Europa Reino Unido

La patética historia de la pizza en Londres

Fiesta en Londres

El título ya es tan humillante que entran ganas de ir a tirarme tomates fríos por la espalda y bloquearme para siempre. Pero no puedo evitar explicar qué ocurrió porque, cada vez que lo recuerdo, me tengo que reír: hace dos semanas me echaron de una fiesta en Londres y en este artículo disecciono las causas para que este accidente no vuelva a ocurrir.

Antes de empezar, hay una cosa que lleva dando vueltas en mi mente desde hace unos días – ¿os habéis dado cuenta de que cuando vamos al cine y alguien no calla/da muchas patadas a nuestro asiento, en lugar de llamarles la atención, siempre les miramos amenazantemente de reojo así?:

Es algo que ocurre en todos los seres humanos, a pesar de ser estúpido. Me parece maravilloso. Y ahora sigo:

Motivo #1: Mis compañeras de viaje

Desde que mi grupo de amigas de la infancia vino a verme a Bélgica y acabé bailando como una “señora que” en medio de Gante, tengo claro que con ellas debo ir con pies de plomo para no perder la cabeza.
El problema de estas amistades es que, al contar las cuatro con el mismo tipo de humor, resulta súper sencillo venirse arriba y crear situaciones bochornosas sin sentir vergüenza.

De todas formas y, para ser justa, no quiero culpabilizar a mis compañeras de desencadenar el caos porque creo fervientemente que un tipo de aura nos envuelve y nos obliga a actuar; por ejemplo, soy testigo de que si no hacemos nada extraño en una fotografía ocurre lo siguiente:

Fiesta en Londres

¿quién me explica la mujer haciendo el moonwalk por detrás?

Es broma, perdón.

Estoy segura de que tú también tienes un grupo de amigos en el que es imposible controlarse. A mí me pasó hace unas semanas, empezamos nuevamente con el “jiji” y el “jaja” y, de repente, miré a mi al rededor y me di cuenta de que dos de mis amigas y yo estábamos bailando como muñecos hinchables que bailan y saludan como idiotas en una tienda de souvenirs, mientras que la cuarta decidió optar por movimientos más africanos:

Motivo #2: querer conocer los dos tipos de Londres

Si visitas Londres te darás cuenta de que existen dos tipos de ciudad dependiendo del tipo de turista que la visite y uno no tiene nada que ver con el otro. Torremolinos… ¡Benalmadena!

Si me puedo permitir coger la maleta con frecuencia no es por tener dinero, sino por tener picardía a la hora de buscar un trayecto y conseguir que me salga más barato que un fin de semana de fiesta en Barcelona. Evidentemente, esto me permite conocer una cara del país que visito (la de persona joven sin recursos económicos), pero no la otra.

Normalmente, me importa un pimiento, pero en Londres es diferente: para comprender el ritmo de vida y el verdadero movimiento de la ciudad sí que haría falta tener algo más de dinero.

Motivo #3: me gustan las pizzas

Estábamos caminando por La City, la parte de la ciudad en la que trabajan los empresarios, cuando nos topamos con una especie de galería en la que algunas personas de bien estaban en actitud de festejo con sus copas de vino y ropa increíblelululupap (es una palabra que yo misma inventé porque creía que hacía falta en el vocabulario, me refiero a ‘ropa’).

Empezamos con el “jiji” y el “jaja” cuando avisté con la mirada una mesa rectangular repleta de pizzas hechas a mano por el mejor cocinero italiano del mundo, sin que nadie les prestara atención. Tenía tanta hambre que no se me ocurrió nada mejor que pegar al cristal mi nariz mientras ésta se chafaba. Al menos no actué así:

“Mmm.. qué hambre.. Ups, cámara.. disimula ¡weee!”

Un chico sonriente desde el interior me preguntó qué hacía y le contesté con señas que estaba oliendo la pizza (para responder me alejé del cristal, para no dejar un incómodo vaho blanco que empeorara la situación). Me invitó a entrar y yo, inocente como ninguna, me dispuse a hacerlo con una sonrisa de oreja a oreja.

