Un momento de reflexión en la catedral de Lille

Hace unos días escribí un pequeño artículo para La Vanguardia hablando de mi blog. Tenía que explicar cómo se me había ocurrido la idea de vivir viajando y abrir un lugar en Internet en el que explicar mis anécdotas y experiencias.

La verdad es que nunca me había planteado explicarlo pero, ya que acabé escribiéndolo en el artículo, también quiero hacerlo aquí: he matado a mi portera y todo mi edificio me recuerda a ella.

No, lo cierto es que la idea me surgió en Lille, una ciudad muy bonita situada al norte de Francia:

Grand Place Lille France

La Grand Place de Lille, durante la Edad Media se montaba aquí un mercado

Como soy una persona alegre y sonriente, me extrañó muchísimo la tristeza que me embargó en la Catedral de Notre Dame de la Treille de Lille y me quedé completamente parada cuando se me escaparon las lágrimas.

En este artículo voy a explicaros qué significó Lille para mí.

Visitando Lille con los compañeros incorrectos

Como yo ya había terminado mis exámenes y no quería quedarme sin viajar durante el fin de semana porque mis amigos todavía tenían que estudiar, decidí coger el tren desde Bruselas hasta Lille con dos chicos italianos que también vivían en Louvain-la-Neuve. Las veces que había hablado con ellos me habían parecido súper simpáticos y, como de Erasmus todo el mundo es amigo, me animé a la aventura.

Al llegar a la ciudad me sorprendieron gratamente porque eran tan fanáticos del arte como yo. Entramos en todas las iglesias, me escucharon hablar de capiteles y yo les escuché a ellos hablar del arte italiano.

Aquí os dejo un ejemplo de la arquitectura de Lille: la iglesia de San Mauricio. Es la más cercana a la estación de tren, así que fue la primera que vimos.
Lo curioso es que tardó cuatro siglos en estar completamente terminada y cuenta tanto con características góticas como neogóticas; realmente impresiona verla en persona:

Iglesia gótica San Mauricio

Lo de los compañeros incorrectos no es clave en la historia, pero al salir de la Iglesia de San Mauricio y dedicarnos a vagar por la ciudad, nos cruzamos con algunas parejas homosexuales y los chicos se dedicaron a realizar comentarios homófobos durante toda la mañana.
En un principio hice oídos sordos, pero finalmente les di un toque de atención preguntándoles si les estaban haciendo daño, la respuesta fue algo así como “sí, a la vista”.
Después de sentir ganas de abofetearles como Woody a Buzz Lightyear cuando éste se emborracha y se disfrazada de señora Nesbit, decidí tirar hacia delante y evitarme un dolor de cabeza.

Por qué me emocioné en la Catedral de Lille

A pesar de ser junio no dejaba de llover, hacía un frío espantoso y recuerdo que el viento me hacía parecer un supersaiyajin.

Iba caminando mirando hacia el suelo para no quedarme vizca (ya sabéis, hay que tener cuidado con los soplos de aire) cuando, al levantar la mirada, me encontré con la Catedral de Notre Dame de Lille de frente: inmensa y de color grisáceo, se presentaba ante mí como la primera construcción religiosa y verdaderamente moderna que había visto hasta ahora.

La Catedral de Notre Dame de Treille moderna

La Catedral de Notre Dame de la Treille de Lille

Es extraño como a todos los historiadores del arte que conozco nos choca ver arte religioso mezclado con arte contemporáneo. Quizá por inexpertos, de buenas a primeras nos suele parecer terriblemente feo. Yo he acabado enamorándome de ésta.

Los chicos y yo entramos para salvaguardarnos del terrible frío y, a nuestros primeros pasos en el interior, una mujer de mediana edad apareció apresurada preguntándonos si, por favor, nos podíamos sentar durante unos minutos: habían arreglado el antiguo órgano e iban a hacer un concierto con un coro de niños, pero la catedral estaba prácticamente vacía. Le dije que sí y me senté.

Lille Catedral

El interior de la Catedral de Lille estaba repleto de colorines

Estaba secándome cuando el concierto empezó. Nunca había visto uno en directo, así que ilusionada dejé de hacer lo que estaba haciendo y comencé a escuchar. El órgano sonaba tal y como me lo había imaginado; he estudiado música clásica pero os engañaría si os dijera que soy una entendida. Sólo puedo decir que a través de cada nota podías intuir el aire ascendiendo a través de los tubos y el sonido era tan grave que no me costó volar años atrás con la imaginación.

