Qué ver y hacer en Barcelona en un fin de semana

Si eres de los nuestros, te sientes sucio e incompleeeeet cuando visitas una ciudad y no visitas lo más típico de ella – aunque quien esté libre de pecado de pasar de visitar un museo muy importante de vacaciones, que tire la primera piedra… pero a mí no, que hoy he venido muy guapa a la oficina.

BOOM

Así que hemos hecho un planning de todo lo que haría yo como freak de Barcelona si llegara a la ciudad un viernes al mediodía, añadiendo también lugares típicos que no podrías irte sin verlos. O sí. Tú sabrás, no sé, ay.

Lo primero que necesitas es un hotel económico, así que échale un vistazo a estos hoteles baratos y escoge el que más te guste. 

Empezamos:

VIERNES

Acércate al restaurante de sushi Kibuka: normalmente es bastante caro, pero durante la semana tienen un menú de mediodía por sólo 9,90€ y ahí estoy yo cual rata de barriobajo para aprovecharme de la oferta y creerme Paris Hilton, que me conozco todas las ofertas de la ciudad.

De hecho, si no te gusta la comida japonesa, puedes ir al Teresa Carles, otro restaurante caro que tiene un menú de 9,90€ súper rico entre semana. Es vegetariano pero si eres carnívoro te encantará igualmente.

Por la tarde puedes ir al Parc Güell. Tómate toda la tarde para visitarlo con tranquilidad y disfrutar de él, es bastante grande y, aunque está en la ciudad, llegar hasta ahí con el transporte público se puede hacer un poco largo.

Para terminar el día, puedes cenar en la Vietnamita – no podría estar más rico y baratillo, de verdad. Si te queda energía, puedes ir a la fuente de Montjuic a ver el piromusical (¿quién se inventó esta palabra?) con los guiris. Sé que suena a cutre-plan pero la verdad es que si subes hasta el MNAC puedes ver toda la ciudad de noche, sentarte en sus escaleras y disfrutar del espectáculo mientras te tomas una cervecita. No te lo podría recomendar más.

Si no sabes dónde dormir, échale un vistazo a estos hoteles baratos que no dan asco.

SÁBADO

Despiértate tempranito y ves hasta la Casa Milà, así de camino para abajo puedes ver la Casa Batlló y llegar hasta Plaza Catalunya, pasear por las Ramblas, meterte por el gótico (no te olvides de visitar la plaza Sant Felip Neri), llegar hasta el Born y visitar la Catedral del Mar.

A la hora de comer, puedes cogerte una hamburguesa en el Kiosko Burger y caminar con tus amigos o tu pareja hasta el Parque de la Ciutadella para comértela. La hamburguesa digo.

PARADME

Ahí puedes tumbarte y descansar un poquito al Sol; siempre hay gente muy simpática (me parezco a mi madre cuando habla de amigos míos que le caen bien “son buenos nenes”), así que es muy fácil hacer amigos y acabar intentando caminar por encima de una cuerda tensada.

Por la tarde puedes caminar hasta la Barceloneta para ir a la playa (aunque es la de los guiris, ¡lo siento!), por el camino hay una de las heladerías más originales que he visto jamás, así que puedes comprarte allí la merienda y petarlo en Instagram:

El establecimiento se llama Eye's cream y merece la pena hacerle una visita

El establecimiento se llama Eye’s cream y merece la pena hacerle una visita

Por la noche puedes cenar en Addis Abeba, un restaurante etíope donde puedes comer con las manos, ¡toda una experiencia!

Cuando hayas acabado, límpiate bien y sal de fiesta (no querrás ligar y que te hagan la cobra porque hueles a kebab); normalmente la gente joven sale por Razzmatazz, Apolo o Plataforma, aunque hay mil clubs que merecen la pena (la última vez que salí, me tomé algo en el Sor Rita y acabé peor que Isabel Pantoja volviendo a España de Miami en el 91).

DOMINGO

Día de resaca, si te despiertas tarde puedes dar una vuelta por Poble Sec y acabar comiendo algo en calle Blai, donde hay bares en los que los pinchos cuestan 1€ y están realmente buenos.