Comida gratis

Abrí la puerta y pasé dentro, me extrañó que Mónica no entrara conmigo porque recordaba que era la estaba más entusiasmada por hacerlo. En menos dos minutos sabría que no lo había hecho porque cuando yo pasaba por la puerta un chico de seguridad le había gritado a otro “la chica, ¡cogedla!”.

Por otra parte yo, en mi mundo y, tranquilamente, sin haber escuchado nada, me dirigí a la mesa de pizzas (10 segundos), busqué un cuchillo (7 segundos), divisé la vegetariana (9 segundos) y me corté un pedazo (4 segundos).

Antes de que pudiera empezar a comer, alguien me cogió de los hombros y literalmente me puso en los aires mientras me dirigía a la puerta con mi pizza en la mano.

Yo, sin caminar, veía a Mónica llorar de la risa mientas me acercaba a la puerta, así que no pude evitar empezar a reírme a carcajadas:

En esta foto salgo tan fea que me van a poner sellos en la cara como a Moe de Los Simpsons

Mientras me comía la porción pensaba en que ya tenía otro momento mecedora para contar; según Enric, son aquellas historias que te hacen sonreír cuando eres abuelito mientras te meces, mientras tus nietos se preguntan en qué estarás pensando.

Se me ha ocurrido que todos podríamos explicar un momento mecedora, así nos reiríamos todos un rato compartiendo anécdotas, ¿qué os parece?

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Barcelona España Europa

Piedras del cementerio judío en el barrio gótico

¿Conoces la existencia del barrio judío de Barcelona? Pues hoy quiero sorprenderte con una curiosidad de las buenas: tengo un gnomo y sólo yo puedo verlo.

No, la curiosidad de hoy va relacionada con el cementerio judío de Barcelona y de cómo se utilizaron sus piedras para construir algunas de las paredes más importantes en pleno barrio gótico.

Curiosidades de Barcelona: el barrio gótico es falso

inscripciones-hebreas-barcelona

Inscripciones hebreas en una de las paredes del barrio Gótico de Barcelona.

¿Judíos en Barcelona?

El primer documento que hace referencia a la existencia de judíos en Barcelona es del siglo XI, cuando nombran una calle conocida como “solebat ire ad callem judaicum” – todo esta frase para decir que los judíos estaban viviendo en un rincón pequeño. De hecho, eso es lo que significa su nombre actual: el Call.

Lo gracioso es que los poderes gubernamentales no tenían ninguna autoridad sobre este barrio, es decir, sólo el rey mandaba sobre ellos y punto. De hecho, la organización interna correspondía directamente a los propios judíos.

Jaume I el conqueridor

Escultura de Jaume I un poco afeminada

Suena positivo pero no lo es. En un principio empezaron muy bien, pero cuando Jaume I vio que el número de familias judías subía como la espuma y empezaban a tener empleos poderosos (políticos, prestamistas, médicos y administrativos), decidió convertirse en un pequeño Hitler en Barcelona mucho antes de que éste último existiera e impuso estas normas en 1215:

  • Todos los judíos tendrán que llevar una señal distintiva.
  • No trabajarán en cargos públicos con autoridad sobre los cristianos.
  • Se crearán unos barrios reservados para ellos y los alejaremos del resto.
  • Los franciscanos tratarán de persuadirlos para que dejen atrás su religión.

¿Os suenan esas leyes?

Cómo acabaron las piedras del Cementerio Judío en el Barrio Gótico de Barcelona

Como puedes imaginar, el respeto hacia los judíos fue quedándose en nada. La población empezó a creer que la peste negra era por culpa de éstos, que envenenaban el agua. Tanto se lo creyeron que empezaron a asaltar el Call para asesinarlos.

Ya en el siglo XIV, el odio que hacía atacar a las juderías de Andalucía empezó a subir hasta el norte y, como éstos ya estaban cargaditos, esto desencadenó en los sucesos que transcurrieron durante los días 5-7 de agosto, que marcaron un antes y un después cuando unos trescientos fueron asesinados, otros bautizados por miedo y otros acabaron huyendo con el rabo entre las piernas. En 1401, para celebrarlo, el rey dictaminó que jamás Barcelona volvería a tener un barrio judío.

Muy interesante, guapa, ¿pero me hablas ya de las piedras del Gótico?