De repente, un coro de niños empezó a entonar ‘Ave Maria’ de Caccini:

Sus voces eran increíbles y la carne se me puso de gallina.

No pude evitar ponerme a pensar en lo que estaba viviendo: ahí estaba yo, en Francia, con mi mochila y recorriendo países desde hacía meses. Me sentí libre, recordé la felicidad que había sentido en Bratislava caminando con mis amigos y, al mismo tiempo, la música -creyente o no, sólo puede definirla como celestial- me hizo sentir pequeña y me di cuenta de que mi vida no era más que un micropunto en la historia del Universo, ¿cómo iba a malgastarla haciendo cosas que no quería hacer si era tan valiosa? y, al mismo tiempo, ¿cómo iba a malgastarla si era tan insignificante y tampoco tenía tanta importancia?

De repente, un niño de unos 6 años hizo el agudo que Sumi Jo hace en el minuto 2:06 del vídeo, se me encogió el corazón y, al pestañear, me di cuenta de que mis ojos estaban aguosos.

Ahí me di cuenta de que quería dedicarme a lo que me hiciera feliz, y el resto ya lo conocéis.

.

.

.

.

.

Porque me leéis, ¿verdad?

[ois skin=”En el post”]

10 señales de que eres estudiante Erasmus

Si has sido estudiante Erasmus o tienes pensado serlo dentro de unos meses, aquí tienes 10 señales que delatarán que estás realizando un programa de intercambio. No he incluido nada sobre fiestas y alcohol, era demasiado típico.

#1 – Te has disfrazado al menos una vez

Hayas ido de Erasmus a aprovechar el tiempo o no, estoy segura de que tienes mínimo una fotografía llevando un disfraz, o con la cara pintada, o con un sombrero gracioso, etcétera.

Estudiante Erasmus

Estudiante Erasmus disfrazada de plátano

#2 – Envías fotografías de comida a tu familia

Ya sea porque tu familia está preocupada o porque tú crees que cocinas genial. En mi caso, cuando empecé el intercambio no tenía ni idea de cocinar y al aprender a hacer pasta y arroz me sentí Arguiñano.

El otro día, echándole un vistazo a las fotografías que había realizado durante mi estancia en Bélgica, me di cuenta de que prácticamente había capturado cada una de mis exquisiteces para enviárselas a mi familia y amigos durante el primer mes.

Supongo que yo creía que lo que estaba haciendo era súper difícil. Atención:

Comida estudiante erasmus

“OH DIOS MIO, ¡soy increíble! ¡He cocinado pasta!”

Estudiante Erasmus cocina

Qué trabajoso es poner a hervir el arroz.

huevo duro arroz

Aquí añadí huevo cocido.

Espinacas erasmus

Esta ya es del segundo mes: aquí aprendí a descongelar crema de espinacas.

#3 – No has sabido hacer la compra

Reconócelo: las primeras semanas no tenías ni idea de si lo que estabas viendo era caro o barato. Al mes de ser estudiante Erasmus eras toda una Mari Carmen y sabías perfectamente qué tenías que comprar en un supermercado, y qué tipo de carne está más barata en otro a dos manzanas.

También puede que olvides hacer la compra. Yo invité a unos amigos a comer a mi casa un día festivo y, cuando miré la despensa, tuve que cancelar el evento porque esto es todo lo que tenía:

Pasta y un kiwi pocho

Fan del kiwi pocho

#4 – Quieres recorrer el mundo

Yo ya sabía que quería viajar todo lo posible, pero conocí a personas muy “caseras” que cambiaron por completo de mentalidad cuando se dieron cuenta de lo que significaba coger un avión: aprender y entender tanto el pasado como el presente de otras ciudades, sus habitantes, etc.

Jamás olvidaré cómo entré en la ópera de Viena por sólo 3€.

#5 – No entiendes nada en clase

Yo hablo bien inglés y, en un principio, pensé que iba a ir a hacer mi intercambio en Berlín, así que estudié alemán durante un tiempo. Finalmente, cancelaron la plaza y sólo me dio tiempo a estudiar francés 6 meses.

