¿Quieres ser nómada digital? ¿Quieres viajar conmigo?

¡Cuanto tiempo sin escribir en mi blog! Me encanta estar haciéndolo otra vez, aunque en enero ya volveré a los vídeos y seguiré escribiendo para compartir todas mis estrategias de marketing, pero no aquí. Sigue leyendo para saber dónde 🙂

Hoy vengo a presentarte mi primera startup: CoWorld

¡Pero espera! Antes de que le des clic, deja que te explique yo de qué va, por qué mis socios y yo la hemos creado y qué quiero ofrecer en exclusiva a la pequeña familia que siempre me ha apoyado en Judithtiral 🙂

¿Qué es CoWorld?

En CoWorld organizamos retiros de co-working de 30 días para trabajadores freelance y en remoto, emprendedores y personas en transición entre carreras.

Creamos un ambiente de trabajo productivo en diferentes lugares del mundo (Buenos Aires, Barcelona, Río de Janeiro y Ho Chi Minh, por ahora), donde los participantes cuentan con alojamiento, un espacio co-working, formación y escapadas para romper con su rutina, abrazar la multiculturalidad en un nuevo país, descubrir perspectivas diferentes y crear nuevas amistades, así como relaciones profesionales y oportunidades de negocio.

¿Por qué CoWorld?

Por necesidad.

Como todos sabéis, el año pasado fue mi primer año como freelance, concretamente, como nómada digital – porque tan rápido tuve dos clientes dije “venga, ciao, ahí os quedáis, voy a ser legendaria, mientras os hincháis a pipas, ¡me voy a hacer millonaria!” y me fui a Japón a vivir en un piso de 5 metros cuadrados:

Después estuve viajando por Filipinas, Marruecos, Namibia, Botswana y terminé viviendo durante una temporada en una pequeña isla de Grecia llamada Symi, un paraíso:

El caso es que mientras vivía traviajando, me di cuenta de dos cosas:

  1. Yo, que hablo por los codos, siempre tengo una sonrisa en la cara y soy amiga de todo el mundo, me sentía sola.

    La razón es sencilla: no puedes llegar a una nueva ciudad, alquilar un piso, ir a un coworking o a una cafetería y hacerte un amigo del alma que justo sea afín a ti y que, además, tenga el tiempo suficiente para verte más de una vez a la semana.

  2. Por otro lado, como freelance echaba de menos aprender de un equipo: trabajar con otros hace que aprendas más rápido y te ayuda a ver diferentes perspectivas de un mismo tema.

Como decimos en el artículo de Entrepreneur en el que apareció CoWorld la semana pasada (jajajaja, sólo quería meter que ya habíamos salido en Entrepreneur), el proyecto nace para cubrir una necesidad que ha surgido con la evolución de la era industrial a la era de la información, un cambio de estructuras de trabajo y un aborrecimiento general a los requisitos de trabajar en una oficina: la necesidad de viajar mientras trabajas, con una comunidad afín a ti del que aprender, crear amistades y dar encuentro a posibilidades de negocio, sin sentirte solo.

¿Qué entra en una experiencia CoWorld?

  • Acceso a una comunidad vibrante afín a ti.

  • Una habitación privada en un hermoso y céntrico apartamento compartido. O alojamiento privado, si lo prefieres.

  • Membresía en nuestro espacio local de co-working.

  • Tarjeta SIM local.

  • Brunch de orientación de bienvenida, comidas una vez a la semana y cena de despedida.

  • Encuentro con líderes y oportunidades de negocio.

  • Formación, workshops & networking.

  • Organización de varios viajes, excursiones y actividades que varían dependiendo del destino que elijas. En Río de Janeiro haremos clases de surf, por ejemplo, mientras que en Ho Chi Minh iremos a casa de una familia vietnamita a cenar (no se incluyen las tasas de clase / tour).

  • Calendario completo de eventos para elegir para el mes: Exposiciones, galerías, fiestas, conciertos y mucho más

  • Persona de CoWorld que te asesorará durante tu estancia.

Lo bueno de todo esto es que, aunque entra en el precio, no tienes por qué hacer nada de manera obligatoria. La experiencia CoWorld es tu experiencia, tú eliges qué quieres hacer y cuándo. Trabaja tanto o tan poco como quieras. Eres libre.

Yo y mi socia Candela trabajando en CoWorld. Fede, el otro socio, no está en la fotografía porque está viajando por la India 🙂

¿Quieres viajar conmigo?

