Cinco destinos para perderte en la naturaleza

Para empezar el año con buen pie, muchos de nosotros tratamos de rodear nuestros propósitos de un halo de placer para que llevarlos a cabo sea un poco menos arduo. Quizás es por eso que en los primeros meses del año no solo se llenan los gimnasios hasta topes que no volverán a alcanzar hasta dentro de doce meses, sino que también las rutas de excursionismo se llenan de intrépidos aventureros que buscan conseguir finalmente un estilo de vida más sana, sin que ello suponga dejarse la piel y los pulmones en el esfuerzo de un deporte extremo. Si el jogging tuvo su momento de gran esplendor hace un par de años, actualmente observamos también como el turismo deportivo y de naturaleza se hace un hueco cada vez mayor entre personas de todas las edades.

Entre todas las actividades que se pueden practicar en la naturaleza, el trekking (neologismo quizás innecesario que muchos siguen llamando senderismo) es sin duda una de las más en boga. Y no es de extrañar, ya que el trekking reúne una buena cantidad de ventajas que lo hacen apto y deseable para todos los públicos. La primera de ellas es que admite un número variable de participantes y condiciones físicas. Se puede hacer tanto en familia, como en pareja, como solos o con amigos (e incluso con desconocidos, claro). La segunda es que no requiere técnicas o capacidades físicas específicas. Se trata de una actividad que practicamos con naturalidad, y en la naturaleza. Y por último, aunque no menos importante, destaca sin duda su bajo coste. De hecho, para el trekking no se necesita mucho más que un calzado adecuado, un par de bastones y una mochila cómoda. Hecho esto, solo te queda decidir dónde echarte a caminar. Nosotros te proponemos cinco rutas españolas capaces de dejarte sin aliento.

  1. La ruta de Carlos V (Extremadura)

La ruta senderista que conecta el Valle del Jerte y la Vera es la misma que hace casi 500 años, en 1556, atravesó el emperador Carlos I de España y V de Alemania cuando emprendió su viaje de retiro a su Palacio en Cuacos de Yuste. Esta ruta, que atraviesa la Sierra de Tormantos y asciende hasta los 1475 metors a la altura del Collado de las Yeguas, nos lleva también hasta un Parador Nacional de Turismo, que era por entonces el Castillo de los Condes de Oropesa. A lo largo de 27,7 km (unas nueve horas de trayecto si se realiza entero), te sorprenderá la armonía con la que se combinan ríos, gargantas, puentes y paisajes como los que regala el Collado, desde donde se observan La Vera, el Valle del Tietar y el Campo Arañuelo.

  1. Peña Trevinca (Castilla y León)

El macizo Galaico-Leonés es la cadena montañosa que une a la comunidad de Castilla y León con el sureste de su vecina Galicia. En sus amplio e imponente territorio, encontramos el lago glaciar más grande de la península ibérica, el conocido lago de Sanabria, y muchas otras lagunas que dan al Parque Natural del Lago de Sanabria su característica más reconocible. El recorrido de ida y vuelta desde la Laguna de los Peces es de 24 km e implica unas ocho horas de duración. El Arroyo de los Covadosos, el Collado Ventosa y el Chozo de la Majada de Trefacio son solo algunos de sus más lindos parajes.

  1. Ruta de las Caras (Castilla la Mancha)

La ruta de las caras es sin duda una de las más curiosas que podemos encontrarnos a lo largo y ancho del territorio español. Es también una de las más aptas para familias, ya que además de sus formas escultóricas, destaca por su corta longitud (no más de una hora de duración) y por la baja dificultad que entraña. Situada en la provincia de Cuenca, su nombre lo debe a un conjunto de relieves de uno a ocho metros de altura esculpidos por varios autores que han dado vida a figuras que evocan el Egipto faraónico o al mismo Buda. Además, al estar situada en Buendía, municipio de Cuenca próximo a Madrid, Cuenca y Guadalajara, es ideal para una escapada corta de media jornada.

  1. La ruta del Cares (Asturias y Castilla la Mancha)

No podíamos hacer un artículo sobre senderismo sin hablar de los Picos de Europa, el parque natural más emblemático de toda la península. Los 12 kilómetros de recorrido de la Ruta del Cares unen las provincias de Asturias y León acompañados por el río Cares, presente en todo el recorrido. Conocida también como “La garganta divina”, esta ruta se abrió a finales de los años 40 para el mantenimiento de la central hidroeléctrica de Cañameña-Poncebos.

