Categoría :España

Barcelona España Europa

¿Es falso el barrio gótico de Barcelona?

Todos sabemos lo popular que es Barcelona gracias a su barrio gótico, ¿quién no quiere visitar una ciudad con construcciones/obras de arte/edificios del s. XII?

Cada día, cientos de turistas recorren el centro de la ciudad haciéndose fotos en esta preciosa zona de la capital catalana pensando en el increíble valor histórico que debe tener pero, aunque la mayoría de la población no lo sepa, el barrio gótico de Barcelona sí tiene orígenes góticos pero, muchísimo de lo que podemos ver hoy en día, es un precioso montaje arquitectónico.

Soy catalana, estudié Historia del Arte y estoy completamente enamorada de la ciudad. Esto me llevó a estudiar sobre ella y, haciéndolo, descubrí diferentes cosas: ninguna de ellas secreta, pero sí que es cierto que no es un tema que se conozca mucho y que el barrio gótico, hasta el s. XX, se conocía como el barrio de la catedral.

Para que os hagáis una idea, el famoso puente del carrer del Bisbe fue creado en 1928, ¡el mismo año  en el que nació Sara Montiel! Por lo que sólo tiene 87 años de edad.

pont del carrer del Bisbe

No es gótico

Sara Montiel

No sé si ella era gótica

Esta vídeo es, seguramente, uno de las más importantes que he hecho hasta ahora. Como entiendo que el arte no es un mundo que interese demasiado porque parece complicado cuando no estás dentro, lo he escrito todo de manera en la que sea sencillo de comprender. Creo fervientemente en la democratización del contenido y me encanta transmitir lo que yo sé.

Antes el arte sólo era para eruditos, pero ahora estamos en el s. XXI y esto tiene que empezar a cambiar, ¡viva el Internéts!

¿Por qué han creado un falso gótico?

Si miramos hacia atrás veremos que hubo una etapa no clásica en el mundo del arte, la Edad Media. Siempre se ha considerado una etapa de transición, 10 siglos oscuros y poco trascendentes. Una etapa de “niño, no cojas eso del suelo, que es de la Edad Media y apesta”.

Historia del arte

La historia del arte simplificada en cuatro frases

Sin embargo y, a pesar de haber sido una época odiada por todos a lo largo de la historia, el s.XIX acaba con estos prejuicios y busca crear un ambiente muy heterogéneo. Por primera vez se valora positivamente el arte medieval, el musulmán, el egipcio, etc. Todo lo que vendría a ser el grueso no clásico.

Estos revivals “neogóticos”, como el puente del carrer del Bisbe, tienen mucho movimiento político detrás. Este arte medieval del s.XIX es un intento de búsqueda del nacimiento de las naciones contemporáneas, como Cataluña. Ésta buscaba su identidad en el pasado.

Por otra parte, muchas veces que se hace una restauración arquitectónica se sufre un “falso histórico” – esto quiere decir, se añaden elementos que no estaban ahí, se modifica porque se ha perdido por causas como, por ejemplo, una guerra, etc.

En conclusión: el Barrio Gótico no es una gran mentira, pero sí es cierto que no se llama Barrio Neogótico o se conoce algunos de los orígenes de sus edificios porque sirve para atraer una cantidad ingente de turistas, y porque además se utiliza por parte de la burguesía catalana como identificación de la ciudad, con el objetivo de monumentalizarla.

Destapando el barrio gótico de Barcelona

Si os sentáis en las escaleras de la Plaza del Rey y os fijáis en las ventanas de características góticas, os daréis cuenta de que están “como nuevas”. Pues bien, lo son.

El falso gótico de Barcelona

Falso gótico en la Plaza del Rey

Lo mismo ocurre con el Centro Excursionista de Cataluña, por ejemplo, al que se le añadieron arcos geminados en 1922.

Falso gótico de Barcelona

Antes y después de la Plaza del Rey y del Centro de Excursionistas

La fachada de la catedral de Barcelona es completamente neogótica. Si bien es cierto que se construyó durante los siglos XIII y XV, lo que vemos actualmente son los elementos góticos que se le incluyeron posteriormente, entre el 1882 y el 1913.