Muchos de vosotros me preguntabáis cuándo iba a hacer viajes en los que yo fuera la guía – en este caso no seré la guía, porque tendremos a locales, pero sí podréis viajar conmigo, que al fin y al cabo es lo mismo, porque entre cañas sí podré contaros secretos de la historia de (por ahora) estos destinos:

Ahora sí, quieres, además, ¿aprender a vivir de Internet?

También me preguntabáis cómo había conseguido ser nómada digital o cómo ganaba dinero con mi blog.

 

Aunque en las experienicas CoWorld ya ofrecemos formación (por nuestra parte y por parte de la comunidad), quería añadir algo: si vienes desde este blog, te gusta el marketing y/o tienes un oficio que podría llegar a hacerse a través de Internet o quieres crear un blog con el que ganar dinero – yo te enseño a vivir de Internet.

 

No aseguro que luego puedas hacerlo, eso depende de cada uno: si eres un vago o te faltan habilidades, poco se puede hacer. Pero, si esa es tu necesidad, por el precio de una experiencia única en otro país tendrás formación personalizada por parte de una persona que ya ha conseguido lo que quieres y que se desvivirá por que tú también lo consigas: vivir traviajando por el mundo.

La libertad 🙂

 

  • Sólo tienes que poner el código JTIRAL10 cuando hagas la aplicación, de manera automática tendrás un 10% de descuento en la experiencia – un descuento que te aseguro que no encontrarás en ninguna otra parte, es sólo a modo exclusivo para los lectores de este blog, para daros las gracias 🙂 
    * El código sólo es válido hasta de 31 de Diciembre del 2017.

Y eso es todo, ahora sí: 

Ir a CoWorld 

Atención también al blog de CoWorld, porque en los próximos días voy a compartir esto (ya tienes el primer artículo publicado): https://www.coworld.co/es/blog/blog-de-nomadas-digitales

  • Cómo viajo completamente gratis y duermo en hoteles de 5 estrellas 26/12/2017
  • Cómo conseguí reunirme con influencers famosos como Pat Flynn, Neil Patel o Rand Fishkin 2/1/2018
  • Cómo aparecer en los medios nacionales gratis 9/1/2018
  • Cómo conseguir tus 3 primeros clientes como freelance en una semana 16/1/2018

Cualquier dudita que tengas, aquí estoy. ¡Os quiero! 🙂 

Un abrazo fuerrrrrrrrrrrrrrrrte.

Judith

Cómo entrar gratis a un concierto cuando ya no quedan entradas

¡Cuanto tiempo sin escribir! Hoy lo hago porque me apetece mucho explicar una cosita que pensaba el otro día, y que va unida a una anécdota que creo que te va a gustar.

Es sólo una reflexión, jamás pretendería dar lecciones a nadie. De hecho, debes saber ya que este es el blog de la anti-ayuda, porque soy un desastre: una vez estuve saliendo con un tío cuatro años y al final me di cuenta de que era el muñequito de una señal de tráfico.

Read More
experiencia primer maratón

Mi experiencia corriendo mi primer maratón en Grecia

No te imaginas las ganas que tenía de volver a escribir en el blog y la ilusión que me hacía explicarte cómo viví mi primer maratón, de Pella a Salónica, pero ha ocurrido algo que ha hecho que cambie el formato del post que tenía en mente y, además de mi crónica, he añadido la experiencia de un pobre chico que me tuvo que sufrir durante todo el camino.

experiencia primer maratón

El maratón es conocido como “Alejandro Magno” porque éste nació en Pella, al igual que su padre Filipo II de Macedonia.

La ciudad de Pella está situada en el norte de Grecia - allí también vivió Aristóteles.

La ciudad está situada en el norte de Grecia – Aristóteles también vivió allí (es que me he leído la entrada de Wikipedia de la ciudad y si no lo demuestro me entra una hernia)

Cómo viví mi primer maratón

El pasado domingo 6 de abril me desperté en Salónica a las 5 de la mañana para coger el autocar que transportaba a los corredores hasta Pella, la antigua capital del Reino de Macedonia (jajaja, Wikipedia), donde empezaba la carrera.
Había dormido 4 horas; me encantaría decir que de los nervios pero lo cierto es que me fui a dormir tarde porque había estado tomando cervezas con dos amigas Erasmus. Esta soy yo respetando mis dos meses de entrenamiento:

