Bélgica Europa

De Haan: un precioso pueblo costero de Bélgica

De Haan

Antes de abandonar Bélgica, decidí pasar unos días en la zona flamenca y visitar De Haan. Seguramente jamás hayas escuchado hablar de este pueblo de la costa porque, a pesar de ser precioso, no disfruta de la popularidad que debería por culpa del mal tiempo de su país.

De todas formas, estoy segura de que te interesará saber más de él cuando te diga que Albert Einstein estuvo viviendo ahí en 1933, antes de exiliarse por completo de Alemania con el objetivo de huir de los nazis.

De Haan: pueblo costero

La playa de De Haan

Cómo llegar a De Haan

Para llegar a este paraíso sólo tienes que coger el tren hasta la parada Ostende; una vez allí, súbete en el tranvía de la línea 1 hasta la estación De Haan (el tranvía está justo a la salida del tren, así que no tiene ninguna pérdida).

Qué hacer ahí

      • Ves a la playa: he vivido toda mi vida en Barcelona y hasta ahora sólo había visto el mar Mediterráneo y el mar Cantábrico; pues bien, el Mar del Norte es completamente diferente a éstos dos últimos y el tipo de playa también. En sus 11 kilómetros se crean unas dunas de arena fina increíble donde, de repente, aparece algo de agua y vuelve a desaparecer hasta que llegas a la orilla.
Detalle playa De Haan

Detalle playa De Haan

      • Disfruta de la Belle Epoque: si el pueblo parece salido de un cuento de hadas es, precisamente, por su arquitectura. Casi todos sus edificios están datados del s. XIX y se encuentran decorados con flores y pinturas en sus fachadas (aquí puedes ver más).
        Sus habitantes no son pobres como yo y el aspecto del pueblo lo demuestra. Imagínate estar ahí un caluroso día de verano, volviendo de la playa, caminando próximo a alguna de estas casas:
Casa De Haan

Una de las casas de De Haan

De Haan

De Haan

  • Relájate: De Haan no es un pueblo costero grande; sólo puedes pasear desde el centro de la villa hasta el mar, y viceversa. Encontrarse ahí es sinónimo de disfrutar de un relax sin igual. A no ser que tengas una novia así y encima te la hayas llevado contigo.
    • Tómate una cerveza: ningún viaje a la costa flamenca estaría completo si no disfrutaras de la mejor cerveza del mundo, con patatas fritas y, si tienes más tiempo y quieres terminar de sentirte fatal con tu cuerpo, un poco de helado.
    • Encuentra la casa de Einstein: en marzo de 1933, Einstein llegó al puerto de Amberes y, aunque su plan era volver a Alemania, cambió de idea al ver que Hitler estaba ganando popularidad en tan poco tiempo (ese mismo año sería presidente y canciller del país). Uno de sus amigos, el profesor belga DeGroot, le ofreció quedarse en su casita costera en De Haan y el físico aceptó, permaneciendo ahí desde el 28 de marzo hasta el 9 de septiembre de 1933. Aquí tenéis un vídeo en el que, el pobrecillo, despierta más miedo que cariño:

En la plaza próxima a su casa se encuentra una escultura conmemorativa que, el día que yo la visité, estaba siendo atacada por la definición visual de la palabra “guiri”:

Figura conmemorativa Einstein

El niño no sufrió ningún fenómeno paranormal, De Haan está libre de fantasmas

En definitiva, si vas a permanecer en Bélgica durante el verano, te recomiendo que le eches un vistazo a De Haan, uno de los pueblos costeros más bonitos que he visto. Cuando hayas terminado de contemplar el hotel Belle Vue, acércate a la heladería Australian Homemade Icecream y pídete un buen helado de Speculoos (la galleta típica belga). ¡Qué gustirrinín, oye!

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Barcelona España Europa

Curiosidades de Barcelona: el ángel del sartenazo

Detalle de la escultura del ángel

Hace una semana, un amigo me dijo que mis posts eran tan increíblemente geniales, originales, divertidos e interesantes -o igual sólo dijo que no estaban mal- que, a pesar de que sentía un pánico irrazonable al avión, le habían entrado ganas de viajar.

