Si alguna vez has visitado el falso barrio gótico de Barcelona, te habrás dado cuenta de que es imposible caminar por ahí sin chocarse con treinta turistas haciendo fotografías, dos vendedores de abanicos y un guitarrista.

Sin embargo, existe un lugar en el mismísimo centro que es prácticamente desconocido y siempre se encuentra solitario… ¿lo mejor? el secreto que esconde: cuatro columnas de época romana procedentes del templo de Augusto.

Columnas romanas

Columnas romanas del templo de Augusto

Dónde se encuentran

Están justo detrás de la Catedral, en el Centre Excursionista de Catalunya, cerca del ángel que ha padecido un sartenazo. La calle es Paradís y el número es el 10. La parada de metro es Jaume I y el autobús… ¡ME NIEGO! Deja de viajar en autobús, no eres una abuela.

Qué hacen ahí cuatro columnas romanas

En el s. I a.C, cuando Barcelona era romana y Eulalia iba por ahí dando gritos, se construyó un templo dedicado al culto del emperador Augusto. En ese momento, esta construcción de una sola nave se encontraba rodeada por un precioso jardín del que actualmente no queda ningún vestigio, excepto el nombre de la calle que hace referencia a este paraíso (carrer del paradís).

Columnas Romanas. Fotografía de Jesús Arpón.

Columnas Romanas. Fotografía de Jesús Arpón.

Como os podéis imaginar, el templo fue derruido con el paso del tiempo. Un buen día del siglo XIX, mientras unos simpáticos (no los conocí, quizá no eran tan simpáticos, ¿ok? siento tener que mentir para adornar el texto) obreros remodelaban el Centro Excursionista de Cataluña, se encontraron tres columnas romanas y comprendieron que, aquella que tenían perdida en la Plaza del Rey, también formaba parte de aquel templo romano.

Como curiosidad, esta construcción era una de las esplendidades del foro de Barcino y se encuentra justo encima del Monte Táber.

Qué hablas de monte Táber, so loca, si has dicho que estaba en el barrio gótico

¡Os he mentido! ¡Las columnas me las encontré en la montaña cuando fui a buscar espárragos!

No, resulta que el Monte Táber era el punto más alto de la colonia romana: a 16,9 metros sobre el nivel del mar, este lugar les permitía vigilar qué barcos entraban al antiguo puerto. De hecho, toda la colonia romana fue fundada alrededor de este punto álgido.

Monte Táber

El Monte Táber ya no es monte ni es nada

Una anécdota que ocurrió la semana pasada

Como ya sabéis, la semana pasada quedé con Pablo para dar una vuelta por Barcelona y conocernos en persona. Tal y como escribí en el post, nos compramos un bubble tea y caminamos un rato por el barrio gótico charlando sobre la ciudad.

Bubble tea

Bubble tea es un té de frutas con bolas de gelatina al final

Al llegar al Centro de Excursionistas de Catalunya, donde se encuentran las columnas romanas, le quise preguntar a un hombre si nos hacía una fotografía juntos y, al hacerlo, salió disparada de mi boca una de estas bolas de gelatina. El hombre se rió en mi cara. Ahí tenéis la bola junto a su pie.

templo augusto bola

Mi bola de gelatina junto a su chancla

escupitajo gif

Yo pidiendo fotografías

[ois skin=»En el post»]