Hijo, lo quieres todo ya.

Resulta que aunque el Call estuviera apartado del resto de los espacios, los judíos tenían un poco de vida fuera de esas pequeñas calles como, por ejemplo, en Montjuïc. Ajá, ahora pillas el nombre, ¿verdad? Montjuïc… el monte de los judíos.

¡¡NO ES POSIBLE!!

¡¡NO ES POSIBLE, JUDITH!!

Jajajaja… ¡SÍ LO ES!

Y era suyo porque fueron ellos los que empezaron el cementerio y, además, tenían por ahí algunas casitas y trocicos de campo para cultivar.

El caso es que las piedras no abundaron siempre en Barcelona y, cuando estaban construyendo el Palau del Lloctinent (justo al lado el Palacio Real Mayor), aprovecharon que estaban derribando todas las construcciones judías -cementerio incluido- y las reutilizaron.

El otro día, acabé sentándome detrás del Palacio Real Mayor de noche. Las farolas iluminaban las piedras del cementerio judío -repletas de inscripciones en hebreo- y me parecieron preciosas. Os aconsejo a todos ir a echarle un vistazo cuando anochezca, aquí tenéis en vídeo dónde están:

¡Que tengáis un fin de semana increíble! 🙂

[ois skin=”En el post”]

Leer más
Concursos y Regalos

Libro gratis: Sin Billete de Vuelta, de P. Olóndriz

Libro viajero

Si me preguntaran cuál es la temática de “Sin Billete de Vuelta“, pecaría de simple si respondiera que es un libro de viajes.

El relato de Pablo Olóndriz va mucho más allá. Es una llamada a la acción a todas aquellas personas que siempre han querido hacer algo y no lo han hecho por miedo.

Libro viajero

Los dos libros publicados por Pablo Olóndriz

Pero tranquilos, porque si me atrevo a hablar de él es porque ni el autor es un charlatán, ni el libro es de autoayuda. Es porque yo misma aposté por él cuando se encontraba buscando financiación en Indiegogo, y ahora Pablo regala a todos los lectores de Judithtiral una copia completamente gratis.

De qué trata “Sin Billete de Vuelta”

El 15 de octubre del año pasado, el escritor del relato cogía un vuelo sin ticket de retorno con destino a Kuala Lumpur.

A diferencia de muchos con los que compartiría trayecto en el avión, Olóndriz no se encontraba entre ellos porque iba a disfrutar de unas súper vacaciones, o por trabajo, sino porque en un alarde de valentía había cogido todos sus ahorros y había decidido cumplir uno de sus sueños. Dejó de imaginar cómo sería vivir una experiencia así y, a pesar de las advertencias de su entorno, simplemente lo hizo.

Pablo en una playa paradisíaca… ¡¡con menos ojos que yo!!

En las 188 páginas que suman esta crónica, conocerás:

  • Cómo llevó a cabo su aventura con sólo 2.200€ en el bolsillo.
  • Qué coño hizo para que ese dinero le durara 8 largos meses.
  • La increíble isla paradisíaca en la que vivió en Malasia.
  • Cómo llegó a meditar durante 10 días en un templo budista.
  • Por qué tuvo agujetas en el dedo gordo de la mano.
  • Las reflexiones y los pensamientos del autor acerca de emprender y de vivir la vida en toda su plenitud.
  • Seguimiento de los gastos realizados cada mes.

Descarga aquí tu copia

Si te interesa echarle un vistazo, puedes descargar tu copia completamente gratis desde Amazon haciendo clic aquí.

Recuerda que la promoción sólo es válida hasta hoy, que mañana costará dinerico.

“Jajajaja… APROVECHA”

Leer más
Emprender Motivación y consejos útiles

¿No tienes lo que quieres? Sal de tu zona de confort

Judith tirado en noches de radio

Cuando empecé el blog me comprometí a explicar, paso por paso, cómo iba a usarlo para conseguir mi objetivo de vivir viajando durante largas temporadas.