Antes de hacer una larga sobremesa, ten en cuenta que todavía te queda acercarte a ver la Sagrada Familia y, después, supongo que tu avión o tren saldrá prontito para volver a casa, ¡espero que lo hayas pasado genial este fin de semana en la ciudad condal! 🙂

Cines de Barcelona para invitar a tu pareja sin tener que vender un riñón

Hoy en día estar corto de pasta no es un gran aliado del romanticismo y puede resultar difícil quedar de espléndido/a a la hora de la conquista.
Afortunadamente, la ciudad condal nos ofrece diversas alternativas low cost que harán las delicias de todo amante del buen cine. Además puedes acompañar la invitación para ver una película con una cena en uno de estos restaurantes baratos que parecen muy caros y quedar como un rey o una reina.

4 Cines mega baratos en Barcelona para quedar de espléndido con tu pareja o cita

Cines Texas

En la Calle Bailèn, muy cerca del mítico cine Verdi, se encuentra el acogedor multicine Texas, que cuenta con casi año y medio de edad desde su reapertura.
Con tan sólo cuatro salas en su haber, los Texas recuperan ese ambiente de cine de barrio que en ocasiones amenaza con desaparecer y se nota en la amabilidad de la gente que trabaja allí: el cariño en el trato al cliente se demuestra no sólo en el poderoso cartel, sino en las recomendaciones y sonrisas que nos regalan en la taquilla. Está llevado por amantes del séptimo arte y eso se nota.

cine-barato-barcelona
Otra clave del éxito es la programación, ya que se ofrece una cuidada selección de reestrenos en versión original con subtítulos en catalán. Sin duda, una buena oportunidad de ver títulos que se nos habían pasado hace unos meses o que no podíamos ver en pantalla grande por esa extraña manía que tenemos de comer todos los días.
Por si fuera poco, los precios son reducidísimos: 3 euros la entrada general y 2 euros para los menores de edad y los mayores de 65 años.

La Filmoteca de Cataluña

Otra buena opción de ver buen cine a precio hobbit es asistir a las salas de la Filmoteca de Cataluña, en el Raval.
La entrada está a cuatro euros, pero con el carné de bibliotecas la cosa te sale a 3 euritos, casi nada. Además, si en un atisbo de generosidad, nos da por regalarnos la tarjeta Filmo10, un abono de diez sesiones no nominal, el precio se reduce a dos euros por película. Que no hay excusa para no ir al cine, vamos. Además, se está calentito y no venden comida, así que ningún cinéfilo dominguero nos molestará con el ruidito de sus palomitas al mascar.

filmoteca-peliculas-bcn

Eso sí, prepárate para unos ciclos mucho más exigentes, no encontrarás muchas pelis de Jennifer Lawrence, salvo quizás “Winter’s Bone”. Si por lo contrario, seguidor de Godard y Béla Tarr, eres amante del cine clásico o independiente, sin duda estás en el sitio adecuado.
La guinda del pastel se encuentra a pocos metros, en el bar Marsella. Aunque está plagado de guiris, aún resulta un buen lugar para charlar de amor y cine entre absenta y absenta.

Cines Maldà

En el corazón del barrio Gótico, se encuentran las oscuras galerías Maldà. Sus locales y pasillos (algo demodé) nos transportan a otra época y dan ciertamente un poco de cosica. No obstante allí se encuentra escondida una joya de la resistencia, el multisalas Maldà.
Por el precio de una entrada (que puede variar de 4 euros a 6 euros, depende del día de la semana), podemos ver todas las películas que queramos ese día. Sí, has leído bien. ¡Sesión continua al estilo “Nuovo Cinema Paradiso”, por algo menos que una T10! Eso significa que los más valientes pueden ver hasta un total de 7 u 8 sesiones seguidas.

entradas-cine-baratas-barcelona

Tal vez necesitas un aparatejo como el de Alex DeLarge, de “La Naranja Mecánica” para que no se te caigan los párpados de cansancio, pero no se puede decir que no sea una estupendísima oferta.
Sólo una diminuta pega, si vienes de la Tierra Media selecciona muy bien la butaca o prepárate con algún tipo de artilugio que te sirva de cojín, la sala es antigua y no resulta muy cómoda para los que medimos más bien poco.

