Cines de Barcelona para invitar a tu pareja sin tener que vender un riñón

Hoy en día estar corto de pasta no es un gran aliado del romanticismo y puede resultar difícil quedar de espléndido/a a la hora de la conquista.
Afortunadamente, la ciudad condal nos ofrece diversas alternativas low cost que harán las delicias de todo amante del buen cine. Además puedes acompañar la invitación para ver una película con una cena en uno de estos restaurantes baratos que parecen muy caros y quedar como un rey o una reina.

4 Cines mega baratos en Barcelona para quedar de espléndido con tu pareja o cita

Cines Texas

En la Calle Bailèn, muy cerca del mítico cine Verdi, se encuentra el acogedor multicine Texas, que cuenta con casi año y medio de edad desde su reapertura.
Con tan sólo cuatro salas en su haber, los Texas recuperan ese ambiente de cine de barrio que en ocasiones amenaza con desaparecer y se nota en la amabilidad de la gente que trabaja allí: el cariño en el trato al cliente se demuestra no sólo en el poderoso cartel, sino en las recomendaciones y sonrisas que nos regalan en la taquilla. Está llevado por amantes del séptimo arte y eso se nota.

cine-barato-barcelona
Otra clave del éxito es la programación, ya que se ofrece una cuidada selección de reestrenos en versión original con subtítulos en catalán. Sin duda, una buena oportunidad de ver títulos que se nos habían pasado hace unos meses o que no podíamos ver en pantalla grande por esa extraña manía que tenemos de comer todos los días.
Por si fuera poco, los precios son reducidísimos: 3 euros la entrada general y 2 euros para los menores de edad y los mayores de 65 años.

La Filmoteca de Cataluña

Otra buena opción de ver buen cine a precio hobbit es asistir a las salas de la Filmoteca de Cataluña, en el Raval.
La entrada está a cuatro euros, pero con el carné de bibliotecas la cosa te sale a 3 euritos, casi nada. Además, si en un atisbo de generosidad, nos da por regalarnos la tarjeta Filmo10, un abono de diez sesiones no nominal, el precio se reduce a dos euros por película. Que no hay excusa para no ir al cine, vamos. Además, se está calentito y no venden comida, así que ningún cinéfilo dominguero nos molestará con el ruidito de sus palomitas al mascar.

filmoteca-peliculas-bcn

Eso sí, prepárate para unos ciclos mucho más exigentes, no encontrarás muchas pelis de Jennifer Lawrence, salvo quizás “Winter’s Bone”. Si por lo contrario, seguidor de Godard y Béla Tarr, eres amante del cine clásico o independiente, sin duda estás en el sitio adecuado.
La guinda del pastel se encuentra a pocos metros, en el bar Marsella. Aunque está plagado de guiris, aún resulta un buen lugar para charlar de amor y cine entre absenta y absenta.

Cines Maldà

En el corazón del barrio Gótico, se encuentran las oscuras galerías Maldà. Sus locales y pasillos (algo demodé) nos transportan a otra época y dan ciertamente un poco de cosica. No obstante allí se encuentra escondida una joya de la resistencia, el multisalas Maldà.
Por el precio de una entrada (que puede variar de 4 euros a 6 euros, depende del día de la semana), podemos ver todas las películas que queramos ese día. Sí, has leído bien. ¡Sesión continua al estilo “Nuovo Cinema Paradiso”, por algo menos que una T10! Eso significa que los más valientes pueden ver hasta un total de 7 u 8 sesiones seguidas.

entradas-cine-baratas-barcelona

Tal vez necesitas un aparatejo como el de Alex DeLarge, de “La Naranja Mecánica” para que no se te caigan los párpados de cansancio, pero no se puede decir que no sea una estupendísima oferta.
Sólo una diminuta pega, si vienes de la Tierra Media selecciona muy bien la butaca o prepárate con algún tipo de artilugio que te sirva de cojín, la sala es antigua y no resulta muy cómoda para los que medimos más bien poco.

Cines Phenomena

El espectacular nuevo cine Phenomena, situado en la calle Sant Antoni Maria Claret, cerca de la antigua Fábrica Damm, es uno de los emplazamientos cinematográficos más importantes de Barcelona.
La sala tiene un año de edad aunque las sesiones Phenomena vienen de mucho tiempo atrás. En ellas, se podía disfrutar de grandes éxitos de culto del pasado: todo un espectáculo poder ver una doble sesión “La princesa prometida/Goonies” o, por ejemplo, “Tiburón/Alien” en pantalla grande y más aún para aquellos treinta-y-tanto- añeros que crecimos con ellas, viéndolas en VHS o en cintas mal grabadas.

phenomena-barato-bcn

El nuevo Phenomena, además de clásicos de culto, proyecta nuevos filmes en versión original. La pantalla es una de las más grandes del país, el vestíbulo está diseñado como si estuviéramos dentro del Hotel Overlook de “El Resplandor”, y el exterior nos garantiza que estamos en un cine de los de antes.
En cuanto al precio, es verdad que pica algo más que los anteriores cines mencionados (desde 6€ hasta 12€) pero se reduce a la mitad si te haces socio. Eso significa que por 3 euros podemos ver a David Bowie en “Dentro del Laberinto” ¡amén!

Por último, si aún y así, crees que es más romántica la calidez de una película a la luz de la estufa de gas butano, te recomendamos la plataforma Filmin, que proporciona un gran pantone audiovisual por calderilla.