A las tres semanas el oído se acostumbró y pude empezar a entender las clases, pero los primeros días fueron un drama. Lo peor es que ningún Erasmus en Louvain-la-Neuve estudiaba Historia del Arte y yo era la única chica de cabello oscuro en clase así que, cada vez que el profesor me miraba porque llamaba la atención, yo tenía que actuar así:

Profesor Erasmus

Mi profesor de arte romano

Estudiante erasmus lenguaje

Yo haciendo ver que cojo apuntes

#5 – Te sientes demasiado orgulloso cuando dices algo bien

Al cabo de los meses empiezas a chapurrear algo del idioma de tu destino Erasmus. Un día cualquiera se te acerca una señora mayor, te pregunta dónde puede encontrar una dirección porque está completamente perdida, tratas de responderle en su idioma y… ¡MILAGRO! ¡te entiende! Te entran ganas de volver a los 90s sólo para bailar emocionada el Saturday Night.

#6 – Haces cosas sin sentido.

A mí me dio por tomar prestadas cosas que nadie echaría de menos (ya conocéis la historia del policía gritándome). Un día, corriendo con mi amigo Jesús, nos topamos con una carretera repleta de luces de tráfico. Cogí una en broma, me agaché como si tuviera joroba y le susurré: “Sígueme, te mostraré el camino”.

Entre el “jiji” y el “jaja”, acabé llevándomela a casa.

Erasmus luz intermitente

La tuve que dejar en el pasillo porque no me dejaba dormir

#7 – Crees que cualquier español es tu mejor amigo

El primer mes te encontraste un español comprando en el supermercado y le atacaste a la yugular directamente: “¿español? ¡yo también!, ¿qué haces aquí?”.

Lo mejor es que la persona atacada ni se extraña ni busca rápidamente un spray de pimienta, sino que te responde con una sonrisa y, en menos de tres segundos, ya habéis intercambiado teléfonos.

#8 – Comparas el tiempo continuamente

Puedes estar delante de la Torre Eiffel, paseando por el barrio rojo de Amsterdam o descubriendo cualquier país del norte de Europa, no importa: ninguna de las sensaciones que estés sintiendo hará parará esa extraña fuerza que te hace comparar los grados de la ciudad en los que te encuentras con los de tu ciudad de origen: “Ostias, qué bonito… pero qué asco de frío por eso, ¿eh? Mira, a ver… Sí, sí, en Barcelona están ahora mismo a 30º”.

#9 – Te han aprobado sin merecerlo

A todos mis amigos que han estado estudiando en otros países les han puesto buenas notas sin estudiar, a todos. Así que es cierto que tienes muchísimas facilidades para aprobar si eres estudiante en programa de intercambio.

Si todavía no te has ido, de todas formas, debes saber que no en todos los países ocurre lo mismo. En Bélgica, por ejemplo, tienes que hincar codos.

#10 – No te has querido ir

Si has aprovechado esta etapa, seguramente eres una persona diferente a la que se marchó y te está costando trabajo entender que en tu casa todo sigue igual.

Tu entorno percibe que has estado fuera unas semanas, pero tú sientes que han sido cinco años por la densidad de lo aprendido: date unas semanitas y todo volverá a la normalidad.

Budapest

Nuestros pies en Budapest

Pero no olvides lo que aprendiste, mantén el contacto con tus amigos y no dejes que las obligaciones de tu día a día apaguen tus ganas de viajar y tu pasión por vivir.

Si no estás harto de leerme, acabo de añadir una entrevista muy divertida que me hicieron:
Dicen de mí
¡Muchas gracias! ¡Viva la Aramlogía!

[ois skin=”En el post”]

Curiosidad de Barcelona: el capitel bizantino robado

Para este artículo he usado contenido de un estudio que realicé con la historiadora del arte Tamar Mejías, del que estamos bastante orgullosas.

Nunca he conocido a nadie con tanta pasión por el arte como Tamar. Os recomiendo encarecidamente echarle un vistazo a su blog.

En el corazón de la ciudad de Barcelona, justo al lado de la estación de metro Jaume I -donde se encuentra el ángel que ha sufrido un sartenazo-, encontramos un misterioso templo erigido y unido a los inicios del cristianismo. Dicen que es la iglesia más antigua de la ciudad condal y que su fundación se remontaría a la época visigótica. Se trata de (redoble de tambores) Sant Just i Sant Pastor.