El primer paso que tuve que dar fue salir de mi zona de confort.

zona de confort zona de panico

La semana pasada en Londres: tengo los pies como Titanics

Cuando Judithtiral era sólo una idea imposible de conseguir, no me animaba a intentar hacerla realidad por tres miedos:

  • Ser mala en lo que siempre me había considerado buena: quizá has visto una oferta de trabajo que te vendría como anillo al dedo y te ha dado pánico enviar tu currículum porque ¿qué pasa si eres malo/a en lo único que te gusta hacer?
  • Que mi entorno me viera fracasar: no quiero escribir una triste comparación entre España y algún maravilloso país nórdico, pero es cierto que en algunos países del norte y en Estados Unidos puede llegar a valorarse positivamente un fracaso por la cantidad de conocimientos que has obtenido de él cuando aquí siempre es motivo de agachar la cabeza delante del vecino.
    El otro día leí: “no hay mejor negocio que comprar a un español por lo que cree que vale y venderlo por su verdadero valor”.
  • Salir de mi zona de confort: es difícil exponerse a críticas cuando puedes estar en tu casa leyendo o viendo la televisión, sin que nada nuevo ocurra.

Ayer estaba en el tren volviendo de Valencia y me di cuenta de lo mucho que había cambiado mi vida en unos meses porque decidí luchar por lo que me hacía feliz. Ha cambiado a mejor. Luego me empané mirando a la ventana.

Siempre fui una niña muy espiritual

De pronto, recibí un mensaje de Tamar en el que decía que finalmente había dejado sus miedos a un lado y había decidido marchar este verano de intercambio a Alemania. Sonreí porque sabía que su vida iba a dar un gran cambio después de esta experiencia. A mejor.

¿Qué es la zona de confort y por qué debería salir de ella?

Cómo salir de la zona de confort (desde mi experiencia):

#1 Enfréntate a lo que temes

La primera vez que Enric Sánchez me propuso hacer con él una sección en Onda Cero dije que sí súper rápido. En menos de cinco segundos, la voz que aparece cuando te alejas de la zona de confort apareció en mi cabeza: “¿qué haces loca? ¡¡no tienes ni idea de cómo hacerlo!! ¡Vas a hacer el ridículo!”… De repente, recordé que tenía que hacer cientos de trabajos y le pregunté si podíamos empezar en noviembre.

Tenía muchas cosas que hacer pero había hablado el miedo que, a modo de excusa, se había dicho a sí mismo que quizá podía prepararme en casa y así en noviembre lo haría bien. Finalmente, empezamos en octubre.

El primer día estaba tan asustada que no dije bien ni el “hola”. Lo dije tan temblorosa y miedosa que se me escuchaba a lo lejos, parecía que estaba haciendo el moonwalk hacia la puerta, como diciendo “ahí os quedáis”.

Hace unos días volví para hacer la sección número 3 y me lo pasé como nunca. Reí, hablé y disfruté tanto que envidié a todos los que se dedican al mundo de la radio.

Podéis escucharme haciendo el moonwalk hacia la puerta los martes en Noches de Radio 🙂

#2 ¿Quién pone tus límites?

Si te atreves a llevar a cabo las cosas que te detienen, te darás cuenta de que NADA te detiene.

Hace unas semanas quedé con Chin, el entrañable y divertido Alita de Pollo. Me explicó que siempre le había llamado la atención el swing pero le daba miedo dar un paso adelante (jeje, ¿lo pilláis? no los recordaba tan casposos) y apuntarse a una escuela de baile a pesar de que su ocio le empezaba a parecer monótono, ¿por qué no lo hacía?

Pues problablemente a Chin le daba miedo ser lento aprendiendo los pasos y hacer el ridículo. Un día se armó de valor y ocurrió lo siguiente.

#3 Empieza dando pequeños pasos

Si te parecen retos demasiado grandes, puedes apuntarte en una libreta un objetivo semanal que creas que puedes cumplir. Una persona que jamás ha corrido en su vida no puede tratar de hacer 10 km seguidos el primer día porque, o bien abandonará la carrera a la mitad, o bien acabará tan cansado que no volverá a hacer otra porque tendrá recuerdos amargos.

Para empezar, puedes hacer pequeños pasos en tu rutina para acabar haciendo algo que realmente temas. Salir de tu zona de confort te ayudará a ponerte a prueba, a crecer como persona, a conocer gente increíble y a aumentar la confianza que tienes en ti mismo.

