¡Cuanto tiempo sin escribir! Hoy lo hago porque me apetece mucho explicar una cosita que pensaba el otro día, y que va unida a una anécdota que creo que te va a gustar. El otro día aprendí a entrar gratis a un concierto, a cómo sentarme junto a los familiares de la cantante y darle un abrazo al terminar. Sí, sí, como oyes. Tú escucha atento.

Es sólo una reflexión, jamás pretendería dar lecciones a nadie. De hecho, debes saber ya que este es el blog de la anti-ayuda, porque soy un desastre: una vez estuve saliendo con un tío cuatro años y al final me di cuenta de que era el muñequito de una señal de tráfico.

Jose vuelve :'(

Jose :'(

El «no» ya lo tienes

Cuando era más joven, siempre que tenía alguna duda (¿debería aplicar mi currículum a esta oferta de trabajo?, ¿le pido cinco días más de fiesta a mi jefe?…), le preguntaba a mi madre qué debía hacer y ella siempre me respondía lo mismo.

Cuando digo siempre, es SIEMPRE.

Recuerdo sentir coraje después de oírla, dudar de si me escuchaba o no y sentir ganas de decirle «mama, cinco puntos, desarrolla la respuesta».

Lo que me repetía era: Abanibí, aboebé, abanibí quiere decir te quiero amor.

Que no, hombre, lo que me decía era: «el no ya lo tienes».

Y yo creía que era una respuesta demasiado superficial (conociendo a mi madre, quizá lo era), pero al final la interioricé tanto que ha acabado guiando mi vida: así conseguí mi primer trabajo, así me fui de Erasmus, así empezó este blog…

Mi madre, esa gran filósofa

Mi madre, esa gran filósofa

El otro día me escribió una empresa llamada FlatsAndMore con un concurso para bloggers, pero como necesitaba un apartamento en el que quedarme dos días en Madrid porque iba a visitar el FITUR por negocios -y desde que empecé GapFear soy tan pobre que cuando pasa el camión de la basura le pido dos bolsas-, les pedí si por favor tenían algún apartamento para mí, por probar suerte…

Al final fue un sí (y qué pisazo, en la Latina) y, como ellos también iban a FITUR por el mismo motivo, quedé con los creadores y estuvimos hasta tarde de cervezas, tomando algo.Siempre que quedo con alguna persona que ha decidido empezar un negocio me llama la atención que tenemos los mismos puntos en común: somos creativos, trabajadores inconformistas, extrovertidos y bastante desastres para llevar todo al día (porque es imposible, siempre hay 190832910 cosas por hacer), ¿te pasa a ti también?Os dejo fotos del piso – era increíble 🙂

flatsandmore

Cómo entrar gratis a un concierto cuando ya no quedan entradas

Tenía una compañera de trabajo -y ahora amiga- que era/es muy fan de la cantante Brandi Carlile.

En Europa no la conoce tanta gente como en Estados Unidos (yo sólo conocía esta canción), así que cuando viene -de higos a brevas- sólo se acerca a Londres, hace un par de conciertos y vuelve a su casa más ancha que larga.

Un día estaba en la oficina y recibí un mensaje en el chat del curro – era mi madre otra vez, «el no ya lo tienes», me quedé flipando: ¿cómo había conseguido mi Loli entrar en el chat del trabajo? ¿qué quería de mí?

Que no, que es broma.

Era un mensaje de mi amiga Alejandra, y decía algo así: «joder, Brandi ha agotado entradas para su concierto en Londres, no me puedo creer que me la vuelva a perder«.

Recuerdo mirar a Ale por encima de mi ordenador, ver su cara de pena y sentir que se me rompía el corazón. O igual tenía hambre. No, no, se me rompió el corazón.

No recuerdo exactamente qué le respondí, pero le animé a que hiciéramos algo tan original que además de la entrada la invitaran a conocerla… «Total, el no ya lo tenemos».

En menos de cinco minutos, cambiamos la letra de la canción más famosa de Brandi Carlille para conseguir lo siguiente:

Usé las técnicas de marketing que ya conocéis y moví el vídeo por Internet hasta que el vídeo llegó a Brandi.

El resultado

Aquí tenéis a Ale en el backstage después de ver el concierto junto a la familia de Brandi:

12476575_10156746787080160_604599898_n
Ale acosando a Brandi:

1624512_10156746787095160_1707031117_n

Y Brandi acosando a Ale:

entradas gratis show

Ay, cuando veo las fotos siento la felicidad más pura que se pueda sentir. 🙂

En fin, que la frasecita de mi madre puede parecer una chusta pero no lo es – a mí no sólo me ha funcionado muy bien para dar pasos adelante y justificar mis locuras, sino que además el otro día me hizo darme cuenta de que recordarte a ti mismo que no tienes nada que perder antes de tomar una decisión es MAGNÍFICO.

Intenta lo que tengas en mente, que te vas a morir de todas formas. Vergüenza es no intentarlo, no que no funcione. 

Ojalá te sirva en el futuro, ¡un beso mío y de Jose desde la señal de tránsito! 🙂