Cines Phenomena

El espectacular nuevo cine Phenomena, situado en la calle Sant Antoni Maria Claret, cerca de la antigua Fábrica Damm, es uno de los emplazamientos cinematográficos más importantes de Barcelona.
La sala tiene un año de edad aunque las sesiones Phenomena vienen de mucho tiempo atrás. En ellas, se podía disfrutar de grandes éxitos de culto del pasado: todo un espectáculo poder ver una doble sesión “La princesa prometida/Goonies” o, por ejemplo, “Tiburón/Alien” en pantalla grande y más aún para aquellos treinta-y-tanto- añeros que crecimos con ellas, viéndolas en VHS o en cintas mal grabadas.

phenomena-barato-bcn

El nuevo Phenomena, además de clásicos de culto, proyecta nuevos filmes en versión original. La pantalla es una de las más grandes del país, el vestíbulo está diseñado como si estuviéramos dentro del Hotel Overlook de “El Resplandor”, y el exterior nos garantiza que estamos en un cine de los de antes.
En cuanto al precio, es verdad que pica algo más que los anteriores cines mencionados (desde 6€ hasta 12€) pero se reduce a la mitad si te haces socio. Eso significa que por 3 euros podemos ver a David Bowie en “Dentro del Laberinto” ¡amén!

Por último, si aún y así, crees que es más romántica la calidez de una película a la luz de la estufa de gas butano, te recomendamos la plataforma Filmin, que proporciona un gran pantone audiovisual por calderilla.

4 miradores flipantes para disfrutar de las mejores vistas de Barcelona

El otro día te hablamos de los miradores más originales que puedes encontrar en pleno centro de Barcelona y que todavía son bastante desconocidos: las increíbles terrazas de los hoteles más top de la ciudad.

Hoy venimos con otro tipos de miradores: los naturales, los de toda la vida, los de subir a la montaña con un bocadillo y unas cervezas y sentarse con los amigos a charlar un rato. También puedes ir solo/a, pero parecerá un poco que estás grabando un videoclip, ¿no?

A mí no me mires, sólo soy un perro

Turó de la Rovira. Mirador del Búnker del Carmelo

Aunque en los últimos años está siendo más conocido, el Búnker solía ser hace unos añicos una zona desconocida por turistas y frecuentada, exclusivamente, por gente del barrio del Carmel. Básicamente porque está ahí, sino a qué iban a ir exclusivamente los de Carmel a otro sitio a disfrutar de un mirador, ¿verdad?

Desde ahí puedes ver toda la ciudad condal al completo, incluso se ven hasta villas colindantes (palabrita que aprendí en segundo de geografía y quería usar en algún momento de mi vida, ¿se nota mucho que la he colado aquí?). Como te puedes imaginar, es uno de los mejores sitios para sacar fotos panorámicas de la ciudad.

Fotografía de Carles Bruguera Artero

Fotografía de Carles Bruguera Artero

Está abierto 24h durante los 365 días del año y pertenece al patrimonio de la ciudad, ya que a sus espaldas tiene una buena historia: los búnkers fueron construidos en la Guerra Civil Española como batería antiaérea para defender la ciudad de los bombardeos pero, cuando finalizó la guerra, se siguió utilizando el espacio para construir en él barracas y, de esta manera, se formó el “barrio de los Cañones”, desaparecido en la década de los 90. De hecho, si vas y ves mosaicos en el suelo, es lo poco que queda de las casas que un día estuvieron ahí.

Si puedes subir hasta allí, entre semana es cuando se está mejor – durante el finde se puede llenar de turistas y disfrutar de la experiencia ya es una tarea más difícil.

Te sientes más o menos así

Mirador Jardines de Miramar

Este mirador está en la zona baja de la Montaña de Montjuïc, fue creado en la Exposición Internacional de 1929 y le dieron este nombre por los jardines que allí se encuentran, en honor a las vistas al mar.

mirador-miramar

Si te flipan los puertos y no tienes 70 años, háztelo mirar, pero que si te gustan éste se trata del mirador idóneo: desde ahí puedes verlo desde las alturas, así como el Hotel W, el monumento a Colón, el World Trade Center (no el de NY) y sobretodo, el precioso y extenso mar.

Mirador del Migdia

Se trata de uno de los miradores de montaña más desconocidos por los turistas, e incluso por la gente de Barcelona. Aunque me dicen por pinganillo que Leticia Sabater lo conoce muy bien. Migdia, mediodía… lo siento.

tumblr_mapks411sy1rtblsy

Tiene una zona de picnic con mesas y bancos de madera, rodeada de frondosos pinos que emanan un olor único. Puedes ir a pasar el día con la familia, amigos o incluso una romántica velada con tu pareja.

Desde allí puedes observar la Zona Franca, el Puerto de Barcelona, el Cementerio de Montjuïc e incluso el Baix Llobregat.
Si te gustan las terracitas y los bares, al lado hay un bar llamado “la Casita” siguiendo con la estética del lugar y abierto de miércoles a domingo.