A las 5 de la mañana me vestí y salí al pasillo; estaba tan nerviosa que decidí sentarme en medio de las escaleras para respirar hondo antes de dirigirme al autocar.
No habían pasado ni dos minutos cuando la puerta de la habitación de los chicos se abrió y salió un francés en pantalones cortos. Como no era mi padre, imaginé que iba vestido así porque iba a correr y no porque iba a buscar espárragos, así que dejé a un lado mi espiritualidad y comencé a hablarle de manera desesperada:

Resultó que este chico (Frédéric) fue mi salvación; estuvimos todo el camino riéndonos como locos, me alimentó (yo sólo tenía dos plátanos), me transmitió tranquilidad y me dio muchísimos consejos. Al terminar la carrera lo busqué por todas partes para darle las gracias pero no tuve suerte.

El maratón empezaba a las 8:00H de la mañana en la estatua de Alejandro Magno, en el centro de Pella; llovía y hacía frío. Minutos antes de arrancar yo sólo sentía nervios en el estómago y pensaba continuamente que me moriría de la vergüenza si era la última: “Anda que como llegue cuando ya estén recogiendo…que incluso les de hasta pereza darme la medalla porque ya las tienen en cajas… No, no, llegar tan tarde que alguien me haya empadronado en Grecia”.

Lo cierto es que el panorama no tenía nada que ver con el maratón de Barcelona que yo había visto semanas atrás, donde participaron 18.000 corredores – aquí todos los participantes, unos 700, tenían pinta de ser las personas más rápidas del mundo.
¿Te acuerdas de aquella película en la que Schwarzenegger trabaja como profesor en una guardería y da rabia verlo allí con sus músculos porque no pega su físico con el entorno?

Conmigo pasaba igual en Pella pero al revés.

Me puse al final de toda la muchedumbre y me dediqué a adelantar durante toda la carrera – fue una buena técnica porque me entraba subidón cada vez que pasaba por delante del típico chico repleto de músculos.

Hasta el kilómetro 32 disfrute como una niña, el 35 comenzó a hacerse duro y a partir del 38 un infierno. Tenía la sensación de que los kilómetros eran más largos que nunca y por más que corría no llegaba a ninguna parte. Además me escocía el pantalón y el pecho, pero no tenía ni idea de por qué: sabía que a los chicos les sangraban los pezones del roce con la camiseta, pero no sabía que tenía que ponerme vaselina allá donde me rozara el pantalón. Cuando llegué al hostal me quedé sorprendida al ver que tenía heridas con sangre por todas partes.

Los dos últimos kilómetros fueron una gozada y no sentí el cansancio porque toda Salónica está en la entrada del pueblo animándote y gritándote “¡¡Brava!!”. Finalmente pasé la meta a las 4H37min y se me escaparon las lagrimillas cuando me pusieron la medalla.

Luego atraqué los stands de comida, porque soy de barriobajo y las cosas gratis son la base de mi educación. Yo soy la que se llevaba todas las Páginas Amarillas cuando las dejaban en la portería, la que te quitaba la programación del Plus: lo siento.

Cómo viví mi primer maratón explicado por Frédéric

Una vez en Atenas, entré en la página del blog en Facebook para ver los comentarios en la foto de la medalla del maratón y me quedé de piedra al encontrar uno suyo (sólo habíamos intercambiado nombre) en el que se reía de mí continuamente.
Al leerlo me di cuenta de que resumía a la perfección mi manera de ser y que era muy fácil imaginar cómo había vivido mi primer maratón a través de su escrito, así que he traducido el comentario del francés al español y he añadido algunos gifs para que todos nos podamos reír de mí – allá va:

“Salgo de mi habitación a las 5h10min y me encuentro al final del pasillo a una chica sentada sola, mirando al vacío, algo triste y todavía dormida.
Como lleva shorts y chaqueta deduzco que va a correr el maratón. Empezamos a hablar y pronto me dice que viene de España, de Barcelona (ay…).
De camino al bus, le preguntó qué va a comer (normalmente 3 horas antes de un maratón uno tiene que darse un atracón) y ella me responde: “un plátano” (ay, ay…).
Una vez dentro del bus y ya preparados para salir (deben ser las 5H35min), comienzo a conocer su verdadero yo: sin mentir, me pregunta entre 10 y 20 veces si va a morir o si va a quedar la última; también me dice varias veces que le asustan sus rodillas (que a veces hacen ruidos raros): ay, ay, ay…

En fin, hablamos de los entrenamientos de preparación; ella me dice que corre cada día (sí que es verdad que parece deportista) pero que lo máximo que ha corrido es una distancia de 24km (ay, ay, ay, ay… normalmente tienes que correr al menos 30km antes del maratón).

