Qué ver y hacer en Barcelona en un fin de semana

Si eres de los nuestros, te sientes sucio e incompleeeeet cuando visitas una ciudad y no visitas lo más típico de ella – aunque quien esté libre de pecado de pasar de visitar un museo muy importante de vacaciones, que tire la primera piedra… pero a mí no, que hoy he venido muy guapa a la oficina.

BOOM

Así que hemos hecho un planning de todo lo que haría yo como freak de Barcelona si llegara a la ciudad un viernes al mediodía, añadiendo también lugares típicos que no podrías irte sin verlos. O sí. Tú sabrás, no sé, ay.

Lo primero que necesitas es un hotel económico, así que échale un vistazo a estos hoteles baratos y escoge el que más te guste. 

Empezamos:

VIERNES

Acércate al restaurante de sushi Kibuka: normalmente es bastante caro, pero durante la semana tienen un menú de mediodía por sólo 9,90€ y ahí estoy yo cual rata de barriobajo para aprovecharme de la oferta y creerme Paris Hilton, que me conozco todas las ofertas de la ciudad.

De hecho, si no te gusta la comida japonesa, puedes ir al Teresa Carles, otro restaurante caro que tiene un menú de 9,90€ súper rico entre semana. Es vegetariano pero si eres carnívoro te encantará igualmente.

Por la tarde puedes ir al Parc Güell. Tómate toda la tarde para visitarlo con tranquilidad y disfrutar de él, es bastante grande y, aunque está en la ciudad, llegar hasta ahí con el transporte público se puede hacer un poco largo.

Para terminar el día, puedes cenar en la Vietnamita – no podría estar más rico y baratillo, de verdad. Si te queda energía, puedes ir a la fuente de Montjuic a ver el piromusical (¿quién se inventó esta palabra?) con los guiris. Sé que suena a cutre-plan pero la verdad es que si subes hasta el MNAC puedes ver toda la ciudad de noche, sentarte en sus escaleras y disfrutar del espectáculo mientras te tomas una cervecita. No te lo podría recomendar más.

Si no sabes dónde dormir, échale un vistazo a estos hoteles baratos que no dan asco.

SÁBADO

Despiértate tempranito y ves hasta la Casa Milà, así de camino para abajo puedes ver la Casa Batlló y llegar hasta Plaza Catalunya, pasear por las Ramblas, meterte por el gótico (no te olvides de visitar la plaza Sant Felip Neri), llegar hasta el Born y visitar la Catedral del Mar.

A la hora de comer, puedes cogerte una hamburguesa en el Kiosko Burger y caminar con tus amigos o tu pareja hasta el Parque de la Ciutadella para comértela. La hamburguesa digo.

PARADME

Ahí puedes tumbarte y descansar un poquito al Sol; siempre hay gente muy simpática (me parezco a mi madre cuando habla de amigos míos que le caen bien “son buenos nenes”), así que es muy fácil hacer amigos y acabar intentando caminar por encima de una cuerda tensada.

Por la tarde puedes caminar hasta la Barceloneta para ir a la playa (aunque es la de los guiris, ¡lo siento!), por el camino hay una de las heladerías más originales que he visto jamás, así que puedes comprarte allí la merienda y petarlo en Instagram:

El establecimiento se llama Eye's cream y merece la pena hacerle una visita

El establecimiento se llama Eye’s cream y merece la pena hacerle una visita

Por la noche puedes cenar en Addis Abeba, un restaurante etíope donde puedes comer con las manos, ¡toda una experiencia!

Cuando hayas acabado, límpiate bien y sal de fiesta (no querrás ligar y que te hagan la cobra porque hueles a kebab); normalmente la gente joven sale por Razzmatazz, Apolo o Plataforma, aunque hay mil clubs que merecen la pena (la última vez que salí, me tomé algo en el Sor Rita y acabé peor que Isabel Pantoja volviendo a España de Miami en el 91).

DOMINGO

Día de resaca, si te despiertas tarde puedes dar una vuelta por Poble Sec y acabar comiendo algo en calle Blai, donde hay bares en los que los pinchos cuestan 1€ y están realmente buenos.

Antes de hacer una larga sobremesa, ten en cuenta que todavía te queda acercarte a ver la Sagrada Familia y, después, supongo que tu avión o tren saldrá prontito para volver a casa, ¡espero que lo hayas pasado genial este fin de semana en la ciudad condal! 🙂

¿Es falso el barrio gótico de Barcelona?

Todos sabemos lo popular que es Barcelona gracias a su barrio gótico, ¿quién no quiere visitar una ciudad con construcciones/obras de arte/edificios del s. XII?

Cada día, cientos de turistas recorren el centro de la ciudad haciéndose fotos en esta preciosa zona de la capital catalana pensando en el increíble valor histórico que debe tener pero, aunque la mayoría de la población no lo sepa, el barrio gótico de Barcelona sí tiene orígenes góticos pero, muchísimo de lo que podemos ver hoy en día, es un precioso montaje arquitectónico.