Estoy convencida de que todo el mundo puede conseguir lo que se proponga y disfrutar de lo que le apasiona. Y si fracasas, lo intentaste y ya sabes qué camino no funciona, ¡a por otro! 😉

Leer más
Europa Reino Unido

El significado de las libras de Reino Unido

Frase en latín de una libra

Hace una semana, cogí el tren desde el aeropuerto de Gatwick hacia el centro de Londres. Una vez sentada, abrí mi monedero y me dispuse a investigar las monedas inglesas que acababa de recibir.

Cogí un pound y le di varias vueltas. Me di cuenta de que tenía una inscripción en latín en el lateral y me encapriché en saber qué significaba, a qué hacía referencia y por qué escogieron esa frase y no otra.

latín libra

Soy de esas que se pintan mal las uñas porque se ven bien de lejos, lo siento

Amenaza en tren

Atención a cómo agarra Mónica mi brazo para que deje de mirar las putas moneditas

Al día siguiente, mis amigas y yo paramos a tomar algo en uno de los miles de Café Nero que invaden la ciudad y, aprovechando que tenía WiFi, busqué información. Desgraciadamente, no encontré ningún resultado en español que ayudara, así que me tocó investigar.

Simbología en las Libras de Reino Unido

La libra a la que le estuve dando vueltas pertenece al año 1984, así que se trata casi de las primeras que fueron puestas en el mercado por orden de la Reina Isabel II en 1983.

De hecho, en la cara del pound podemos ver su representación de perfil y, a la derecha, aparecen unas inscripciones que hasta ahora desconocía y dicen lo siguiente: Dale a tu cuerpo alegría, Macarena. Es broma. Dicen: “DG REG F.D 1980”.

¿Qué quería decirnos con eso la Reina? ¿Por qué nos habla en satánico si nosotros somos gente de a pie?

Una libra esterlina

Cara de la libra esterlina con mi piel de Sr. Burns de fondo

Resulta ser que con el “DG” hacen referencia al ‘Dei Gratia’, lo que significa que la Reina considera que el puesto le viene dado “Por la Gracia de Dios”.

Las siglas “REG” hacen mención al “Queen Regnant”, es decir, “el Reinado de la Reina”. El latín vuelve a aparecer en “FD”, significando éstas “Fidei Defensor”, que indicaría que la Reina es una defensora de la fe.

Cómo supe que la moneda se trataba de 1984

En el reverso de la libra que cayó en mis manos, encontramos un ‘Thistle’. Lo digo en inglés porque en español no suena tan elegante, ya que es un cardo de toda la vida.

La parte trasera de la libra

Un cardamen bien grande

Cuando era pequeña, mi madre -que es muy de barrio, como Aída- llamaba “cardo” a todos mis compañeros de clase que eran feos. Solía decir “ay, qué pena me da tu amigo Jesús, qué cardo más grande”. Yo me reía ajena a que yo misma era un cardamen.

El cardo rodeado por la corona hace referencia a Escocia, ya que es el símbolo del país. Según la leyenda, un ejército invasor nórdico intentaba colarse por la noche en el campamento de un ejército escocés. Para no hacer ruido se descalzaron y, con toda la mala suerte del mundo, uno de ellos fue a pisar un cardo. Este empezó a gritar de dolor, alertando así escoceses a la presencia de los invasores nórdicos, que pudieron echarles a patadas.

Cuando realmente he podido asegurarme de que se trataba de una libra de 1984 ha sido al descubrir qué significaba esa frase en latín inscrita en el borde de la moneda.

Frase en latín de una libra

” NEMO ME IMPUNE LACESSIT”

“NEMO ME IMPUNE LACESSIT” quiere decir “Nadie me provoca con impunidad/sin ser castigado” y hace referencia al lema del libro del Orden del Cardo de Escocia. En ese libro se encuentre seguramente el nombre de mi compañero de clase Jesús, pobre.

De todas formas, el reverso de la moneda puede variar dependiendo de su año de expedición y podréis encontrar sus significados aquí.

Ahora tengo una pregunta para vosotros: ¿cuáles son las monedas más bonitas que habéis visto o con la mejor historia?

Leer más
1 14 15 16 17 18 28