Auto high five

Auto high five a la Judith del pasado

Enseñándole la ciudad a una amiga estos últimos días, me he dado cuenta de que sé bastantes curiosidades de Barcelona y pocas veces las comparto, así que me he propuesto explicar algunas de ellas para transmitir mi pasión por esta ciudad y animar a muchos a que viajen hasta aquí y me hagan una visita.

Hoy os voy a explicar por qué en la parada de metro Jaume I, en la Plaza del ángel, hay una escultura que parece haber sufrido un sartenazo.

Detalle de la escultura del ángel

Primer plano del ángel

Santa Eulalia, la revolucionaria

Si Santa Eulalia hubiera nacido en 1987, seguramente hubiera sido la primera en colocar la tienda de campaña en Plaza Cataluña durante el movimiento 15-M.

Imaginaos la ciudad de Barcelona durante la época romana, entonces conocida como Barcino. Ahora imaginad un calamar. Ya tenéis calamares a la romana. Ahora volvéis a la época romana sin calamares, un período un poco sombrío en el que los cristianos sufrían persecuciones constantes por parte del emperador Diocleciano.

Un día cualquiera, una joven cristiana de tan sólo 13 años, se despierta cansada de estas persecuciones, se escapa de casa y acude a buscar al gobernador de Barcino, Daciano, y empieza a gritarle delante de todo el mundo que ya está bien con las represiones.

La reacción de Daciano:

Risa sarcasmo gif

“Jajajajaja, claro que sí maja, toma esto para ti y para tu rebaño de ovejas”

Reacción de Eulalia:

Santa Eulalia

“Pensé que pasarían muchas cosas pero al final nada”

Lo cierto es que la historia sigue de una manera muy triste. La niña se negó por completo a renunciar de su religión y el gobernador le condenó a trece martirios (tantos como su edad); desde ser encerrada en una prisión oscura hasta meterla en un tonel con cristales y clavos para, seguidamente, arrojarla calle abajo.

En el año 633, Eulalia fue canonizada y sus restos fueron guardados y enterrados en Santa María de las Arenas.

Qué pinta el ángel del sartenazo en todo este drama

En el año 878 a alguien se le debió cruzar un cable y decidió que los restos de Santa Eulalia estarían mejor en la Catedral. Cuando estaban moviendo el sarcófago, éste empezó a pesar una barbaridad y a la comitiva le resultó imposible trasladarlo un centímetro más.

De repente, un ángel apareció y, sin mediar palabra, señaló el sarcófago con una de sus manos y, con la otra, a uno de los canónigos.

Ángel plaza del ángel

“Quiere decirnos algo” – dijo un iluminado.

No tardaron mucho tiempo en averiguar qué les quería decir el ángel, pues el señor señalado confesó miedoso que había robado uno de los dedos del pie de la santa como reliquia. Sí: un dedo, del pie. Qué vergüenza, yo no hubiera confesado jamás, podrían haber seguido cayendo ángeles del cielo haciendo diferentes señas y creando una compleja coreografía que yo me hubiera hecho la loca (me dicen por pinganillo que así se inventó la Macarena).

Tras colocar el dedo en su lugar, el sarcófago perdió todo el peso que había ganado segundos atrás y finalmente pudo ser trasladado a la Catedral.

La escultura que se encuentra en la Plaza del Ángel es una copia realizada por Ángel Ferrant en 1966; la culpa del sartenazo es de Felip Ros, que creó la obra en 1618, pero se lo perdonamos porque hizo preciosidades como esta.

Moraleja: Si algún día pasáis por el metro de Jaume I -por la Plaza del Ángel-, pensad en el momento más humillante de vuestra vida, mirad la escultura y sonreíd pensando que alguien robó el dedo de un pie y le pillaron. Estoy segura de que vuestro peor momento ya no os parecerá para tanto.

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Emprender Información útil para viajeros Motivación y consejos útiles Personal

Cómo vivir viajando: marketing de guerrilla

Has visto mi perro

Como ya sabéis, escribo este blog de viajes y anécdotas diariamente porque me encanta y me lo paso bien; mi intención es entretener a los demás explicando momentos graciosos de mis viajes, al mismo tiempo que ofrezco consejos y guías útiles de las ciudades visitadas.

