Escocia

Pequeña guía práctica sobre Escocia: comida, comida

Elena es una lectora (“¡hola, elena!”) que ha querido compartir con todos nosotros su experiencia en Escocia. “Con todos nosotros”, parecemos una secta. “Parecemos” -repitió Judith miedosa mientras escondía su maléfico plan.

Disfrutad del post y muchas gracias a Elena, ¡a ver quién se aguanta las ganas de visitar las Tierras Altas ahora!

Julia Roberts

Aterricé sola en Escocia para pasar dos semanas, estaba congelándome al bajar del avión y encima había pagado equipaje por sobrepeso (de equipaje, claro). Pero para sobrepeso la gran depresión que tuve al dejar el país.
Cursiladas y anécdotas a parte, voy a escribir aquí una breve guía práctica (espero) de supervivencia para este lugar taaaan económico reconocido mundialmente también, entre los puntos que voy a escribir, por contar con agostos disfrazados de noviembre: Escocia.

Highland: verde que te quiero verde

Antes de dejarme abducir por Edimburgo, es necesario hablar de sus alrededores: merece la pena ir por un día a las Highland, es decir, las tierras del norte. Están llenas de castillos, lagos y vacas pelirrojas.

Escocia paisajes visitas

Ejemplo de uno de los paisajes que podemos encontrar en Highland

Paisaje de Escocia las Highland

Otro precioso paisaje de Escocia en Highland

Highlands es como se conoce a las Tierras Altas de Escocia, una región situada en el norte poco poblada y con unas vistas increíbles. Como ya sabéis, Edimburgo es una de las ciudades medievales mejor conservadas en toda Europa, así que ya os podéis imaginar el aura a Edad Media que recorre el resto del país.

Personalmente, creo que no hace falta perder horas para ir a ver a Nessie (si lo hacéis, invitadle a algo de mi parte), más próximos a las ciudades hay preciosos paisajes y pueblos pintorescos en los que perderse.

Del color verde salto al turquesa. Sí, Edimburgo tiene playa. Pero no, no vais a conseguir un precioso bronceado.

Si te gusta el mar, merece la pena visitarlo y si, por alguna extraña razón, adoras las gaviotas, no hay excusa porque allí han conquistado toda la ciudad (me he imaginado un ejército de gaviotas pintadas a lo Braveheart pero no voy a recrearme en ello por el bien del blog).

Playa escocesa

Playa escocesa

Es una zona muy tranquila y, como Edimburgo regala siempre rincones memorables, justo delante de la playa descubrí un bar con terraza interior y violines en directo donde comí el mejor crepe habido y por haber (pardonnez-moi, France).

SPAM sobre la comida

Sí, voy a spamearos con mi gran adicción. Abstenerse gente refinada o con colesterol. La comida me fascina y hablando de Escocia es un punto que no podía faltar.

Si os gusta lo empalagoso… Welcome home!

El plato típico escocés son los haggis. El camarero no nos quiso decir lo que era porque no lo pediríamos así que yo tampoco voy a hacerlo, probadlo y comprobaréis que si os dicen que es rata os va a dar igual.

escocia plato típico

Los haggis: ¡a ver cuántos aguantan sin buscarlo en Google!

Si alguna vez visitáis el norte de Reino Unido, os daréis cuenta de que allí todo es a lo grande o a lo “basto”. Dejad que me explique. En Escocia, por ejemplo, otro “plato” típico es la comida rebozada. Que sí, que suena fatal pero es fácil acabar cayendo a la tentación de las hamburguesas o pizzas disfrazadas de nugget (después de una noche de cervezas esto sabe a foie o paella con langostinos, de veras).

plato típico escocés

El postre también lo rebozan

Cerveza, hobbits y guitarras

Tras una semana de curso allí, pedí el cambio de turno de clases de mañana a tardes para poder disfrutar de los pubs. Si voy a hablar de Escocia, estos lugares merecen que les haga un pequeño hueco en este post.