Soy catalana, estudié Historia del Arte y estoy completamente enamorada de la ciudad. Esto me llevó a estudiar sobre ella y, haciéndolo, descubrí diferentes cosas: ninguna de ellas secreta, pero sí que es cierto que no es un tema que se conozca mucho y que el barrio gótico, hasta el s. XX, se conocía como el barrio de la catedral.

Para que os hagáis una idea, el famoso puente del carrer del Bisbe fue creado en 1928, ¡el mismo año  en el que nació Sara Montiel! Por lo que sólo tiene 87 años de edad.

pont del carrer del Bisbe

No es gótico

Sara Montiel

No sé si ella era gótica

Esta vídeo es, seguramente, uno de las más importantes que he hecho hasta ahora. Como entiendo que el arte no es un mundo que interese demasiado porque parece complicado cuando no estás dentro, lo he escrito todo de manera en la que sea sencillo de comprender. Creo fervientemente en la democratización del contenido y me encanta transmitir lo que yo sé.

Antes el arte sólo era para eruditos, pero ahora estamos en el s. XXI y esto tiene que empezar a cambiar, ¡viva el Internéts!

¿Por qué han creado un falso gótico?

Si miramos hacia atrás veremos que hubo una etapa no clásica en el mundo del arte, la Edad Media. Siempre se ha considerado una etapa de transición, 10 siglos oscuros y poco trascendentes. Una etapa de “niño, no cojas eso del suelo, que es de la Edad Media y apesta”.

Historia del arte

La historia del arte simplificada en cuatro frases

Sin embargo y, a pesar de haber sido una época odiada por todos a lo largo de la historia, el s.XIX acaba con estos prejuicios y busca crear un ambiente muy heterogéneo. Por primera vez se valora positivamente el arte medieval, el musulmán, el egipcio, etc. Todo lo que vendría a ser el grueso no clásico.

Estos revivals “neogóticos”, como el puente del carrer del Bisbe, tienen mucho movimiento político detrás. Este arte medieval del s.XIX es un intento de búsqueda del nacimiento de las naciones contemporáneas, como Cataluña. Ésta buscaba su identidad en el pasado.

Por otra parte, muchas veces que se hace una restauración arquitectónica se sufre un “falso histórico” – esto quiere decir, se añaden elementos que no estaban ahí, se modifica porque se ha perdido por causas como, por ejemplo, una guerra, etc.

En conclusión: el Barrio Gótico no es una gran mentira, pero sí es cierto que no se llama Barrio Neogótico o se conoce algunos de los orígenes de sus edificios porque sirve para atraer una cantidad ingente de turistas, y porque además se utiliza por parte de la burguesía catalana como identificación de la ciudad, con el objetivo de monumentalizarla.

Destapando el barrio gótico de Barcelona

Si os sentáis en las escaleras de la Plaza del Rey y os fijáis en las ventanas de características góticas, os daréis cuenta de que están “como nuevas”. Pues bien, lo son.

El falso gótico de Barcelona

Falso gótico en la Plaza del Rey

Lo mismo ocurre con el Centro Excursionista de Cataluña, por ejemplo, al que se le añadieron arcos geminados en 1922.

Falso gótico de Barcelona

Antes y después de la Plaza del Rey y del Centro de Excursionistas

La fachada de la catedral de Barcelona es completamente neogótica. Si bien es cierto que se construyó durante los siglos XIII y XV, lo que vemos actualmente son los elementos góticos que se le incluyeron posteriormente, entre el 1882 y el 1913.

Conclusión a la restauración del Barri gòtic de Barcelona

A mí me gustaría que todo el mundo supiera que este barrio gótico no tiene el aspecto original de antaño; sin embargo, y espero que no suene contradictorio, soy un gran admiradora de estas preciosas construcciones que se encuentran en el centro de Barcelona. Aunque desmitificada, su belleza es indescriptible.

Por otra parte, nos faltarían dedos en la mano para contar el número de ciudades que han modificado sus cascos antiguos con el objetivo de otorgarles más prestigio; por lo tanto, no fue, ni mucho menos, una idea malvada por parte de los políticos catalanes, sino una filosofía estética que nació en el siglo XIX y que fue lo suficientemente importante como para despertar corrientes políticas que apoquinaran dinero y se pusieran manos a la obra.

Si os paráis a mirar las restauraciones y reconstrucciones de las grandes obras arquitectónicas de Barcelona, ya sea por guerras o por lo que sea, veríamos que muchas no superan los 80 años con su aspecto actual. ¿Patatús mundial?

¿Qué opinas tú? Me encantaría saber qué te ha parecido esta entrada.

Padre de familia gif unfollow

“Pos pienso que unfollow porque vaya rollo nos has metido, guapa”

Los 7 hoteles más originales e inusuales de Barcelona

Si vas a visitar la ciudad condal y quieres dormir en un hotel poco convencional que tenga algo de arriesgado en su diseño o concepto, te va a sorprender saber que nos ha costado muchísimo encontrar paradores que fueran algo inusuales en una ciudad tan moderna como es Barcelona.

Por otra parte, los hemos encontrado – aquí tenéis los hoteles más originales de la ciudad, ¡no encontraréis más! Quién avisa no es traidor, es avisador quizá pero traidor no.

Read More