Finalmente, esperamos una hora juntos en Pella, ciudad en la que nació Alejandro Magno.
Minutos antes de la salida a las 8h00 para correr 42,195km, vemos que algunas personas llegan a sus casas después de una noche loca de discoteca. Nos preparamos, ella tiene frío, mira todo el rato de izquierda a derecha: ¡está perdida!

Cuando termino, me voy a duchar y a comer y vuelvo para encontrarme con mi amigo griego Michael y con Judith. Llego tarde, ya han pasado 5 horas de carrera y todavía no sabía que ella había pasado la meta hacía tiempo porque lo había hecho excelentemente bien! ¡Terminó su primer maratón en 4h37min que es un tiempo realmente excepcional! Quedó la primera de los españoles (vale, era la única).

¡Felicidades por la hazaña, ya eres maratoniana! ¡Ahora estás obligada a correr la de Barcelona el año que viene!”

¡Y ya está! Me pareció una experiencia única que todo el mundo que haya corrido 10KM debería vivir una vez en la vida, de veras. Pasar la meta te llena de una felicidad increíble y sientes que puedes hacer lo que quieras en lo que te queda de vida – cualquier cosa, sólo tienes que intentarlo.

Mil gracias a Juan Andrés Camacho por todos los consejos que me dio y, en general, a todos vosotros por los comentarios en el anterior post. Podéis mandarme a buscar espárragos en pantalón corto junto a mi padre, pero la verdad es que os quiero mucho, ¡gracias por leerme!

Judith tirado en noches de radio

¿No tienes lo que quieres? Sal de tu zona de confort

Cuando empecé el blog me comprometí a explicar, paso por paso, cómo iba a usarlo para conseguir mi objetivo de vivir viajando durante largas temporadas.

El primer paso que tuve que dar fue salir de mi zona de confort.

zona de confort zona de panico

La semana pasada en Londres: tengo los pies como Titanics

Cuando Judithtiral era sólo una idea imposible de conseguir, no me animaba a intentar hacerla realidad por tres miedos:

  • Ser mala en lo que siempre me había considerado buena: quizá has visto una oferta de trabajo que te vendría como anillo al dedo y te ha dado pánico enviar tu currículum porque ¿qué pasa si eres malo/a en lo único que te gusta hacer?
  • Que mi entorno me viera fracasar: no quiero escribir una triste comparación entre España y algún maravilloso país nórdico, pero es cierto que en algunos países del norte y en Estados Unidos puede llegar a valorarse positivamente un fracaso por la cantidad de conocimientos que has obtenido de él cuando aquí siempre es motivo de agachar la cabeza delante del vecino.
    El otro día leí: “no hay mejor negocio que comprar a un español por lo que cree que vale y venderlo por su verdadero valor”.
  • Salir de mi zona de confort: es difícil exponerse a críticas cuando puedes estar en tu casa leyendo o viendo la televisión, sin que nada nuevo ocurra.

Ayer estaba en el tren volviendo de Valencia y me di cuenta de lo mucho que había cambiado mi vida en unos meses porque decidí luchar por lo que me hacía feliz. Ha cambiado a mejor. Luego me empané mirando a la ventana.

Siempre fui una niña muy espiritual

De pronto, recibí un mensaje de Tamar en el que decía que finalmente había dejado sus miedos a un lado y había decidido marchar este verano de intercambio a Alemania. Sonreí porque sabía que su vida iba a dar un gran cambio después de esta experiencia. A mejor.

¿Qué es la zona de confort y por qué debería salir de ella?

Cómo salir de la zona de confort (desde mi experiencia):

#1 Enfréntate a lo que temes

La primera vez que Enric Sánchez me propuso hacer con él una sección en Onda Cero dije que sí súper rápido. En menos de cinco segundos, la voz que aparece cuando te alejas de la zona de confort apareció en mi cabeza: “¿qué haces loca? ¡¡no tienes ni idea de cómo hacerlo!! ¡Vas a hacer el ridículo!”… De repente, recordé que tenía que hacer cientos de trabajos y le pregunté si podíamos empezar en noviembre.

Tenía muchas cosas que hacer pero había hablado el miedo que, a modo de excusa, se había dicho a sí mismo que quizá podía prepararme en casa y así en noviembre lo haría bien. Finalmente, empezamos en octubre.