Allí es típico merendar la vecina Guinness o unas buenas sidras en vez de pan con Nutella, así que la gente puede pasarse tantas horas en el pub (el casco antiguo está repleto) como horas tiene el día. Pero no es hasta la noche donde aparece la magia (lo siento, amor ciego dicen) y se puede disfrutar de una pint mientras seres barbudos con guitarras salidos de la Tierra Media versionan a Johnny Cash.

Y ya, que estudio Marketing pero no me gusta vender (aunque debería, creo) así que pararé de halagar estas tierras… me voy a robar para poder volver allí en breves.

Cómo viajar gratis o muy barato: la guía definitiva

Bienvenidos a la guía de recursos y consejos para poder viajar gratis, muy barato o sin dinero por el mundo, en constante edición:

Travelling

Durante los años que llevo viajando he aprendido mil trucos para hacerlo gratis, sin gastarme un euro. Y quiero compartirlo con todo el mundo, nada me hace más feliz que recibir vuestros fotos vuestras viajando y felices en mi correo electrónico.

Os recomiendo guardar este post en vuestros favoritos y revisarlo cada vez que estéis a punto de realizar una odisea mochilera (tampoco hace falta, también te resultará mega útil si te vas un fin de semana de vacaciones).

Ahora los consejos sobre cómo viajar gratis y/o cómo viajar sin dinero, espero que os sirva de ayuda:

Conseguir vuelos baratos o gratis

1. El vuelo más barato se encuentra buscando en los agregadores: No vas a encontrar vuelo más barato que en Skyscanner, de verdad. Te compara todos los precios del mercado y te da el más barato.

Atención porque además puedes dejar el destino abierto y te encuentra cada chollo… Así me fui yo a Nueva York, ida y vuelta, ¡200€ sólo!

2. Cambia la moneda de pago: nunca he utilizado este truco, pero he leído a muchos gurús en el ámbito de los viajes de Internet que lo han hecho y les ha funcionado. Se trata de consultar la página web de la aerolínea perteneciente a otro país; ejemplo: de britishairways.co.uk pasaríamos a britishairways.com y así tomaríamos ventaja de la tasa de cambio de libras a dólares.

3. Prueba rutas diferentes: en Europa contamos con tantos aeropuertos y vuelos que es muy fácil de hacer – yo misma lo he hecho. Se trata de barajar rutas distintas – ¡Cuidado con no volverse loco buscando! Pero, si volar desde Barcelona a Milán siempre cuesta muy barato, quizá te interesa mirar qué destinos hay desde Milán a otras ciudades por precios irrisorios (últimamente utilizo mucho esta palabra porque es como mutante – me gusta).

4. Desde la web del aeropuerto: muchas compañías no aparecen en los agregadores que comparan precios; si vas a volar a una ciudad, puedes ir a la web del aeropuerto y mirar qué aerolíneas aterrizan ahí para comprobar en sus webs los precios.

5. Viaja gratis acumulando puntos: regístrate de manera gratuita en la página web de la compañía para conseguir un número de socio e insertar éste en futuras compras. A medida que viajes irás recibiendo puntos/millas que podrás canjear por vuelos gratis.

6. Suscríbete a aerolíneas: yo estoy suscrita a unas cuantas y suelen llegarme promociones. A veces te regalan millas por ver vídeos o registrarte en otra web.

7. Compañías lowcost o bastante baratas: Ryanair, Wizz Air, Finnair, Vueling, EasyJet

Unitrips: Es una compañía de viajes jóvenes para estudiantes que te permite viajar completamente gratis si consigues que 10 personas se apunten al viaje.Sólo tienes que convencer a 10 colegas para que se apunten contigo y te regalan una plaza. Seguro que ya estás empezado a mandar mensajes, mari chocho ahorradora.

Encontrar alojamiento barato o gratis

A diferencia de los vuelos, es súper fácil encontrar un lugar en el que dormir por 0€. Eso sí, olvídate de una súper comodidad: o no será tu casa o te tocará acampar.