Conclusión a la restauración del Barri gòtic de Barcelona

A mí me gustaría que todo el mundo supiera que este barrio gótico no tiene el aspecto original de antaño; sin embargo, y espero que no suene contradictorio, soy un gran admiradora de estas preciosas construcciones que se encuentran en el centro de Barcelona. Aunque desmitificada, su belleza es indescriptible.

Por otra parte, nos faltarían dedos en la mano para contar el número de ciudades que han modificado sus cascos antiguos con el objetivo de otorgarles más prestigio; por lo tanto, no fue, ni mucho menos, una idea malvada por parte de los políticos catalanes, sino una filosofía estética que nació en el siglo XIX y que fue lo suficientemente importante como para despertar corrientes políticas que apoquinaran dinero y se pusieran manos a la obra.

Si os paráis a mirar las restauraciones y reconstrucciones de las grandes obras arquitectónicas de Barcelona, ya sea por guerras o por lo que sea, veríamos que muchas no superan los 80 años con su aspecto actual. ¿Patatús mundial?

¿Qué opinas tú? Me encantaría saber qué te ha parecido esta entrada.

Padre de familia gif unfollow

“Pos pienso que unfollow porque vaya rollo nos has metido, guapa”

Leer más
Barcelona España Europa

La historia de Enriqueta Martí, la vampiresa de Barcelona

Enriqueta Martí

Hace exactamente 100 años, moría linchada en la cárcel la asesina en serie Enriqueta Martí i Ripollés, más conocida popularmente como “la mala mujer” o “la vampira de la calle Ponent”. Lo hacía sin asistir a juicio y dejando uno de los misterios más grandes de Barcelona sin resolver.

Enriqueta Martí

Enriqueta Martí, “la mala dona”, disfrazada del Ecce Hommo para despistar

Ayer por la noche, mientras cenaba con mi grupo de amigos, recordé esta trágica historia y supongo que les jodí mientras digerían la comida. Vengativos, me han dicho que la escriba en el blog para ‘Curiosidades de Barcelona’, que seguro que os gusta: a ver si os doy las fiestas a vosotros también.

Quién fue Enriqueta Martí i Ripollés, la peor asesina de niños de España

Enriqueta Martí i Ripollés había estado durante un largo tiempo raptando niños, pero es imposible decir con exactitud por cuántos años y a cuántos pequeños porque el número fue bestial y, lo que se encontraron los policías, espantoso.

En 1912 las madres de Barcelona estaban asustadas porque, desde hacía ya algún tiempo, sus niños desaparecían y jamás volvían a ser encontrados. Aunque ellas desconocían el motivo, detrás de estas ausencias se encontraba Enriqueta Martí.
Esta mujer había nacido en Sant Feliu de Llobregat y había decidido mudarse a Barcelona (a la calle Ponent, 29 que es ahora Joaquin Costa, al lado de Plaza Universitat) para poder trabajar como niñera, pero pronto acabó ejerciendo como prostituta y manteniendo una relación tormentosa con Joan Pujaló.

La señora Martí vivía una doble vida: por las mañanas vestía sus peores harapos, cogía a cualquier niño secuestrado anteriormente (completamente cambiado, rapado, con otras ropas…) y lo hacía pasar por su hijo para mendigar allá donde pudiese; por la noche, sin embargo, vestía sus mejores galas e iba al Teatre del Liceu y al Casino de la Arrabassada, donde se acercaba a las familias más poderosas y ricas de Catalunya para traficar niños, vender sus órganos e incluso cremas que hacía con sus cuerpos cuando los asesinaba, así como cataplasmas que vendía para curar la tuberculosis. De todas formas, era todavía más conocida por actuar como proxeneta especializada en criaturas.

¿Cómo tardaron tanto tiempo en descubrir a este monstruo?

La “mala mujer” sólo raptaba a niños de clase social baja; en aquella época, la gente realmente pobre no tenía los mismos recursos que ahora (errm… bueno, ya sabéis a qué me refiero) y poco podían hacer.
Un buen día, Enriqueta cometió el peor de los errores y raptó a una niña de clase social media/alta, Teresita Guitard Congost. Sus padres aprovecharon todo su poder para promover la búsqueda de la pequeña, moviendo cielo y tierra para que toda Barcelona fuera consciente de su desaparición.