El primer día estaba tan asustada que no dije bien ni el “hola”. Lo dije tan temblorosa y miedosa que se me escuchaba a lo lejos, parecía que estaba haciendo el moonwalk hacia la puerta, como diciendo “ahí os quedáis”.

Hace unos días volví para hacer la sección número 3 y me lo pasé como nunca. Reí, hablé y disfruté tanto que envidié a todos los que se dedican al mundo de la radio.

Podéis escucharme haciendo el moonwalk hacia la puerta los martes en Noches de Radio 🙂

#2 ¿Quién pone tus límites?

Si te atreves a llevar a cabo las cosas que te detienen, te darás cuenta de que NADA te detiene.

Hace unas semanas quedé con Chin, el entrañable y divertido Alita de Pollo. Me explicó que siempre le había llamado la atención el swing pero le daba miedo dar un paso adelante (jeje, ¿lo pilláis? no los recordaba tan casposos) y apuntarse a una escuela de baile a pesar de que su ocio le empezaba a parecer monótono, ¿por qué no lo hacía?

Pues problablemente a Chin le daba miedo ser lento aprendiendo los pasos y hacer el ridículo. Un día se armó de valor y ocurrió lo siguiente.

#3 Empieza dando pequeños pasos

Si te parecen retos demasiado grandes, puedes apuntarte en una libreta un objetivo semanal que creas que puedes cumplir. Una persona que jamás ha corrido en su vida no puede tratar de hacer 10 km seguidos el primer día porque, o bien abandonará la carrera a la mitad, o bien acabará tan cansado que no volverá a hacer otra porque tendrá recuerdos amargos.

Para empezar, puedes hacer pequeños pasos en tu rutina para acabar haciendo algo que realmente temas. Salir de tu zona de confort te ayudará a ponerte a prueba, a crecer como persona, a conocer gente increíble y a aumentar la confianza que tienes en ti mismo.

Estoy convencida de que todo el mundo puede conseguir lo que se proponga y disfrutar de lo que le apasiona. Y si fracasas, lo intentaste y ya sabes qué camino no funciona, ¡a por otro! 😉

crear blog en wordpress

Cómo abrir un blog en WordPress y qué plugins usar

¿Recordáis mis posts sobre “Cómo vivir viajando“? En ellos escribo qué hago para cumplir mi sueño. Hoy os tengo que contar algo pero, antes de hacerlo, quiero daros las gracias por leerme cada día así que: GRACIAS.

blog en WordPress

Este post no va de viajar, pero es genial como este gato

Abrir este blog me ha cambiado la vida por completo. Gracias a esta plataforma no sólo he conocido a gente estupenda, sino que además me han surgido diferentes trabajos y he podido dejar mi empleo para dedicarme a vender mis servicios como community manager y creativa en Internet. 

Agatha Ruiz de la Prada también es muy creativa

Como todos estos trabajos son freelance y los hago desde casa, siento que crear esto ha sido un triunfo personal porque dentro de unos meses ya podría empezar a viajar.

A parte del trabajo hay dos cosas que me han hecho llorar de ilusión, una es haber sido invitada a un hotel en Marruecos precioso y otra es una pequeña sección en Onda Cero que empezaré junto a Enric Sánchez en noviembre.

Espero que este post no quede mal, como “mirad que he conseguido” porque soy todo lo contrario y creo que tengo que luchar mucho más. Así que esto es un post de gratitud en el que comparto consejos.

Sólo creo que cualquier persona puede llegar donde quiera sólo tiene que dar el primer paso y trabajar duro

Primeros pasos para crear un blog

Muchos de vosotros me habéis preguntado cómo crear un blog en WordPress con dominio y alojamiento propioEn este post os voy a explicar cómo instalarlo en WordPress, qué plugins uso yo y cómo escribir para conseguir lectores.

Algunos enlaces de este artículo son de afiliación, si no los queréis usar no importa, podéis escribirlos en el navegador sin problema. De verdad. Aquí lo importante es que si siempre habéis querido tener un blog para abriros puertas, como mi amiga Perona o Carlos el miedica del avión, lo hagáis… ¡Empecemos!

Cómo instalar un blog profesional en WordPress

 

La única manera que te recomiendo, si no tienes mucha idea, es ir a Raiola Networks.

Estos chicos son increíbles, de verdad.