Caseta-Migdia-mesas

Mirador del Alcalde

También se encuentra en la famosa montaña de Montjuïc, pero es vez situado en la zona alta. Se puede llegar en autobús o andando desde la parada del Funicular de Montjuïc.

El nombre viene de las excelentes panorámicas que se observan desde allí, como se supone que un alcalde observa desde su querido ayuntamiento (lol Ada Colau).

mirador-alcalde

Se trata de un mirador tranquilo y agradable rodeado de césped, donde puedes puedes ir a tomarte un picnic y respirar aire fresco.

Estos miradores son sólo cuatro de los muchos sitios donde se puede disfrutar de otras partes de la ciudad, todavía muy desconocidas. Desde GapFear esperamos que disfrutes mucho de las vistas mientras te comes un buen bocadillo de chorizo; si crees que nos hemos dejado algún mirador guay, déjanos un comentario y lo añadimos.

Los 6 mejores sitios para salir a correr por Barcelona

Son muchas las razones que pueden llevarte a correr: te han regalado un libro de Coelho y te preguntas qué has hecho tú para merecer ese calvario, tu pareja se ha tatuado tu nombre, alguien de Facebook ha dado entender en su estado que tenía un problema pero no escrito de qué se trataba para hacerse el víctima… El caso es que en Barcelona cuentas con varios sitios bonitos por los que merece la pena hacerlo y aquí tienes los mejores:

El Río Besós

Una auténtica joya para los amantes del runinng y lo único que nos consuela a las personas que hemos nacido en un barrio pobre: un paseo bastante amplio al lado del río que te permite correr 6,5 kilómetros sin tener que parar el ritmo por culpa de semáforos (13km ida y vuelta) (soy muy inteligente) (gracias por este premio, señor alcalde, le votaré para que construya un monorail).

correr-rio-besos-barcelona

Si no te gusta correr por asfalto, también puedes cuidar de tus rodillas haciéndolo por la franja de césped. Si tienes sed durante el entrenamiento, siempre puedes subir una de sus pequeñas rampas y encontrarás fuentes en los diferentes parques que hay en la zona superior.

El Paseo Marítimo

Tanto si eres un profesional y te gusta correr miles de kilómetros sin tener que pararte cada dos por tres por culpa de alguna intersección, como si eres un corredor novel (sonaba mejor que llamarte novato, ¿ok?) y te gusta poder parar cada xkm o metros para coger aire con la seguridad de que tienes una parada de metro o autobús cerca para volver a casa, el paseo marítimo es la mejor opción para correr por Barcelona.

El corredor experimentado es Van Damme y tú, novicio, la chica con la camisa negra

Desde la playa del hotel W a la playa del Fòrum son unos 5km y algo, casi 6km, pero siempre puedes alargar el recorrido hasta la de Vilassar si estás entrenando para una distancia larga y te salen 20 y tantos. Fan de salir a correr una tarde y acabar en Cadaqués.

Durante todo el trayecto puedes encontrar varias fuentes, ¡el calor no será un problema!

El Parque Joan Miró

Cerca de Plaza España se encuentra el parque Joan Miró: rodearlo es un kilómetro, por lo que es estupendo para empezar a entrenar y las personas que eligen este espacio pueden controlar muy fácilmente la distancia recorrida en cada entrenamiento.

correr-barcelona-parque

En esta foto tiene que haber mínimo 2 personas medio locas que salieron a correr 10km y perdieron la cabeza dando vueltas

Lo más cómodo de este lugar es que, al igual que los anteriores, aunque estés en medio de la ciudad puedes completar el recorrido sin encontrar ningún semáforo.

El parque de Can Dragó

El parque de Can Dragó está en el barrio de Sant Andreu: el recorrido completo es de dos kilómetros aproximadamente, por lo que se reduce un poco la monotonía de la anterior opción.

El inconveniente es que, en este caso, te encontrarás con seis semáforos (tres de ida y tres más de vuelta).

Oops, I did it again

Avenida Diagonal

Dentro de las mejores opciones, es la peor con diferencia – es como en aquella canción de Ojete Calor que el cantante dice: “en esta foto estás tan feapa, tan fea y tan guapa”. Nos gusta correr por la avenida Diagonal, sí, pero sólo si no hay otra opción.