Polifacética, como Ana Obregón

Me adapto a mis viajes porque soy polifacética, como Ana Obregón

Aunque el blog va muy bien, estoy preparando un viaje a Marruecos el mes que viene y me encantaría duplicar el número de lectores para entonces. Quiero vivir viajando y, para ello, he creado mi primera campaña de marketing de guerrilla.

Qué es el marketing de guerrilla

Este método publicitario se utiliza para promocionar productos de manera no convencional. A mí me atrajo porque soy súper pobre y con esta táctica no necesitas gastarte mucho dinero, sólo interactuar con el usuario y sorprenderle en el lugar menos esperado.

Descubrí el marketing de guerrilla gracias a Carlos Bravo, que publicó una noticia falsa conforme había anunciado su empresa en la Torre Eiffel; ¿el resultado? Más de 500 visitas y 65 RT cuando todavía no era un gurú de Internet.

Cómo vivir viajando: mi primer movimiento

Aprovechando que voy a recorrer Barcelona con una amiga de Bélgica, voy a imprimir 100 carteles y colocarlos por toda la ciudad (así es como avergüenzo a mis círculos). Intentaré hacerlo en lugares visitados por jóvenes de 18 a 25 años, público mayoritario del blog.

Marketing de guerrilla

Marketing de guerrilla: el perro no perdido.

Marketing de guerrilla

Marketing de guerrilla: el gato no perdido.

Lo he considerado marketing de guerrilla porque la gente no espera sonreír cuando escanea con la mirada este tipo de carteles. La primera lectura llamará la atención por la imagen, que conseguirá que los transeúntes sigan leyendo hasta encontrar la dirección de mi blog.
Para entonces, espero haberles hecho sonreír y conseguir que arranquen un pequeño papel para visitarlo.

  • De dónde he sacado la idea: el otro día mientras corría me acordé de esta fotografía y pensé que podía usarla para atraer visitas. Al llegar a casa me puse a desarrollar la idea como si me llamara Steve Jobs; la tristeza me invadió por completo cuando me di cuenta de que alguien se me había adelantado. Aún así seguí adelante.
  • Puntos positivos: es un tipo de publicidad que a mí me encantaría encontrarme por la calle, no sólo no me molesta, sino que además consigue hacerme sonreír. Espero que atraiga a un tipo público con un humor similar al mío.
  • Puntos negativos: exponer mi marca personal, como cualquier otra campaña con tu nombre. Por otra parte, espero que nadie sea tan patoso como para pensar que he frivolizado con la situación de los animales perdidos. Nada más lejos de la realidad, hace unos años cree un blog para divulgar la adopción de perros.

¿Has llegado hasta aquí a través de la campaña?

Si es así, ¡bienvenido! Aquí tienes algunos artículos que no te deberías perder:

  1. Cómo salir fea en el DNI casi me veta la entrada a un coffee shop en Amsterdam
  2. Cómo conseguir trabajar de lo que me apasiona
  3. El campo de concentración de Sachsenhausen
  4. Cómo disfrutar de la ópera de Viena por sólo 3 euros

Conclusiones

La semana que viene publicaré las primeras conclusiones de esta absurder campaña, comparando visitas y mostrando el feedback recibido; si funciona estrepitosamente mal, ya sabéis que no me importa reírme de mí, así que nos echaremos unas buenas risas.

Edito: ¡Funcionó! Conseguí más de 2000 visitas en un solo día y cientos de seguidores. No quiero quedarme el “secreto” sobre lo que hice, y he escrito un PDF explicando cómo lo conseguí. Por otra parte, también podéis ver el marketing de guerrilla que hice para conseguir que Ana Morgade participara en el blog.

En cuestiones de saber sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da“. Antonio Machado.

¡Gracias por la visita!

