.