Sant Just i Sant Pastor

Iglesia Sant Just i Sant Pastor

En su interior encontrarás una pieza utilizada actualmente como pila de agua bendita, pero que antiguamente tuvo función constructiva. Se trata de un capitel bizantino robado sin piedad a un templo de Constantinopla.

Constantinopla

Este capitel pertenecía a Constantinopla y… ¡¡Ahora está en Barcelona y se usa como pila de agua bendita!!

Y ahora os explico paso por paso, de manera divertida y sin aburridos tecnicismos que no ayudan a compartir información, por qué es sorprendente.

Quién fue Constantino y por qué fue tan creído de crear una ciudad con su nombre

Constantino fue un emperador romano conocido como ‘el Grande’ porque conquistó más tierras que veces respiró. Era un pesado, estaba todo el día pensando en aumentar su Imperio.

Para que os hagáis una idea de su importancia, él fue el encargado de “legalizar” el cristianismo y de imponer el domingo como día de reposo.

Se mudó a la antigua Bizancio y le cambió el nombre a ‘Nueva Roma’, pues con ella quería recuperar la grandiosidad de la ciudad italiana en la Antigüedad. De todas formas, ésta no fue llamada ‘Constantinopla’ (ciudad de Constantino) hasta la muerte del emperador. Pero eso no quita que fuera súper creído, porque se autodenominaba el treceavo apóstol.

Constiniano

Seguramente Constantino actuaba así el día de su cumpleaños

No os podéis imaginar hasta donde llegó la grandiosidad de Constantinopla y cómo la envidiaron otros Imperios: se convirtió en la capital cultural por excelencia en el mundo occidental y, su arte bizantino, a pesar de ser una mezcla de varios estilos, pudo alzarse como uno diferenciado al que se había creado hasta ahora.

Interior de San Vital de Rávena: ¿quién no querría robar un poco de arte bizantino?

Qué son las cruzadas y qué hace un capitel bizantino en Barcelona

Las cruzadas fueron campañas militares realizadas por petición del papa Urbano II entre 1095 y 1291; el objetivo de éstas era tomar Tierra Santa nuevamente, así como otros lugares de interés que habían sido invadidos por los turcos y eran importantes para la cristiandad.

Los caballeros medievales, que debían ser la mayoría de mi barrio, aprovecharon estas campañas militares para robar de los templos toda clase de objetos de valor como, por ejemplo, elementos arquitectónicos preciosos, separando éstos de su contexto y trayéndolos de vuelta a sus ciudades. Y así es como llegó el capitel bizantino a Sant Just i Sant Pastor.

sorpresa gif

Esta debería ser tu cara ahora mismo si yo me he explicado bien

De dónde proviene exactamente este capitel

Según el doctor Helmut Schlunk, arqueólogo e historiador del arte alemán que tuvo la oportunidad de presenciar las excavaciones realizadas en las ruinas de Constantinopla, el capitel que se encuentra en Barcelona podría haber sido producido en la iglesia de San Polieucto durante el s. VI y robado durante la Cuarta Cruzada.

San Polieucto de Constantinopla

San Polieucto de Constantinopla hoy en día. Mi padre ahí encontraría, como máximo, espárragos.

Pero si en la inscripción pone Barcinona, so falsa…

Algunas personas se apoyan en la inscripción frontal de la pieza para decir que es catalana. Aquí se encuentra una especie de cruz cuyos extremos quedan atados a un círculo, encontramos alrededor una beta, un alfa –con otro signo abajo no precisado-, una rho y una kappa, todas minúsculas: βαρκ, “bark”, es decir: Barcinona.
De todas formas, esta teoría resulta en gran manera sospechosa porque la lectura tendría que hacerse de derecha a izquierda, suponiendo que éste estuviera grabado en forma invertida.

San Justo y San Pastor

Capitel bizantino de San Justo y San Pastor

Por este motivo, y porque la utilización de letras griegas para un monograma barcelonés sólo se explicaría por influencia bizantina, parece una idea refutable.

¿Qué significan esas inscripciones?

Oh, querido lector, siempre me preguntas lo que necesito para poder seguir con mis historias.

Sus anagramas podrían corresponder a los nombres de los mecenas constructores del edificio, grabados en una cara del capitel en lugar de aparecer en la superficie trapecial del ábaco, tal y como ocurre en las iglesias bizantinas de Ravenna.