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Asia Colaboraciones Japón

Occidentales: jamás pasaréis desapercibidos en Japón

Occidentales en Japón

Este es el primer artículo escrito por una colaboradora, Alba C. Coll, historiadora del arte que ha pasado este último año viviendo en Japón. ¡Disfrutad! – Judith

Si queréis sentiros famosos e importantes dejad de lado los letreritos de “Vull surtir a l’APM” y ahorrad un poco para ir a Japón, notaréis que os han estado esperando (a vosotros o a cualquier otro europeo, americano, australiano… ).

No es ningún mito que los japoneses se mueran por todo lo que sea occidental y, sobretodo, por todo aquél que sea occidental. Para empezar, y a pesar de su admiración por nuestra cultura (sí, generalizo porque ellos generalizan y creen que por ser extranjero el inglés es tu idioma nativo y comes hamburguesas todos los días), no tienen ni papa de inglés ni de ningún otro idioma que salga de su archipiélago. Si bien es cierto que lo estudian en el colegio, es suficiente que sepáis que el nivel impartido en las aulas públicas españolas le da mil vueltas al sistema nipón para no tener que dar muchos más detalles al respecto. Por lo tanto, una pequeña advertencia: si os animáis a visitar Japón, recomiendo que os hagáis con un pequeño glosario con las palabras básicas del idioma, aunque también es cierto que señalando se llega a Roma.

Japoneses y occidentales

Unos tranquilos japoneses admirando las vistas

A pesar del poco dominio general del inglés, o quizá por este mismo motivo, los japoneses sienten una curiosidad y admiración exagerada por cualquier extranjero que se cruce en su camino; eso cuando no le tienen miedo y huyen de él. De hecho, la cantidad de occidentales es tan baja que yo misma, después de un año viviendo en estas tierras, cuando veo a uno en la pequeña ciudad donde resido, pienso “¿qué hace éste aquí? ¿quién es? ¿por qué ha venido?”.
Después de darle muchas vueltas al tema y de leer un poco sobre la historia del país, he llegado a comprender que se trata de una zona muy aislada del planeta, que hace poco más de cien años que se ha abierto al exterior y que aún posee una ley de inmigración muy rígida (especialmente por lo que concierne a China, ya que con los problemas internos que tienen, y lo bien que se vive en Japón, si no hubiera una buena regulación acabaría siendo un verdadero problema).

Olvídate de pasar desapercibido

Acabada la clase de historia, y perdonadme por ello si os he aburrido, acelero hacia la actualidad para contaros que siendo occidental en este país no solamente eres diferente al resto de la población, sino que te sientes como tal continuamente. Y si no es así al principio, tranquilos, no tardaréis en notarlo. De hecho uno como turista no se percata tanto de este hecho, pero si vivís en una pequeña zona residencial fuera de la ciudad el simple hecho de entrar en un tren, en un supermercado, en una peluquería, en un restaurante -o dondequiera que os apetezca entrar- notaréis como todos los ojos rasgados que se encuentran a vuestro alrededor se estarán fijando en vosotros. Todos. Inmediatamente los adultos procurarán aparentar que no os han visto, por tema de educación y esas cosas, pero si se encuentran niños a la redonda preparaos para ser examinados hasta el más mínimo detalle.

De hecho, recuerdo que un día estaba en el centro comercial de mi pequeña ciudad con una amiga polaca y otra escocesa hacia las cinco de la tarde y una panda de niños nos empezaron a señalar y a gritar, con lo que toda la gente que se encontraba cerca nos empezó a mirar y nosotras salimos corriendo.

Occidentales en Japón

Chanel, mi amiga americana, y yo misma, con un grupo de bailarines japoneses que nos pidieron hacernos una foto con ellos al lado del río de Osaka

Otro día, esta vez con dos compañeros españoles, estábamos tan tranquilos comiendo un helado, también en mi ciudad, cuando empezamos a darnos cuenta de que bastantes adolescentes estaban reuniéndose cerca de nosotros mientras susurraban y nos echaban miradas nerviosas. Calmadamente e intentando disimular, nos levantamos, recogimos lo que habíamos utilizado y nos dispusimos a salir tan tranquilamente por la puerta. No habíamos dado aún dos pasos cuando notamos una muchedumbre de hormonas caminar detrás nuestro.
Nos miramos entre nosotros con expresión de circunstancia mezclada con miedo (porque aquello ya empezaba a dar un poco de grimilla) y, de golpe, sentimos que a un chico gritar “I’m hungry!”. Todos rompieron el silencio a carcajadas para, segundos después, seguir repitiendo “I’m hungry! I’m hungry!”.