  1. La ruta del río Borosa (Andalucía)

Situada en el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, esta ruta es una de las más conocidas de España, por lo que en ciertos períodos puede estar bastante masificada. En cualquier caso, vale la pena explorar sus rápidos, rocas y cuevas, así como la frondosa vegetación que nos acompaña a lo largo de la ribera.

Este verano, nos vamos al norte

En estos momentos, buena parte de los mortales está ya pensando en las vacaciones. Despedirse de los compañeros y decir “nos vemos a la vuelta” es el anhelo de la mayoría porque lleva asociado una triple mensaje: descanso, diversión y viajes. Por fin llega el momento de decidir destino, hacer maletas y cerrar con llave.

Si todavía no tenéis claro dónde ir y no queréis desplazaros demasiado lejos, os vamos a proponer un destino dentro de la península: el Norte. Si no os gusta el calor y queréis ver paisajes espectaculares, desplazarse al Cantábrico en verano es una opción muy recomendable; y además no es caro. En portales como BuscounChollo.com podéis encontrar ofertas de vacaciones baratas tanto en la Comunidad de Cantabria como en Asturias. Desde allí se pueden hacer magníficas excursiones a poblaciones de costa, o bien adentrarse en los Picos de Europa para disfrutar de paisajes de alta montaña.

Cantabria: un paraíso por descubrir

Por si no lo sabíais, Cantabria figura en segundo lugar dentro del ranking de mejores destinos por descubrir que elabora Lonely Planet. Es su clasificación Best in Europe 2018, la editorial especializada en guía de viajes coloca en primer lugar a la región italiana de Emilia—Romana, a continuación figura Cantabria y en tercer lugar aparece Frisia, en los Países Bajos.

Y ¿qué destaca Lonely Planet de Cantabria? La publicación refleja la revitalización de Santander derivada de la instalación del Centro Botín y sus buenas comunicaciones por ferry con el norte de Europa. Por otro lado, pone de relieve los Picos de Europa, ese magnífico Parque Nacional que acoge los Lagos de Covandonga.

Os vamos a proponer algunos lugares de Cantabria que vale la pena conocer. Eso sí, viajéis en la época que viajéis, no os descuidéis un paraguas y algo de abrigo. La lluvia puede aparecer en cualquier momento y por las noches siempre refresca, incluso en pleno verano. En nuestra maleta para ir al norte, la “chaquetita” no puede faltar.

  • Santander

La capital de Cantabria es uno de los principales reclamos de Cantabria y la verdad es que la fama está justificada. La ciudad es realmente bella, principalmente su paseo marítimo. Allí se inauguró el pasado año el famoso Centro Botín, una estructura con tonos metálicos que recuerda a una nave espacial. La construcción creó una enorme controversia en la ciudad porque tapona parcialmente la visión del mar y porque tiene una estructura realmente chocante, que no parece encajar con la arquitectura de la zona. Pese a todo, el centro de la discordia ha servido para revitalizar el espacio y se ha convertido en un punto de atracción turística.

Al margen de la modernidad del Centro Botín, Santander destaca por su arquitectura señorial a pie de costa, su hermosa bahía y, cómo no, el conocido Palacio de la Magdalena, antigua residencia real. El  Sardinero con su Gran Casino, el Faro y la calle Pereda, que discurre paralela al mar, son otros puntos destacados de la capital, y si tenéis tiempo adentraos en las calles interiores paralelas al paseo marítimo. Están repletas de bares de tapas, donde podréis disfrutar de unos pinchos de tortilla absolutamente maravillosos.

  • Santillana del Mar y Cuevas de Altamira

Son puntos turísticos muy concurridos, sobre todo en fin de semana y vacaciones, pero vale pena prestarles atención. Aunque se llame Santillana de Mar, curiosamente esta localidad no tiene costa; está en el interior. Se la conoce como “la villa de las tres mentiras, porque ni es santa, ni es llana ni tiene mar”. Lo que sí tiene es un fantástico núcleo medieval declarado conjunto histórico-artístico. Muy cerca de allí se encuentran las cuevas de Altamira, con sus famosas pinturas rupestres. La visita a las cuevas está muy restringida, así que si os interesa tendréis que reservar con tiempo.