El público se levanta, los espectadores se quitan la camiseta, hacen la ola, la mujer de los perritos calientes no sabe cómo actuar mientras una ovación casi termina con su tímpano derecho. En ese instante, Tamar y Judith celebran un mes de trabajo destapando una gran curiosidad de Barcelona:

Tamar y yo bailando

Tamar y yo bailando

[ois skin=”En el post”]

alegría perro

Motivación: qué he aprendido en 3 semanas con el blog

Este blog trata de compartir anécdotas de viajes, guías, curiosidades y consejos de diferentes ciudades; me gusta que al escribir los lectores siempre añadan información, como dijo Machado, “en cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”.

Pero también tiene una razón de ser emprendedora, quiero dedicarme a vivir viajando largas temporadas y espero que este rincón de Internet me ayude a hacerlo.

En este post quiero motivarte no sólo a abrirte un blog si siempre has querido hacerlo, sino a encontrar lo que realmente te gusta y atreverte a dedicarte a ello. Estamos en el año 2013 y, si eres una persona joven y sin ataduras económicas, no tienes por qué dedicarte a hacer algo que te aburre y detestas.

Lo que he aprendido hasta ahora

Dedícate a lo que te apasiona y, le dedicarás tantas horas, que serás feliz. Sentirás tanta alegría por estar haciendo lo que realmente quieres y te interesa que una fuerza en tu interior completamente imparable te animará a seguir haciéndolo. Te sentirás vivo y realizado, creerás en ti y en tu trabajo, y las buenas oportunidades vendrán solas (y sí, con ellas también el dinero).

Actualmente, me levanto a las seis de la mañana para poder llevar a cabo este blog. A veces antes. Si me has enviado algún correo electrónico a través del formulario que hay en ‘Contacta conmigo’, te habrás dado cuenta de que también me acuesto bastante tarde (si lees el blog y todavía no hemos hablado, te animo a que me digas hola por Twitter).

Un vídeo que te motivará

Dos personas que te motivarán

Esta mañana he quedado con Pablo de todosemprendemos.com para conocernos en persona, reír e intercambiar ideas. Este emprendedor, tras terminar la carrera y no encontrar trabajo, se fue con tan sólo 2500 euros ahorrados a Malasia y se dedicó a viajar. Ahora ha vuelto a Barcelona y va a publicar un libro contando su experiencia. Su blog es una joya y yo lo seguía mucho antes de que el se pusiera en contacto conmigo (de hecho él se percató de mi existencia después de yo le hiciera un RT). Nos hemos sentido como si fuéramos amigos de toda la vida.

turistas malasia

Pablo en una playa de Malasia

Yo quería que comiéramos un helado, pero él es más sano y hemos acabado tomando un bubble tea. Nos hemos echado una foto para que Ángel, de viviralmaximo.net, sintiera envidia (porque él ha estado en el Tíbet, pero no con nosotros dos en Barcelona disfrutando de un maravilloso bubble tea):

Pablo Olóndriz y yo

Pablo Olóndriz y yo en la Plaza del Rey

Ángel dejó su trabajo en Microsoft, en Estados Unidos, para empezar a vivir al máximo. De ahí el nombre de su blog y su contenido: motivación constante.

Yo me puse en contacto con él como una fan loca antes de que él escribiera estas bonitas líneas sobre mí. Fue antes de que yo hiciera el marketing del perro, así que gracias a ese post conseguí mis primeros lectores.