1. Casa gratis en AirBNB

Conseguir alojamiento gratuito en AirBNB es mega fácil.

Me encanta AirBNB porque puedes conseguir casazas con vistas increíbles a un precio muy bajo. Y, si sigues este truco, lo harás sin gastar dinero.

Conté el truco en este post pero te lo explico ahora mismo en dos frases:

  • Crea una nueva cuenta haciendo clic aquí o pon mi código “jtirado6”, ya tendrás los primeros 30€ gratis.
  • Ahora coge el código que te da AirBNB y busca en Google “códigos de descuento en AirBNB” .
  • Te aparecerán mil webs que son agregadores de códigos, lo único que tienes que hacer es enviar el tuyo. Por cada persona que se registre con tu código, tendrás 30€ o 65€ más.
  • Ya puedes quedarte gratis en casas ajenas 🙂

2. Quédate en la casa de los lugareños: qué palabra más entrañable, ¿verdad? lugareños. Repítelo otra vez: lugareños. Ay, no sé por qué pero me han entrado de darles una sopita a todos.

A pesar de mi mala experiencia con el couchsurfing, no dejaré de recomendarlo: con este método puedes quedarte a dormir en el sofá, cama o colchón de aire de alguna persona que viva en la ciudad que vas a visitar. Es una forma mucho mejor de conocer un país que alojarse en un hotel porque te permite acercarte más a la cultura local y descubrir los “secretos” de la ciudad.

Bali / Indonesia / Travel

Bali, Indonesia – fotografía de Cuba Gallery

3. Trabaja a cambio de alojamiento: existen cientos de albergues por todo el mundo en los que puedes trabajar a cambio de alojamiento y comida gratis. En la mayoría de éstos tus tareas son limpiar unas horas durante la mañana y, generalmente, el resto del día te queda libre para visitar la ciudad. Sin embargo, el trabajo siempre dependerá del lugar en el que te encuentres: puede que tengas que trabajar de recepcionista o hacer otras funciones.

Si viajas sin dinero, también puedes conseguir alojamiento gratuito trabajando en granjas orgánicas extranjeras; este método se conoce como Wwoofing. Echa un vistazo a la experiencia de Pablo con WorkAway – esta es una de mis páginas favoritas y supongo que la usaré en un futuro.

Además del conocidísimo au pair, en Internet también he encontrado la posibilidad de limpiar casas mientras sus dueños están fuera. Os dejo unas webs (atención a la última): Mind My House, House Carers y Luxury House Sitting.

4. Acampar o acampar en un jardín: puedes hacerlo al aire libre; sin embargo, últimamente me encuentro mucho en Internet gente que está ofreciendo los jardines de sus casas por si alguien necesita acampar en ellos. De momento las oportunidades se encuentran casi todas en las Islas Británicas (why not?): Camp in my garden.

5. Intercambia tu casa: tengo una amiga que lo hace cada verano; se trata de intercambiar tu alojamiento con otros propietarios en cualquier época del año: HomeExchange.

Ahorrar en transportes

Llámame raticatte pero, si sólo quieres moverte por la ciudad, yo te recomiendo hacerlo andando. No es la manera más rápida, pero si la más barata / mejor para conocer la ciudad.

Si son distancias de largo recorrido, puedes seguir estos puntos:

1. Comparte coche: seguro que últimamente habéis escuchado hablar mucho sobre BlaBlaCar; si no lo habéis hecho, consiste en ofrecer las plazas libres en tu coche a viajeros a través de la página web para compartir los gastos del trayecto. Otra web alternativa también muy conocida es Carpooling.

2. Viaja en autocar: Viajar en tren a menudo dispara el precio de los viajes, pero como quieres recorrer el país acabas pasando por el aro. Si sois un grupo lo ideal es viajar en autocar y, aún mejor, si sois un grupo grande os podéis pegar un viaje de puta madre por poco dinero alquilando el vuestro propio. Échale un vistazo a Grupo Ruiz.