  • Potes y Santo Toribio de Liébana

Si os gusta la montaña y comer platos típicos, Potes es el lugar perfecto. El pueblo tiene rincones encantadores y se come muy bien; los platos de cuchara, como el cocido lebaniego, son realmente deliciosos, aunque acabéis con unas cuantas calorías de más.

Pero antes de llenar el estómago, hay que calzarse las botas y subir al Monasterio de Santo Toribio de Liébana, situado a unos tres kilómetros de Potes.  Forma parte del Camino de Santiago y los parajes para acceder a él son espectaculares. La subida dura unos 45 minuto. En el Monasterio, al mediodía, celebran la misa del peregrino y al final entregan la acreditación liebaniega por haber completado esa ruta.

Cerca del monasterio está la Ermita de San Miguel y allí se encuentra un mirador que ofrece unas impresionantes vistas de los Picos de Europa.

  • Río Pas: canoas y barranquismo

Si queréis seguir disfrutando de parajes de cine os recomiendo descender el río Pas en canoa y atravesar el Parque Natural de de las Dunas de Liencres . El recorrido finaliza en la ría de Mogro, donde el río se une con el Cantábrico. Allí puedes aprovechar para darte un baño refrescante. El Pas es también un lugar predilecto para los amantes del barranquismo.

100 cosas que queremos cumplir antes de morir

Chicos, ¡aquí os dejo mi nuevo canal!

Se llama La Loli Planet (jajajajaja) y lo hago con mi compañera de viaje, Candela Ghelfi.

Espero que la canción os haga reír (de verdad, ni idea de por qué miraba todo el tiempo hacia mi izquierda… Parezco una niña con problemas de aprendizaje… Sobretodo por cómo muevo el huevo) y os suscribáis 🙂

(En este canal no hay excusas – somos 2. Subimos 2 vídeos a la semana! Miércoles y domingos).

Qué ver y hacer en Barcelona en un fin de semana

Si eres de los nuestros, te sientes sucio e incompleeeeet cuando visitas una ciudad y no visitas lo más típico de ella – aunque quien esté libre de pecado de pasar de visitar un museo muy importante de vacaciones, que tire la primera piedra… pero a mí no, que hoy he venido muy guapa a la oficina.

BOOM

Así que hemos hecho un planning de todo lo que haría yo como freak de Barcelona si llegara a la ciudad un viernes al mediodía, añadiendo también lugares típicos que no podrías irte sin verlos. O sí. Tú sabrás, no sé, ay.

Lo primero que necesitas es un hotel económico, así que échale un vistazo a estos hoteles baratos y escoge el que más te guste. 

Empezamos:

VIERNES

Acércate al restaurante de sushi Kibuka: normalmente es bastante caro, pero durante la semana tienen un menú de mediodía por sólo 9,90€ y ahí estoy yo cual rata de barriobajo para aprovecharme de la oferta y creerme Paris Hilton, que me conozco todas las ofertas de la ciudad.

De hecho, si no te gusta la comida japonesa, puedes ir al Teresa Carles, otro restaurante caro que tiene un menú de 9,90€ súper rico entre semana. Es vegetariano pero si eres carnívoro te encantará igualmente.

Por la tarde puedes ir al Parc Güell. Tómate toda la tarde para visitarlo con tranquilidad y disfrutar de él, es bastante grande y, aunque está en la ciudad, llegar hasta ahí con el transporte público se puede hacer un poco largo.

Para terminar el día, puedes cenar en la Vietnamita – no podría estar más rico y baratillo, de verdad. Si te queda energía, puedes ir a la fuente de Montjuic a ver el piromusical (¿quién se inventó esta palabra?) con los guiris. Sé que suena a cutre-plan pero la verdad es que si subes hasta el MNAC puedes ver toda la ciudad de noche, sentarte en sus escaleras y disfrutar del espectáculo mientras te tomas una cervecita. No te lo podría recomendar más.

Si no sabes dónde dormir, échale un vistazo a estos hoteles baratos que no dan asco.

SÁBADO

Despiértate tempranito y ves hasta la Casa Milà, así de camino para abajo puedes ver la Casa Batlló y llegar hasta Plaza Catalunya, pasear por las Ramblas, meterte por el gótico (no te olvides de visitar la plaza Sant Felip Neri), llegar hasta el Born y visitar la Catedral del Mar.