ángel

Ángel en el Tíbet

Qué he conseguido con este blog

  • Lectores increíbles: muchas de las personas que me comentan son viajeros natos que, aunque saben que todavía no he empezado mi aventura, pasan por aquí y me dedican algo de su tiempo (por ejemplo, Avitsu de Viajablog.com, Sonia de lazapatilla.com, José Carlos de laproximaparada.com o Mercè de milcamins.blogspot.com). Cada vez que leo a Gorka, Davideli, Caro Chan, Alita de Pollo, Ilmer, Yolanda (facebook), Daniel (facebook), Cristina Muñoz, Sergio Palasoft, Ilmer, Mulder, Saul Bernet, Miguel Palmez, Juan Núñez o Sergi Subirats me pongo feliz. Me dejo a muchos por el camino, pero es imposible mencionar a todos sin que los lectores anónimos me manden a tomar por culo.
    Hace unos días me escribió Rubén D., que se dedica a hacer páginas webs, ofreciéndome ayuda altruista con el diseño de mi blog. En fin, a todos mil gracias por vuestro tiempo.
  • Dos entrevistas: soy una friki del Internéts y sabía que el blog iba bien porque recibía visitas y correos electrónicos, pero parece ser que funciona mejor de lo que me esperaba. Natan de tecnicaseo.com y Lorena de siemprendes.com me han dedicado algo de su tiempo para entrevistarme, ¡muchas gracias a ellos también por el interés!
  • Una guía de Barcelona completamente gratis: gracias a la editorial Jonglez. El nombre de ésta es “Barcelona insólita y secreta“; se trata de un libro dedicado a los habitantes de la ciudad condal (y a los que interese) donde se descubren todos los secretos de ésta. Cuando me escribieron fui a la FNAC a buscar el libro y volví a casa súper feliz.
  • Posible participación en ‘Los vecinos de arriba’: es un programa de radio dirigido por Enric Sánchez. Hemos quedado mañana para hablarlo con detalle.

En fin, espero no haber aburrido demasiado con este post de motivación y agradecimiento. Me siento muy afortunada de ver que el duro trabajo que estoy haciendo (pero que no me importa, porque lo disfruto a cada minuto) tiene recompensas tan pronto.

Y a ti, lector anónimo, gracias también por pasarte. Si hoy no te he hecho sonreír, espero haberte motivado a luchar por lo que quieres.

Si te apetece, déjame un comentario con tu experiencia emprendiendo o simplemente buscando empleo que te guste, ¿te ha costado? ¿lo has conseguido ya? ¿qué quieres hacer en el futuro?

[ois skin=”En el post”]

Louvain-la-Neuve, una ciudad belga muy surrealista

Si has llegado hasta aquí, o bien eres lector asiduo (sinónimo de que eres súper divertido/a, y además guapo/a) o bien estás preparando tu Erasmus en la ciudad más surrealista de toda Bélgica, Louvain-la-Neuve.

plátano

Yo disfrazada de plátano en el lago de la ciudad

Por mucha información que hayas leído en Internet, no te imaginas qué tipo de lugar es y qué experiencias vas a vivir allí. Aquí te hago un pequeño resumen.

Pero qué pasa, pero qué invento es este

Louvain-la-Neuve es una pequeña ciudad universitaria situada a 15 minutos de Bruselas (en coche, claro, si usas el tren y ese día va especialmente lento puedes tardar hasta 50 minutos en llegar).

Su origen es tan surrealista como vivir ahí; a pesar de contar con 3 idiomas oficiales, Bélgica está básicamente dividida en la parte francófona (la región de Valonia, “la de abajo”) y la parte neerlandesa o flamenca (la región de Flandes, “la de arriba”).

idiomas belgas

También hablan alemán, pero quería hacerlo sencillo

Estas dos regiones se critican continuamente y existe muchísima rivalidad entre ellas. Para que os hagáis una idea, cuando le dije a un amigo belga que había estado visitando Amberes el fin de semana anterior, me dijo que él no iba ahí porque “le trataban muy mal por hablar francés”.

drama

Mi amigo era demasiado
dramático, como este hombre

Antiguamente, los francófonos podían estudiar en la Universidad de Lovaina (está en la zona de arriba, hablan neerlandés), pero éstos se cansaron de tenerlos por ahí rondando hablando otro idioma que, a pesar de ser el del país, no era el de la región. En 1968 se pusieron bien la rebequita, se juntaron treinta mil habitantes en Amberes y marcharon bajo el lema “¡Los de Valonia fuera!”.

Y así fue. Pero los estudiantes francófonos, que no eran muy originales, se fueron a su zona y crearon la ciudad universitaria de la que os voy a hablar hoy, Louvain-la-Neuve; es decir, Lovaina la Nueva.

Por qué Louvain-la-Neuve es tan especial

Los arquitectos de la ciudad quisieron crear un lugar en el que todo estuviera al alcance de los jóvenes sin que éstos tuvieran que coger el tren y dirigirse a Bruselas; por ese motivo, este campus universitario convertido en un acogedor (pero bastante feo) lugar para vivir, cuenta con centro comercial, bolera, gimnasio, bares, peluquería, librería, farmacias, restaurantes, médicos, mercadillos, … todo.

