Si alguna vez has estado en Barcelona, habrás visto el Monumento a Colón, situado justo al final de las Ramblas. Existe una curiosidad sobre esta obra que siempre que la explico deja a la gente sorprendida.

Cristóbal Colon

De lejos no parece tan bajito, ¿verdad?

«Es que si apunta a las Ramblas…»

Existen varios monumentos dedicados a Cristobal Colón en el mundo y, si alguna vez se ha representado con el dedo en alza (tampoco demasiadas veces), siempre ha sido para señalar América. Menos en Barcelona.

Resulta que los creadores de la obra pensaron que si ésta apuntaba a las Ramblas (que es donde tendría que apuntar realmente), la gente no iba a entender por qué, a pesar de que América se encuentra en esa dirección.

¿Por qué me señala a mí?

«Por divina»

Por ese motivo, decidieron que lo mejor sería que apuntara al mar. O quizá al centro comercial que hay justo enfrente, el Maremagnum, que cuenta con un Lefties en el que siempre encuentro prendas súper rebajadas.

Para no quedar tan mal, surgieron dos teorías que defendían que, o bien la escultura estaba señalando el camino que siguió el descubridor de América desde el puerto de Palos de la Frontera (Huelva) hasta el Nuevo Mundo, o bien su dedo apuntaba hacia Génova, su presunta ciudad natal.

Otras curiosidades del Monumento a Colón

Las vistas desde el monumento son pestosas: pero si queréis ir a echarle un vistazo como plan dominguero, comprando las entradas a través de Internet tenéis un 15% de descuento y os quedan a 2,55€.

Vistas desde el mirador

– En un principio la obra iba a ser construida por donaciones de particulares: pero finalmente el Ayuntamiento tuvo que hacerse cargo porque el dinero no llegaba. 

Hojas de marihuana: la obra de Gaietà Buïgas i Monravà presenta unas hojas de esta famosa planta en la columna, ¿por qué?

El cáñamo de esta planta consiguió que un tratado francés del s. XIX la nombrara la «más útil» porque de él se puede sustraer un elemento de funcionalidad textil usado para fabricar ropas, cuerdas y otros.

En el caso de Colón, este elemento fue utilizado para construir las velas del barco, las maromas de las carabelas e incluso las páginas de las biblias de los tripulantes (que podían leer gracias a la luz que proporcionaba el aceite de cáñamo usado en sus lámparas).

Hojas de marihuana en la columna del monumento

Este último detalle a mí me pareció increíble porque desconocía por completo las propiedades de la marihuana (lejos de las que ya conocemos todos).
Estoy segura de que se os ocurren mil comentarios al respecto… ¡A ver, a ver!

[ois skin=»En el post»]