Si bien es cierto que desde la Plaça Francesc Macià hasta el parque Cervantes hay unos cinco quilómetros, el trayecto está repleto de semáforos, de coches (demasiada contaminación) y de transeúntes.

La Carretera de les Aigües

Otra de las mejores opciones cuando empiezas el día, lo terminas o es fin de semana. La carretera de les Aigües te ofrece un recorrido de 9 quilómetros: el punto inicial se encuentra en la Avinguda Tibidabo y conduce, por una pista en medio de la montaña, hasta Sant Just.

Además de poder correr respirando aire puro, las vistas de Barcelona de las que se puede gozar durante buena parte del recorrido son magníficas.

ruta-barcelona-running

¿Conoces algún lugar para practicar running en Barcelona que nos hayamos dejado? ¿Te parece que uno de los sitios es una cagada de paloma? ¡Déjanos un comentario y no nos dejes hablando solos!

Las 5 librerías con más encanto de Barcelona

A diferencia de grandes distribuidoras como Fnac o Casa del Libro, en estos lugares casi mágicos puedes encontrar una selección única de textos realizada por el librero con mucho cariño y criterio, no encontrarás nada de John Grisham y podrás seguir leyéndole a tu suegra el Infierno de Dante, el Octavo Círculo, porque creías que la información le vendría bien. Uhhhhh, me muerdo la lengua y me enveneno.

Aún así soy mejor persona que él

La Calders (Passatge de Pere Calders, 9 – Zona Sant Antoni)

Ofrece narrativa, poesía y ensayo en diferentes lenguas para hacer las delicias de los lectores más exigentes. Desde el día que levantaron la persiana por primera vez se animaron a defender la cultura y los autores locales, haciendo de la Calders una plataforma familiar de difusión.

libreria-calders

La Central

Todo un referente literario de la ciudad, hay varias de ellas esparcidas por Barcelona.

Su oferta es tan amplia y variada que podrás encontrar casi de todo: revistas literarias, ensayo, poesía, narrativa de calidad, textos comerciales, libros de arte, de historia y, por supuesto, muchísimas novedades. Los barceloneses solemos decir que si no está en La Central, no existe. 

mejor-libreria-barcelona

La Nollegiu (Calle Amistat, 20 – Zona Poblenou)

Se ha convertido en un centro cultural tanto del barrio como de la propia ciudad, organizando eventos literarios casi cada día de la semana. A mí me gusta mucho porque nunca he encontrado un libro de Lucia Etxebarría allí.

Cuando te regalan un libro de Coelho

Como no se conforman con hacer sólo venta de libros y los dueños (<3 María y Xavier <3) sienten verdadera pasión por la literatura, decidieron desde el primer momento atreverse con talleres poéticos, obras de teatro minimalistas, vermuts literarios y un sinfín de proyectos que harán las delicias de todos los públicos: adultos, niños, literatos o aficionados.

libreria-magica-barcelona

La Laie y su cafetería (C. de Pau Claris, 85 – La Dreta de l’Eixample)

Un punto de encuentro tanto para aficionados, como para grandes figuras de la literatura. De hecho, no es extraño encontrarnos en la planta de arriba, donde se sitúa el bar-cafetería, a algún periodista realizando una entrevista a escritores como Vila-Matas, Pisón o la genial Usón.

Está situada en pleno corazón de la ciudad y es una delicia pasearse por ella.

cafe-libros-barcelona

Norma Cómics (Passeig de Sant Joan, 9 – Zona la Dreta de l’Eixample)

La meca de los amantes del cómic desde 1983, allí podrás encontrar desde todos los títulos de las editoriales de cómic españolas a la obra más internacional e inédita que te puedas imaginar.

No tengo foto de la librería – que es una pasada, pero sí tengo esta que tampoco está mal – un día fui a comprar un cómic, abrí uno al túntún y me encontré esta joya:

No tengo foto de la librería - que es una pasada, pero sí tengo esta que tampoco está mal: un día fui a comprar un cómic, abrí uno al túntún y me encontré esta joya

Tienes que hacerle una visita, aunque jamás hayas consumido cómics, y pedir que te recomienden uno. Novela gráfica, libros, cómic europeo, cómic americano, cómic manga, cómic infantil, literatura, merchandising… en más de 500 metros cuadrados, cosa fina fina.

¿Conoces alguna librería de Barcelona con encanto que nos hayamos dejado? ¡Déjanos un comentario y lo añadiremos pronto!