A la hora de comer, puedes cogerte una hamburguesa en el Kiosko Burger y caminar con tus amigos o tu pareja hasta el Parque de la Ciutadella para comértela. La hamburguesa digo.

PARADME

Ahí puedes tumbarte y descansar un poquito al Sol; siempre hay gente muy simpática (me parezco a mi madre cuando habla de amigos míos que le caen bien “son buenos nenes”), así que es muy fácil hacer amigos y acabar intentando caminar por encima de una cuerda tensada.

Por la tarde puedes caminar hasta la Barceloneta para ir a la playa (aunque es la de los guiris, ¡lo siento!), por el camino hay una de las heladerías más originales que he visto jamás, así que puedes comprarte allí la merienda y petarlo en Instagram:

El establecimiento se llama Eye's cream y merece la pena hacerle una visita

El establecimiento se llama Eye’s cream y merece la pena hacerle una visita

Por la noche puedes cenar en Addis Abeba, un restaurante etíope donde puedes comer con las manos, ¡toda una experiencia!

Cuando hayas acabado, límpiate bien y sal de fiesta (no querrás ligar y que te hagan la cobra porque hueles a kebab); normalmente la gente joven sale por Razzmatazz, Apolo o Plataforma, aunque hay mil clubs que merecen la pena (la última vez que salí, me tomé algo en el Sor Rita y acabé peor que Isabel Pantoja volviendo a España de Miami en el 91).

DOMINGO

Día de resaca, si te despiertas tarde puedes dar una vuelta por Poble Sec y acabar comiendo algo en calle Blai, donde hay bares en los que los pinchos cuestan 1€ y están realmente buenos.

Antes de hacer una larga sobremesa, ten en cuenta que todavía te queda acercarte a ver la Sagrada Familia y, después, supongo que tu avión o tren saldrá prontito para volver a casa, ¡espero que lo hayas pasado genial este fin de semana en la ciudad condal! 🙂

¿Quieres ser nómada digital? ¿Quieres viajar conmigo?

¡Cuanto tiempo sin escribir en mi blog! Me encanta estar haciéndolo otra vez, aunque en enero ya volveré a los vídeos y seguiré escribiendo para compartir todas mis estrategias de marketing, pero no aquí. Sigue leyendo para saber dónde 🙂

Hoy vengo a presentarte mi primera startup: CoWorld

¡Pero espera! Antes de que le des clic, deja que te explique yo de qué va, por qué mis socios y yo la hemos creado y qué quiero ofrecer en exclusiva a la pequeña familia que siempre me ha apoyado en Judithtiral 🙂

¿Qué es CoWorld?

En CoWorld organizamos retiros de co-working de 30 días para trabajadores freelance y en remoto, emprendedores y personas en transición entre carreras.

Creamos un ambiente de trabajo productivo en diferentes lugares del mundo (Buenos Aires, Barcelona, Río de Janeiro y Ho Chi Minh, por ahora), donde los participantes cuentan con alojamiento, un espacio co-working, formación y escapadas para romper con su rutina, abrazar la multiculturalidad en un nuevo país, descubrir perspectivas diferentes y crear nuevas amistades, así como relaciones profesionales y oportunidades de negocio.

¿Por qué CoWorld?

Por necesidad.

Como todos sabéis, el año pasado fue mi primer año como freelance, concretamente, como nómada digital – porque tan rápido tuve dos clientes dije “venga, ciao, ahí os quedáis, voy a ser legendaria, mientras os hincháis a pipas, ¡me voy a hacer millonaria!” y me fui a Japón a vivir en un piso de 5 metros cuadrados:

Después estuve viajando por Filipinas, Marruecos, Namibia, Botswana y terminé viviendo durante una temporada en una pequeña isla de Grecia llamada Symi, un paraíso:

El caso es que mientras vivía traviajando, me di cuenta de dos cosas:

  1. Yo, que hablo por los codos, siempre tengo una sonrisa en la cara y soy amiga de todo el mundo, me sentía sola.

    La razón es sencilla: no puedes llegar a una nueva ciudad, alquilar un piso, ir a un coworking o a una cafetería y hacerte un amigo del alma que justo sea afín a ti y que, además, tenga el tiempo suficiente para verte más de una vez a la semana.

  2. Por otro lado, como freelance echaba de menos aprender de un equipo: trabajar con otros hace que aprendas más rápido y te ayuda a ver diferentes perspectivas de un mismo tema.