Claudia Elías, descrita en todas partes como “vecina cotilla” -de verdad-, estaba un día súper tranquila haciendo su actividad favorita, mirando por la ventana a su patio de luces, cuando de repente vio en la casa de en frente a una niña rapada idéntica a Teresita. Retrato robot de Claudia Elías:

El caso es que la vecina se armó de valor y, sin pensárselo dos veces, le preguntó a la vecina desconocida (Enriqueta) quién era la niña. Esta, cateta como ninguna, en lugar de inventar alguna historia, cerró la ventana violentamente y desapareció.
A la señora Elías no le convenció su actitud y, como buena vieja’l visillo, bajó a la calle y le relató lo ocurrido a su amigo el colchonero. Soy fan de esta historia porque además alguien hizo una fotografía de la tienda:

El colchonero fue a la Policía y los agentes tardaron nada más y nada menos que diez días para buscar una excusa y poder entrar en casa de Enriqueta.
Después de pensar durante más de una semana, tiempo en el que estaba en juego la vida de una niña, se les ocurrió la idea de ir a su casa con la denuncia de que tenía gallinas en el piso y así poder entrar a echar un vistazo.

Qué había en la casa de “la vampira” de Barcelona

El recibidor parecía pobre pero el interior no tenía nada que ver, el comedor estaba repleto de lujos.

Al entrar en la casa vieron a dos niñas. Una de ellas resultó ser la pobre Teresita, que explicó a la policía que Enriqueta le había cogido de la mano hacía unas semanas y le había ofrecido caramelos. Cuando la nena se dio cuenta de que se alejaba demasiado de su madre, quiso volver pero la mujer le puso un trapo negro en la cabeza y corrió para casa. Al llegar, le había dicho que ahora ella se llamaría Felicidad – poca alegría debía sentir la niña cuando era  pellizcada, alimentada sólo con patatas y pan duro y tenía prohibido salir de casa o asomarse a las ventanas.
La declaración de la otra niña, Angelita, es aterradora: llevaba toda la vida con Enriqueta y ésta le había dicho que era hija suya y de Joan. Eso es todo lo que sabía y que, una noche, vio como su “madre” mataba a otro niño que había en casa, Pepito, en la mesa del comedor. Atacada del miedo, corrió hacia su cama y se hizo la dormida.

El cuerpo de policía posando con orgullo junto a la niña

Una vez encarcelada Enriqueta, Joan se presentó en comisaría y testificó por voluntad propia. Dejó claro que hacía años que no veía a esa psicópata y que jamás habían tenido hijos. Es entonces cuando descubrieron que Angelita era la hija de la hermana de Joan y que “la mala mujer” había raptado a la pobre niña al nacer, diciéndole a su cuñada que había nacido muerta.

¿Dónde está el misterio sin resolver?

Haciendo una segunda inspección a la casa, encontraron de todo lo que os podéis imaginar teniendo en cuenta que Enriqueta a veces mataba a los niños y hacía cremas y otras “medicinas”. Pero había algo que desataría la furia colectiva: una lista con nombres y apellidos de las familias más adineradas de Barcelona… ¿clientes?

La población no tardó en pedir que las personalidades que aparecían en el libro pagaran por sus pecados (pederastia, compra de restos humanos…) y, la policía, que se veía venir una gran revolución, hizo que el diario ABC publicara un artículo señalando que en realidad los nombres que aparecían en el libro eran simplemente personas a las que Enriqueta mendigaba.

Los ánimos se calmaron al saber que la “vampira del carrer Ponent” iba a entrar en la cárcel Reina Amàlia y que, por lo tanto, en su juicio tendría que responder a muchas preguntas: todo el misterio se aclararía y por fin habría justicia. Sin embargo, el juicio tardó en realizarse más de lo normal y, pasado un año y medio desde el descubrimiento de la tragedia (cuando ya no nos acordamos de nada), Enriqueta murió misteriosamente en la cárcel…

¿Conocías esta historia?