Es imposible acceder al centro de la ciudad con el coche, pues sólo es peatonal y los automóviles circulan subterráneamente.

Louvain-la-Neuve

Louvain-la-Neuve bajo la nieve; hay coches porque yo vivía en una zona alejada del centro, conocida por los estudiantes como “Narnia”

Las únicas personas mayores que te encuentras por la calle son tus profesores y, como máximo, los propietarios de las tiendas.

Qué son los cercles y por qué están todos grillados

Los cercles son agrupaciones de estudiantes que durante el día organizan eventos culturales; el mismo lugar en el que lo hacen se transforma, por la noche, en un local de música comercial en el que la cerveza vale 90 céntimos. Ahí los belgas actúan como animales, pero de verdad, nunca he visto nada igual: lo normal es beber hasta vomitar y seguir bebiendo, apesta a meado y sólo puedes asistir con ropa vieja, sudadera y botas de agua.

Un día había tanta cerveza en el suelo que daban cerveza gratis al que llegara a la barra.

Louvain-la-neuve

Foto que he encontrado en Google de uno de los cercles, para que veáis que no bromeo con lo de las sudaderas.

Bailan empujándose y tiran el vaso de cerveza por el aire aunque se encuentre lleno. El primer día te parecerá repugnante pero acabarás pasándotelo genial dentro y riéndote como nunca (aunque también conocí a gente que fue una vez y no lo volvió a pisar).

Los más famosos son “Cesec”, “La casa” y “La Petite Casa”; acudas donde acudas, verás que los estudiantes llevan una especie de chapela conocida como “calotte” repleta de pins de color oro. A veces también llevan capa.

Lovaina La Nueva

Esto es un “calotte”

Estos “calotte” se llevan con muchísimo orgullo, es bastante sectario; indican que perteneces a un grupo y sólo os diré que para pertenecer a uno de ellos tienes que pasar por un “bautizo”. Éste se hace al principio del año, cuando celebran las 24 horas en bicicleta (fiesta a la que asistiré en octubre) y consiste en llevar a cabo diferentes pruebas durante días y noches. Éstas son secretas, pero se conoce de qué van por el boca a boca. Le he preguntado a una gran amiga belga para el blog, porque yo no tenía ni idea, y me ha puesto diversos ejemplos:

  1. Los primeros días de pruebas: hacen cosas “fáciles” como comer dientes de ajo o comida para gatos.
  2. La última noche: es la peor y la más repugnante, si realmente quieres pertenecer al “cercle” tienes que hacer cosas como tomar un baño de sangre con órganos de animales, comerte un pescado vivo, matar una gallina con las manos, etc. (me encanta el ‘etc’ como “ya sabéis, lo cotidiano”).
  3. Todo esto se hace mientas beben sin parar: es increíble la cantidad de cerveza que consumen. Me cuenta mi amiga por pinganillo que también realizan concursos para saber quién bebe más; el año pasado ganó una chica con 63 cervezas y coma etílico de regalo.

Por otra parte, cada pin en la “chapela” tiene un significado diferente. Conocí a una chica que llevaba el de unas tijeras, le pregunté por qué y me respondió que el día de su bautizo tenía pareja y, por lo tanto, le tuvieron que depilar sus partes.

Lo mejor de ir a Louvain-la-Neuve, es encontrarte todo este show en persona y plantearte si has escogido bien la ciudad o qué.

Aunque al principio asuste y con los meses te acabe aburriendo la poca oferta cultural que hay, te encantará la ciudad y después la echarás de menos con todo tu corazón (sobretodo a las increíbles personas que encontrarás ahí – o quizá tú no tienes esa suerte, igual hay un pirómano en tu promoción y acabáis todos calcinados).

lovaina la nueva

Nosotros usábamos bigotes pero no matábamos gallinas

Louvain La Neuve

Guerra de nieve con otros amigos Erasmus

Si sobrevives al pirómano, prepárate para cantar esta canción abrazando a tus amigos todas las noches con el cierre de los cercles:

Si has llegado aquí a través de Google, y vas a ir el año que viene, no dudes en preguntarme lo que necesites, ¡estaré encantada de ayudarte! Si has llegado a través de Yahoo no me preguntes nada, ¿por qué usas ese buscador?

[ois skin=”En el post”]