Yo cuando empecé estaba en Hostgator. Sería fácil recomendároslos porque por persona registrada me daban 50€, pero de verdad que no merece la pena: cada vez que se caía el blog por las visitas no sabía a quién escribir, todo estaba alojado en vete tú a saber dónde de Wisconsin o por ahí… Olvídate ya si tu web tenía un problema de código.

Y entonces apareció una mano amiga que me puso un papel en la mano. Lo abrí. “Eres idiota”, ponía.

Efectivamente, lo era, aunque esa historia de la mano me la acabo de inventar.

El caso es que me recomendaron Raiola, que son para mí los mejores en hosting en español (están en Galicia) y además me tocaron el código para dejarme el blog como un tiro.

De verdad, no os lo podría recomendar más: Raiola.

Si no tenéis dinero de Internet, registraros, comprad el dominio que queráis ahí (ya sabéis, el .com), elegid el hosting más barato y pedidles que por favor os instalen el WordPress.

En 2 minutos ya podéis publicar en vuestro nuevo blog 🙂

Qué plugins considero imprescindibles

Una vez hayas instalado el blog en WordPress, dirígete al menú de la izquierda, selecciona ‘Plugins’ y seguidamente pulsa sobre ‘Añadir Nuevo’.

  • Akismet: Protege tu sitio de Spam.
  • BackWPup: Realiza copias y las envía “a la nube”, por si algún día toqueteas la plantilla sin querer y se te estropea el blog.
  • Comment Notifier: Envía un correo electrónico con el mensaje que quieras a la persona que deja un primer mensaje en tu blog.
  • Formulario de Contacto 7: Para crear esos recuadritos que véis en la página de ‘Contacto’. Es muy fácil.
  • Jetpack: Es como una navajas multiuso, sirve para todo.
  • Digg Digg: Son los botones que véis a la izquierda para compartir el artículo en las redes sociales.
  • Google Analytics: Para controlar las visitas, las páginas vistas, el porcentaje de rebote y todo ese largo etcétera…
  • Google XML Sitemaps: Crea un mapa de tu web y se lo envía a Google para que sea más sencillo para el buscador indexar lo que escribes. Así aparecerás más rápido.
  • Instapress: Para poner tus fotografías de Instagram en el blog.
  • Lazy Load: Las imágenes aparecen según el usuario va deslizando la barrita hacia abajo, así no es una web que tarda horas en cargar.
  • OptinSkin: El único plugin que tengo de pago porque merece la pena; es este que véis al finalizar la entrada o en la derecha. Sirve para conseguir más suscriptores.
  • WordPress SEO: Este es, de verdad, completamente imprescindible. Te ayuda a crear contenido enfocado al posicionamiento en Google.
  • WP Biographia: Es la pequeña biografía que aparece debajo de cada uno de mis artículos.
  • WP Smush.it: Reduce las imágenes para que tarden menos en cargar. Este punto, como véis, también es importante – si las fotografías que colocas son muy pesadas Google quizá te rebaja posiciones o tus usuarios se mosquean por tener que esperar.
  • Yet Another Related Posts Plugin: Este recomienda otras entradas justo cuando termina el post, para que el lector permanezca más tiempo en nuestro blog. Con esto consigues que baje el porcentaje de rebote. Si Google ve que un usuario está en tu blog durante un buen rato, piensa “Wow, esta tal Judithtiral a pesar de parecer un maldito conejo de granja en su DNI escribe buen contenido, tendré que tenerla en cuenta”.

Cómo escribir para Internet

No es que yo escriba perfectamente, ni mucho menos. De hecho, a pesar de trabajar como redactora durante más de tres años, dos lectores me han encontrado faltas más de una vez, ¡lo siento!

De todas formas, escribir para Internet es completamente diferente a hacerlo fuera de la red. Te recomiendo echarle un vistazo a este artículo y que además tengas en cuenta estos dos puntos:

  • El usuario en Internet no lee, escanea. Por eso, tienes que usar negritas, fotografías, títulos y conseguir que se vea “bonito”.
  • Debes tener en cuenta el posicionamiento: si hablas de Port Aventura, el nombre del parque debe aparecer en el título, en el primer párrafo que escribas, en los títulos H2 dentro del post, repetir varias veces “Port Aventura” dentro del artículo, incluir links internos y links externos, que sea más largo que 300 caracteres, que el título tenga más de 40 caracteres y menos de 70, etcétera.

Si tenéis alguna duda, podéis escribirme en info @ judithtiral.com – me encanta hablar con la gente y ayudar. Contad conmigo en adelante si tenéis algún problema.