[ois skin=”En el post”]

Leer más
España Europa

Cuando creí que Rafa Nadal tenía su propia lotería

Porta Angel Navidad

Este artículo lo ha escrito Débora de Sá, mi excompañera de trabajo y una de mis mejores amigas. Espero que lo disfrutéis tanto como yo me reí leyéndolo. Por cierto, es la tigresa que os comenté en el siguiente artículo:

Cómo conseguir trabajar de lo que me apasiona

Soy de Venezuela, un país tropical de ambiente alegre y animado, en el que sobretodo todos hablamos el mismo idioma (“como en España”, dirían los más despistados) pero sólo basta aterrizar en el aeropuerto de Barcelona y leer el ‘Benvinguts‘, para comprender que aquí se parla catalán a mucha honra.

Por eso cuando llegué a Barcelona en pleno calor pegostoso y tropicaliente de Agosto, y pasé aquí mi primera navidad en esta increíble ciudad que hoy es mi hogar, aún no pillaba mucho el asunto del idioma.

Barcelona es una ciudad hermosa en cualquier momento del año y en navidad resulta increíble. A finales de noviembre se encienden las luces en las calles de la ciudad y, Paseo de Gracia o Portal de l’Àngel, calle comerciales muy importantes, quedan realmente de portada de revista, con el montón de guiris consumistas atacando las tiendas y, los más pringadetes, quejándonos que de la Navidad es una época inventada por los americanos para dejarnos sin dinero.

Porta Angel Navidad

Fotografía de Visitarespana.com

Así estaban las cosas, con ese rico frío que empieza y que rara vez congela, cuando al caminar por mi barrio leí un cartelito que decía Lotería de Nadal ofreciendo un premio que, pensé, “por Cristo bendito si me lo gano me resuelvo la vida”. En ese momento me dije a mi misma “joder, Nadal sí que mola, hasta tiene una lotería este simpático mallorquín”.

Avanzaba diciembre y ya toda la ciudad se empezaba a llenar con los anuncios de la Lotería de Nadal. Yo, claro, esperaba que Nadal saliera hablando por algún lado de este proyecto… cómo me encantan los deportistas comprometidos con las causas sociales.

Al ritmo del turrón, los mazapanes, la pista de hielo de mentira que se hace en Plaza Catalunya y la gente paseando por todas las calles hermosas de Barcelona, yo seguía creyendo que Nadal era la p$%* ostia…

… Pero que sorpresa me diste, amigo Nadal, cuando supe que tu apellido quiere decir Navidad en catalán y que no tenías una lotería, era sólo la lotería de navidad de toda la vida. Que imbécil me sentí… ¡ni un número compré!

Esos errores de cada día (de los que tengo muchos) me hacen querer más esta hermosa ciudad, que si eres guiri, fiestero, borracho y te gusta hacer escándalo en el metro, no te puedes perder (tranquilo, no estarás solo, mil millones de guiris anuales lo certifican).

Y tú, Nadal, te digo algo…a mí nunca me gustó el tenis, pero ¡creí en ti y en tu lotería!

[ois skin=”En el post”]

Leer más
España Europa

Mi primer blogtrip: visitando la Coruña

10 razones para visitar la coruña

Hace dos semanas, Vueling quería anunciar (y celebrar) que ahora desde A Coruña puedes viajar con rutas directas a Bilbao, Gran Canaria, Tenerife, Barcelona, Sevilla y Londres con su aerolínea. Para ello, montaron una aventura increíble que ahora os voy a contar pero, además, confiaron en 5 bloggers para que explicaran la experiencia (¡gracias!) a través de Blog On Brands (si tienes un blog y quieres conectarte con alguna marca, os recomiendo esta plataforma).

Sabía que me lo iba a pasar bien, pero el blogtrip superó tanto mis expectativas que me sorprendí volviendo triste para casa.
Esta fotografía es del último día, de la cámara de Aristofennes, cuando me dieron un abrazo por sorpresa. Como había comido tanto durante el viaje casi les tapo con mis mejillas:

Por cierto, el cuadro lo pintó mi padre hace unos años. Es broma, ¡jamás descubriréis el oficio de mi señor padre!