3. Hacerte con la tarjeta de turismo de la ciudad (otra vez): no sólo ofrecen descuentos en museos sino que, generalmente, incluyen el transporte local gratuito.

4. Auto stop: podríamos estar hablando durante horas sobre los pros y los contras, pero si quieres viajar gratis es una buena alternativa. Si decides hacerlo, échale un vistazo a la web Hitchwiki para encontrar información en español sobre puntos de partida estratégicos para hacer dedo: según he leído lo recomendable es esperar en una gasolinera y preguntar amablemente a los conductores que paran a cargar combustible.

5. Alquila una bicicleta pública: decenas de ciudades europeas ofrecen esta opción; en Barcelona, por ejemplo, encontrarás el bicing. En esta sección de la Wikipedia ya han escrito ciudades y programas.

6. Trabajar como RV Courier: si estás en Estados Unidos, puedes trabajar como conductor de una caravana o coche de alquiler para llevarlo allá donde lo necesiten. Alquilar camiones para que realicen esta función no les sale barato a las compañías, por lo que buscan continuamente conductores que desplacen la mercancía. Si te interesa, también te pagan el viaje de vuelta. El seguro y la gasolina están incluidos. Aquí tienes algunas webs: Cruise América, Auto Driveaway

7. Muévete con tu propia bicicleta: lo bueno de este punto es que, al llegar a tu destino, podrás usarla también para recorrer la ciudad. Atención al blog de Bicicleting.

Actividades gratis para viajar sin dinero

1. Guías gratis/free tours: cuando estuve en Amsterdam un guía nos hizo un ‘free tour’, es decir, nos enseñó la ciudad, nos explicó su historia/curiosidades y nos recomendó los mejores lugares de manera completamente gratuita (aunque le puedes dar propina).

¿Por qué hacen eso? Normalmente suelen ser muy carismáticos y te ofrecen otros tours de pago. En este caso, el guía hacía un tour por el barrio rojo de noche y éste no era gratuito. Por otra parte, seguro que ganan más turistas que acaban pagando si dicen que es gratis que si no lo hacen.

Para mí los recorridos con guías son necesarios para entender una ciudad; así descubrí yo que el barrio gótico de Barcelona era un poco fake.

Échale un vistazo aquí: Feelfreetours y NewEuropeTours.

Por otra parte, también puedes encontrar experiencias y recomendaciones en MiNube.

2. Apúntate en un papel los días gratis de los museos: antes de dirigirte a cualquier ciudad, entra en la web de los museos que quieras visitar y descubre si tienen algún tipo de descuento especial o días gratuitos. Incluso los museos más famosos cuentan con horas en las que acceder cuesta 0€ como, por ejemplo, el Louvre o el Guggenheim.

No olvides tampoco tu tarjeta de estudiante o cualquier otra con la que puedas obtener una reducción en el precio original de la entrada.

3. Hazte con la tarjeta de turismo de la ciudad: si vas a ver dos museos, no lo hagas; si eres un friki de la historia del arte como yo, entonces te saldrá a cuenta porque normalmente tienen descuentos increíbles.

Comer gratis o por poco dinero

1. Los puestecitos: si se trata de ahorrar unos euros y poder viajar lo máximo posible, los vendedores con pequeños puestos de bocadillos y en general comida rápida para llevar, vienen súper bien.

En Asia las calles están repletas de pequeños puestos de comida y el plato, según he leído, cuesta menos de un euro la mayor parte del tiempo.

2. Trabajando en algunas de las alternativas propuestas en la categoría de ‘alojamientos’.

3. Los supermercados de la zona: como ya comenté en el post de 10 señales que indican que eres Erasmus, cuando vives fuera de tu ciudad te conviertes en toda una señora Mari Carmen capaz de encontrar las mejores ofertas.

Si la guía te ha servido de ayuda, estaría muy agradecida si me regalas un ‘+1’ de Google+ o lo compartes en tus redes sociales para ayudar al resto de personas.

¡VIAJEMOS TODOS GRATIS!