Afortunadamente salimos con vida y una servidora está aquí para contarlo.

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Emprender Motivación y consejos útiles

Cómo conseguir trabajar de lo que me apasiona

Trabajar en lo que te gusta

Aunque pueda sonar a utopía, conseguir empleo de lo que te gusta todavía es posible. Lo difícil es que el sueldo sea justo.

Me gustaría compartir contigo algunas de las técnicas que yo he utilizado para buscar empleo. Ya son 3 años trabajando de lo que me apasiona y te voy a explicar cómo lo he logrado.

Escribe una autocandidatura original

Así es como yo he conseguido mis dos últimos trabajos, a través de autocandidaturas. No hace falta que hagas un súper vídeo o que sorprendas a la empresa con un movimiento de marketing espectacular.

Trabajar en lo que te gusta

Hace año y medio, Qtorb publicó el artículo El futuro es de las personas inquietas” y me encantó. Una chica se puso en contacto con él a través de un correo electrónico titulado “jóvenes con futuro”; en el contenido del mensaje, la candidata resumía con mucha capacidad quién era, qué podía aportar a la empresa y qué porcentaje de bonificación se llevaría ésta si le contrataba.

¿Qué te despierta esta actitud? Yo me he imaginado a una chica llena de energía y motivación, a un tigre (sigue leyendo para entender esto y no creer que he perdido la cabeza completamente).

El trabajo del futuro

Creo que la última vez que imprimí mi Currículum Vitae fue en el 2007.

El mercado laboral está evolucionando y tienes que estar preparado para la era de la competitividad. Mis padre consiguió su trabajo hace 20 años entregando su currículum en mano, seguramente tuvo que hacer frente a una competencia de veinte perfiles similares al suyo, y listo. Ahora, si no eres el mejor, la empresa en la que te encantaría trabajar dispone de una herramienta en Internet capaz de encontrar un perfil mejor que el tuyo en cuestión de segundos:

Sé un tigre

Existe una teoría que defiende que hay dos tipos de trabajadores: los pandas y los tigres.

Los del primer grupo, van al trabajo porque deben hacerlo, son buena gente, seguramente les gusta lo que hacen pero viven sin destacar y se estresan con facilidad.
Los tigres sienten pasión por lo que hacen y, como les encanta su trabajo, salen a cazar y alimentan al resto del equipo.

¿A cuál de los dos contratarías tú?

Véndete

Si crees que eres bueno en algo, ves a por ello. Trabajo con una chica que es, y no lo digo por alegrarle los oídos, un tigre. Hace unos meses estaba cotilleando por LinkedIn y encontré su perfil: se había creado una página web mostrando su trabajo y se notaba la pasión en cada una de sus líneas.
Mi amigo Carlos Anguís ha conseguido colaboraciones como ilustrador varias veces gracias a su blog de ilustración.
Como último ejemplo, uno que me sorprendió. El año pasado encontré la web de una chica de Barcelona que ofrecía sus servicios como niñera… ¿Lo sorprendente? Tenía un blog en el que escribía sobre niños y, de la confianza que transmitía, se había creado un calendario online fácil de usar en el que podías escoger hora para contratarla… Increíble.

Os recomiendo echarle un vistazo a este artículo de Carlos Bravo, “Déjate de tonterías y empieza a venderte“.

Brujas, Bélgica

Feliz por estar viajando; en Brujas, Bélgica.

Por último, espero que esta entrada no os haya parecido fuera de lugar en un blog de experiencias de viajes; como ya dije, me gustaría dedicarme a ser nómada digital de aquí a un tiempo y poder viajar más. El blog también va de eso, de seguir mi sueño de intentar trabajar de lo que me apasiona, así que creo que le da alma al contenido.

Leer más
1 25 26 27 28 29