El vídeo: 10 Motivos Para Visitar La Coruña

Por qué un centenar de personas tuvieron que correr para volar

Porque Vueling, junto a OMD, creó una gymkhana muy divertida – si no hubiera ido como blogger, estoy segura de que hubiera participado. Hago una pausa porque me ha costado mucho escribir gymkhana bien.

Sigo.

Durante una semana estuvieron anunciando que iban a realizar una aventura en Barcelona en la que los 30 más rápidos disfrutarían de un fin de semana en La Coruña con vuelo esa misma tarde, por lo que todos los participantes que se presentaron corrieron con sus mochilas ya preparadas.

Ya en Coruña, algunos de los ganadores me dijeron que la mañana del día 29 la pasaron refrescando una y otra vez el Twitter de la compañía hasta recibir la primera instrucción:

Así que todos corrieron hacia el centro comercial Las Arenas, donde les esperaba un stand gigante al que tenían que subir para conseguir su tarjeta de embarque.

Lo mismo ocurrió en el centro comercial Maremagnum, donde había que pasar un control de seguridad ficticio para facturar la maleta y, en Diagonal Mar, donde simplemente tuvieron correr para ser de los primeros en sentarse:

La experiencia

Nos hospedamos en el hotel NH Hesperia y, te vas a reír o a desuscribirte, pero ¿sabes esa canción de Eurovisión que dice ‘Euphoooria‘? Como yo no la conocía mucho, pensé que decía ‘Hespeeeria’ y empecé a cantarla.
Inmediatamente me sonó raro y dejé de hacerlo – al llegar al hotel pude ver desde el teléfono móvil que me estaba equivocando totalmente y me pregunté si alguien me había escuchado hacer el ridículo. Si es así, deja un comentario y así nos reímos de mí.

Aquí os dejo algunas fotografías que tomé del hotel para dar envidia a mi familia. Es algo que hacemos todos, qué fascinante epidemia; al menos yo, cuando como fuera, a los 20 segundos el grupo de WhatsApp familiar ya está on fire repleto de imágenes:


Durante el fin de semana tuvimos diferentes actividades, todas ellas voluntarias pero estoy segura de que nadie se las perdió porque tenían muy buena pinta.

En las visitas guiadas colaboró Turismo de Coruña y Guías de Galicia. De mano de ésta última conocimos a Mil, hijo de Breogán: un verdadero celta que nos explicó la historia de la ciudad, de la Torre de Hércules, de la puerta al Alén, de la rosa de los vientos y un largo etcétera.

Esa misma tarde su versión contemporánea nos deleitó con una ruta de curiosidades por el cementerio de San Amaro. Ya sabéis lo que me gusta a mí un cementerio, así que escribiré sobre sus historias en las próximas entradas.

Si estás pensando en visitar La Coruña, te recomiendo que te pongas en contacto con Suso Martínez. Sus visitas fueron un gozo porque no sólo eran interesantes, sino que además sabía perfectamente cómo mantenernos expectantes y sonriendo.

Si algún día me decido a ejercer como historiadora del arte, estoy segura de que me esforzaría para que todas mis visitas fueran similares y la historia pudiera llegar a todos sin necesidad de tener conocimientos previos, tal y como hizo Suso. Es más o menos lo que intento hacer en el blog, aunque supongo que va a cuestión de gustos y habrá quien prefiera un conocimiento clasista como hasta ahora.

La cocina gallega no defraudó y, gracias a Miguel Palacios, gallego que supo llevarnos por sus restaurantes favoritos para que descubriéramos los mejores platos de la ciudad como, por ejemplo, el del mirador de San Pedro, comimos como reyes, ¡muchas gracias!

Sinceramente, y no por haber ido como blogger, sólo tengo buenas palabras hacia Vueling, La Coruña y la organización del fin de semana. Si tuviera que hacer una crítica, la haría, pero no tengo ninguna.

Aquí os dejo algunas imágenes que tomé de la ciudad y, por si os animáis, podéis hacer clic aquí para hacer una escapada y visitar la ciudad:







[ois skin=”En el post”]

Leer más
Barcelona España Europa

Piedras del cementerio judío en el barrio gótico

¿Conoces la existencia del barrio judío de Barcelona? Pues hoy quiero sorprenderte con una curiosidad de las buenas: tengo un gnomo y sólo yo puedo verlo.