Como decimos en el artículo de Entrepreneur en el que apareció CoWorld la semana pasada (jajajaja, sólo quería meter que ya habíamos salido en Entrepreneur), el proyecto nace para cubrir una necesidad que ha surgido con la evolución de la era industrial a la era de la información, un cambio de estructuras de trabajo y un aborrecimiento general a los requisitos de trabajar en una oficina: la necesidad de viajar mientras trabajas, con una comunidad afín a ti del que aprender, crear amistades y dar encuentro a posibilidades de negocio, sin sentirte solo.

¿Qué entra en una experiencia CoWorld?

  • Acceso a una comunidad vibrante afín a ti.

  • Una habitación privada en un hermoso y céntrico apartamento compartido. O alojamiento privado, si lo prefieres.

  • Membresía en nuestro espacio local de co-working.

  • Tarjeta SIM local.

  • Brunch de orientación de bienvenida, comidas una vez a la semana y cena de despedida.

  • Encuentro con líderes y oportunidades de negocio.

  • Formación, workshops & networking.

  • Organización de varios viajes, excursiones y actividades que varían dependiendo del destino que elijas. En Río de Janeiro haremos clases de surf, por ejemplo, mientras que en Ho Chi Minh iremos a casa de una familia vietnamita a cenar (no se incluyen las tasas de clase / tour).

  • Calendario completo de eventos para elegir para el mes: Exposiciones, galerías, fiestas, conciertos y mucho más

  • Persona de CoWorld que te asesorará durante tu estancia.

Lo bueno de todo esto es que, aunque entra en el precio, no tienes por qué hacer nada de manera obligatoria. La experiencia CoWorld es tu experiencia, tú eliges qué quieres hacer y cuándo. Trabaja tanto o tan poco como quieras. Eres libre.

Yo y mi socia Candela trabajando en CoWorld. Fede, el otro socio, no está en la fotografía porque está viajando por la India 🙂

¿Quieres viajar conmigo?

Muchos de vosotros me preguntabáis cuándo iba a hacer viajes en los que yo fuera la guía – en este caso no seré la guía, porque tendremos a locales, pero sí podréis viajar conmigo, que al fin y al cabo es lo mismo, porque entre cañas sí podré contaros secretos de la historia de (por ahora) estos destinos:

Ahora sí, quieres, además, ¿aprender a vivir de Internet?

También me preguntabáis cómo había conseguido ser nómada digital o cómo ganaba dinero con mi blog.

 

Aunque en las experienicas CoWorld ya ofrecemos formación (por nuestra parte y por parte de la comunidad), quería añadir algo: si vienes desde este blog, te gusta el marketing y/o tienes un oficio que podría llegar a hacerse a través de Internet o quieres crear un blog con el que ganar dinero – yo te enseño a vivir de Internet.

 

No aseguro que luego puedas hacerlo, eso depende de cada uno: si eres un vago o te faltan habilidades, poco se puede hacer. Pero, si esa es tu necesidad, por el precio de una experiencia única en otro país tendrás formación personalizada por parte de una persona que ya ha conseguido lo que quieres y que se desvivirá por que tú también lo consigas: vivir traviajando por el mundo.

La libertad 🙂

 

  • Sólo tienes que poner el código JTIRAL10 cuando hagas la aplicación, de manera automática tendrás un 10% de descuento en la experiencia – un descuento que te aseguro que no encontrarás en ninguna otra parte, es sólo a modo exclusivo para los lectores de este blog, para daros las gracias 🙂 
    * El código sólo es válido hasta de 31 de Diciembre del 2017.

Y eso es todo, ahora sí: 

Ir a CoWorld 

Atención también al blog de CoWorld, porque en los próximos días voy a compartir esto (ya tienes el primer artículo publicado): https://www.coworld.co/es/blog/blog-de-nomadas-digitales

  • Cómo viajo completamente gratis y duermo en hoteles de 5 estrellas 26/12/2017
  • Cómo conseguí reunirme con influencers famosos como Pat Flynn, Neil Patel o Rand Fishkin 2/1/2018
  • Cómo aparecer en los medios nacionales gratis 9/1/2018
  • Cómo conseguir tus 3 primeros clientes como freelance en una semana 16/1/2018

Cualquier dudita que tengas, aquí estoy. ¡Os quiero! 🙂 

Un abrazo fuerrrrrrrrrrrrrrrrte.

Judith