Cómo entrar gratis a un concierto cuando ya no quedan entradas

¡Cuanto tiempo sin escribir! Hoy lo hago porque me apetece mucho explicar una cosita que pensaba el otro día, y que va unida a una anécdota que creo que te va a gustar.

Es sólo una reflexión, jamás pretendería dar lecciones a nadie. De hecho, debes saber ya que este es el blog de la anti-ayuda, porque soy un desastre: una vez estuve saliendo con un tío cuatro años y al final me di cuenta de que era el muñequito de una señal de tráfico.

Read More