No, la curiosidad de hoy va relacionada con el cementerio judío de Barcelona y de cómo se utilizaron sus piedras para construir algunas de las paredes más importantes en pleno barrio gótico.

Curiosidades de Barcelona: el barrio gótico es falso

inscripciones-hebreas-barcelona

Inscripciones hebreas en una de las paredes del barrio Gótico de Barcelona.

¿Judíos en Barcelona?

El primer documento que hace referencia a la existencia de judíos en Barcelona es del siglo XI, cuando nombran una calle conocida como “solebat ire ad callem judaicum” – todo esta frase para decir que los judíos estaban viviendo en un rincón pequeño. De hecho, eso es lo que significa su nombre actual: el Call.

Lo gracioso es que los poderes gubernamentales no tenían ninguna autoridad sobre este barrio, es decir, sólo el rey mandaba sobre ellos y punto. De hecho, la organización interna correspondía directamente a los propios judíos.

Jaume I el conqueridor

Escultura de Jaume I un poco afeminada

Suena positivo pero no lo es. En un principio empezaron muy bien, pero cuando Jaume I vio que el número de familias judías subía como la espuma y empezaban a tener empleos poderosos (políticos, prestamistas, médicos y administrativos), decidió convertirse en un pequeño Hitler en Barcelona mucho antes de que éste último existiera e impuso estas normas en 1215:

  • Todos los judíos tendrán que llevar una señal distintiva.
  • No trabajarán en cargos públicos con autoridad sobre los cristianos.
  • Se crearán unos barrios reservados para ellos y los alejaremos del resto.
  • Los franciscanos tratarán de persuadirlos para que dejen atrás su religión.

¿Os suenan esas leyes?

Cómo acabaron las piedras del Cementerio Judío en el Barrio Gótico de Barcelona

Como puedes imaginar, el respeto hacia los judíos fue quedándose en nada. La población empezó a creer que la peste negra era por culpa de éstos, que envenenaban el agua. Tanto se lo creyeron que empezaron a asaltar el Call para asesinarlos.

Ya en el siglo XIV, el odio que hacía atacar a las juderías de Andalucía empezó a subir hasta el norte y, como éstos ya estaban cargaditos, esto desencadenó en los sucesos que transcurrieron durante los días 5-7 de agosto, que marcaron un antes y un después cuando unos trescientos fueron asesinados, otros bautizados por miedo y otros acabaron huyendo con el rabo entre las piernas. En 1401, para celebrarlo, el rey dictaminó que jamás Barcelona volvería a tener un barrio judío.

Muy interesante, guapa, ¿pero me hablas ya de las piedras del Gótico?

Hijo, lo quieres todo ya.

Resulta que aunque el Call estuviera apartado del resto de los espacios, los judíos tenían un poco de vida fuera de esas pequeñas calles como, por ejemplo, en Montjuïc. Ajá, ahora pillas el nombre, ¿verdad? Montjuïc… el monte de los judíos.

¡¡NO ES POSIBLE!!

¡¡NO ES POSIBLE, JUDITH!!

Jajajaja… ¡SÍ LO ES!

Y era suyo porque fueron ellos los que empezaron el cementerio y, además, tenían por ahí algunas casitas y trocicos de campo para cultivar.

El caso es que las piedras no abundaron siempre en Barcelona y, cuando estaban construyendo el Palau del Lloctinent (justo al lado el Palacio Real Mayor), aprovecharon que estaban derribando todas las construcciones judías -cementerio incluido- y las reutilizaron.

El otro día, acabé sentándome detrás del Palacio Real Mayor de noche. Las farolas iluminaban las piedras del cementerio judío -repletas de inscripciones en hebreo- y me parecieron preciosas. Os aconsejo a todos ir a echarle un vistazo cuando anochezca, aquí tenéis en vídeo dónde están:

¡Que tengáis un fin de semana increíble! 🙂

[ois skin=”En el post”]

Leer más
1 2 3